Ir al contenido principal

Maletas


Como ocurre siempre que no tengo nada con lo que entretenerme y mientras veo los diferentes paisajes sucederse en el tren de Madrid a San Sebastián, mi mente empieza a naufragar en un sinfín de pensamientos tan descontrolados que de manera inmediata, me hacen recordar mi compleja adolescencia. 

La vida es algo que pasa sin pena ni gloria. A partir de una edad debido a las responsabilidades que te han ido cayendo con la edad, vives para trabajar. Quizás por eso se hace más sencillo vivir de adulto que de joven. Sin embargo, al igual que la niña de rojo de La lista de Schindler, hay entidades que dan color a una vida insulsa. 

Aunque contradictorio, los libros gastados por el uso de una librería aportan al lugar una frescura al entorno que parecen invitarte a permanecer ahí un largo periodo de tiempo. Incluso en el día más rutinario, el olor a café es capaz de evocar en una mente cansada, recuerdos que se creían olvidados; capaz de convertirte en vapor de agua y trasladarte a mundos tan lejanos como imposibles. 

Otra de estas entidades es precisamente sobre la que voy a escribir hoy, las maletas. Las maletas no solo nos aportan una calidez impropia de un objeto cotidiano, sino que nos sugieren historias que jamás hemos vivido. 

Fijémonos en esa persona que está sentada dos asientos a la derecha. Claudio ha entrado al vagón transportando con su mano derecha un discreto maletín. Tras sentarse, ha sacado un paquete de folios que rápidamente ha colocado en la mesa para su posterior lectura. Claudio finalmente se ha comprado ese coche que tanto ansiaba desde hace tanto tiempo. Solo hace falta ver su amplia sonrisa y la intensidad con la que mira a su alrededor. Ahora se encuentra leyendo y aprendiendo hasta la última característica de su nuevo automóvil. 

Poco después, Elena entraba en el tren y se colocaba en el sitio que Claudio había dejado vacío dos paradas antes. Y no es difícil ver en los movimientos de Elena, llenos de emoción; que trae en su maleta una historia igual de emocionante. De su mochila de estudiante ha sacado un pequeño cuadernito de notas que usa a modo de diario. Y desde que ha entrado no ha parado de escribir. 

Resulta que Elena se encuentra experimentando la sensación de lo prohibido. Tras jugar un partido de pádel con el hermano de un amigo, habían empezado a conversar y de la manera más tonta había surgido el amor. No es difícil ver en su mirada esa mezcla de miedo y emoción por el futuro que pocas veces en la vida se llega a sentir. Aunque se encuentra en pleno éxtasis de escritura, es incapaz de retener las ganas de mirar el WhatsApp y responder a sus mensajes con el Emoji de los ojitos con corazones. 

Y como solo sucede en los sueños, en la última parada Elena le cedió el asiento a Olaia, la última protagonista. Olaia había crecido, estudiado y trabajado en Vitoria. Sin embargo, había decidido pedir la excedencia para embarcarse en una nueva aventura. De su discreto bolso sacó una carta que había recibido un par de años antes y en el tren, no podía parar de leerla en bucle. Al fin y al cabo, era la razón por la que se encontraba ahí. 

No le pilló por sorpresa enterarse de que, en una de las casas de la zona más lujosas de Vitoria, habitaba una tía suya que ansiaba conocerla. Su vida familiar siempre ha sido compleja y nunca le ha acomplejado no tener un núcleo familiar grande. Sin embargo, desde que su padre se mudó a Santander a vivir con su nueva esposa, se había sentido más sola que nunca. ¿Qué había de malo en conocer a su tía? Al fin y al cabo, su madre ya no vivía y en la carta, parecía altamente interesada en conocerla. Y ella, se dio cuenta verdaderamente en ese momento, se moría de ganas. 

Fue mientras la vi abrazarse con su tía a través del cristal que me pareció abrir los ojos. Y mientras el tren partía hacia su siguiente parada me quede pensando, ¿Todas esas personas habían realmente en algún momento estado en el tren? Lo hubieran estado o no me quede maravillado por las emocionantes historias que las personas pueden guardar dentro de sus maletas. Desde entonces, cada vez que veo a una persona con alguna, no puedo no pensar en las inimaginables y rocambolescas aventuras que custodiarán.

Comentarios

  1. Quizá el tiempo no fue lineal, sino circular, en donde el pasado, presente y futuro confluyeron en en aquel viaje en tren :)

    Buen texto. Saludos!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Confianza y tranquilidad

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado. Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida. Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que l

El ser humano completo

El convertirse en un ser humano completo debería ser objetivo principal de todas las personas a lo largo de sus vidas. Nacemos animales, primarios, donde lo que nos rige es el cerebro reptiliano. Sin embargo, tenemos la increíble posibilidad de llegar a ser personas, y por tanto, a alcanzar una felicidad de nivel más elevado. Un hombre completo es todo lo contrario a aquella persona que trabajaba en las fábricas de la revolución industrial. Un hombre que durante meses y meses colocaba arandelas en tuercas sin descanso. Este hombre no era considerado un ser humano, sino un animal. Estaba totalmente alienado. En la actualidad, está de moda criticar al hombre occidental por perder mucho tiempo viendo “el sálvame y el fútbol”, pero al igual que sucede cuando se habla mucho y se hace poco, darse cuenta de un mal hábito no sirve de nada si no se investiga no solo porque lo hacemos, sino también que podemos hacer para esquivar este errático comportamiento en nuestras vidas y pod

Ética. Parte 2: Definición y modos de comprender lo moral

El libro en el que me he basado para la parte 2 y 3 de esta serie de entradas se titula “Ética”, de Adela Cortina y Emilio Martinez. Se trata de un libro escrito con propósito educativo y que encaja perfectamente como material básico para las siguientes publicaciones. He modificado parte del texto citado para que se entienda mejor y encaje mejor con la estructura de la entrada. Ética La ética es la rama de la filosofía que estudia la bondad o la maldad de los comportamientos. Tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. Filosofamos para encontrar sentido a lo que somos y hacemos; y buscamos sentido para colmar nuestras ansias de libertad, dado que la falta de sentido la experimentamos como cierto tipo de esclavitud. Con el objetivo de encontrar dicho sentido a la vida, la ética se dedica a la reflexión sobre la moral. Pretende explicar los concep

Términos y condiciones de uso

Que nadie me escupa cuando menosprecie su conocimiento cultural. Que nadie se enrabie cuando no me posicione a su favor en debates altamente dogmatizados. Que nadie se enoje al leer mis críticas sobre lo poco práctico de actuar en base a una determinada ética. Que nadie se irrite cuando le diga que su relación sentimental le ha condenado por siempre. Que nadie me atice cuando le defina como un estúpido animal preprogramado. Porque será alguien como yo quien le guie cuando muera en vida, cuando se dé cuenta de que la vida no tiene sentido per sé y necesite de consejos no-basados en conocimiento interesadamente absorbido para evitar confrontar el desierto de lo real .

El club de los poetas muertos

La película gira en torno al pensamiento crítico y a la necesidad interior de propagarlo del profesor de literatura, John Keating, quien no duda en abrir las mentes de los estudiantes para introducirles el concepto Carpe Diem (el texto de la foto). Y es que ambos son conceptos que se necesitan mutuamente. No es posible ejercer el pensamiento crítico si no se tiene una filosofía de vida en la que tu Yo interior te urja a aprender lo máximo posible, a ser lo máximo posible, a ayudar lo máximo posible y por tanto, a vivir lo máximo posible. Es totalmente necesario el querer vivir plenamente, para poder llegar a tener alguna posibilidad de hacerlo. Al mismo tiempo, ejercer correctamente el concepto Carpe Diem requiere del pensamiento crítico en la medida de que hace falta romper con las “normas preestablecidas” para tener la posibilidad de vivir al 100%. Es indudable que nos tenemos que adaptar a la sociedad pero siempre desde nuestro yo, sin quebrar nuestra alma para que s