Ir al contenido principal

Appino - La gran conexión animal

Appino caratula disco

Muchos no entenderéis qué sentido tiene publicar un blog personal en internet. Para mí es un instrumento de evolución personal. Como consecuencia, a veces escribo entradas más destinadas al público en general, y otras veces, tienen sentido únicamente para mí dependiendo de mis circunstancias del momento. En esta entrada además se une que voy a utilizar la música como elemento troncal de la entrada, medio que no acostumbro a utilizar y que por tanto, conllevará que el resultado sea bastante distinto al habitual.

Se trata de una entrada en la que indago sobre la naturaleza del ser humano inspirándome en tres canciones del cantautor italiano Appino. Invito al que lea la entrada a escuchar las canciones que adjunto, a ojear su letra y a sumergirse en los sentimientos que transmiten.

Grande Raccordo Animale – La gran conexión animal




Piove a dirotto sul grande raccordo,
sulle tue ali e gli uffici postali,
dentro la casa di chi non si è accorto
di non avere mai avuto un tetto.

Sopra di te, che sei elementare,
un sistema binario perfetto:
odio e amore, folle e normale,
sul grande raccordo animale.

Arriva l'inverno, lo sento abbaiare
in ogni goccia di questa pioggia
che cade pesante sopra ogni cosa,
e fortunata è la sposa.

L'estate ritorna, vedrai che ritorna,
a ricordarci che solo la fame
è l'avventura che ti fa paura
in questo grande raccordo animale.

E vieni qui, vieni qui a vedere
il nostro sistema solare,
è tutto lì quel che c'è da sapere,
tutte quante le preghiere.

Il tempo passa o passa la voglia,
ma soprattutto le circostanze
e tutti quanti a camminare
nel grande raccordo animale.

Io non so la forma
né la densità,
non ho le giuste proporzioni,
non so la quantità
ma sono certo di volere,
si chiama volontà
e se volere è sapere
io so la verità.

Io non so la forma
né la densità,
non ho le giuste proporzioni,
non so la quantità
ma sono certo di volere,
si chiama volontà
e se volere è sapere
io so la verità.

Nel grande raccordo animale...


Appino se pregunta con las siguientes tres canciones como afrontar el mundo que nos rodea y tiene sentido comenzar la trilogía con este tema porque es el que da nombre al álbum. El autor comprende que el animal que llevamos dentro es la auténtica base de nuestra existencia y ensalza nuestra realidad como entes vivos aleatorios. Como si de una película se tratase, el cantautor coloca sutilmente de fondo de escenario la lluvia, la transición entre las distintas estaciones del año y el sistema solar con la idea de ayudarnos a penetrar en el misterio de la vida.

Un misterio que estamos muy lejos de descifrar porque aun siendo altamente complejos orgánicamente, intelectualmente somos todavía seres elementares que odian o aman indistintamente, que se vuelven locos o permanecen normales a lo largo de una vida, que pasan hambre y tienen miedo como resultado de nuestra gran conexión animal.

Nos invita a echar un vistazo a la Tierra desde el espacio para ayudarnos a asimilar, que eso que alcanzamos a vislumbrar, es lo que hay. Que somos parte de un todo tan gigantesco y que lleva desarrollándose tanto tiempo que nos hace sentirnos muy poco dignos para nuestro estúpido orgullo humano.

El tiempo pasa y con ello desaparecen también las ganas de vivir. Y aun así, continuamos caminando cargando con nuestras circunstancias a través de nuestra gran conexión animal. Y concluye con una afirmación absorbente. No sabemos cómo vivir ni ser felices, pero si tenemos la voluntad de seguir adelante, el mismo camino que atravesamos nos va exponiendo resquicios de la verdad. Que sencillamente somos eso, un animal en busca de sentido.

L'isola di Utopia - La isla de Utopía




Non credo agli angeli
Non credo ai diavoli
Non credo al fato, al destino autorevole
Non credo agli ordini
nè alle carceri
Non credo alle favole di eroi e martiri
Non credo al lavoro
non come salario
Non credo al fan del generare rivoluzionario
Non credo alla pace, la trovo feroce
Non credo a tregue, armistizi ne ai portavoce

Non credo agli ultimi
perché non credo agli angeli
Non credo ai primi
perché non credo ai diavoli
Neanche alla croce perché non credo ai martiri
Non credo a buoni, cattivi o responsabili
Non alle stelle
perché non credo al fato
Non credo a niente che sia già stato deciso
Non credo ai miti
non possono spiegare
Poi guardo il mare e penso di sapere

Non credo, io so
so che il destino è tutto nelle mani mie
e nelle mani di chi viaggia accanto a me
quindi credo potrei credere in te
Perché io non credo, io so
e se lo faccio credo in tutto quel che c'è
Le rocce, il legno, il fuoco che scalda il caffè
il prato dove siamo stesi io e te

Credo nel porto, nel faro della nave
nella rotta e nel sistema decimale
Credo nell'uomo, credo nell'animale
Credo nell'acqua e nel sale minerale
Credo nell'aria, l'ossigeno che brucia
nella scrittura, credo nella fiducia
Credo in Utopia, credo nel capire
e nella parola in rima con dovere

Esta canción la encuentro especialmente motivadora porque a diferencia de la primera, que nos mostraba como progresar en paz con nosotros mismos, esta nos ayuda a discernir en que elementos ajenos a nosotros debemos de fijar nuestra mirada para sostener nuestra estabilidad emocional.

Appino dice no a los mitos y al destino, no a los cuentos de héroes y mártires y no a diferenciar entre buenos, malos y responsables. Puesto que no nos ayudan a explicar la realidad en la que vivimos ni nos ayudan a maniobrar con mayor calidad en la vida. El destino está en nuestras manos y de quien elegimos que viaje con nosotros.

El cantautor cree en todo lo que existe de verdad. En las rocas, en la madera, en el fuego que calienta el café, en los prados, en el puerto, en el faro del barco, en la rueda y en el sistema decimal. En el hombre, en el animal, en la confianza y en el entender. Los seres humanos hemos de convivir con entidades complejas como la economía, los trabajos super especializados y la tecnología; pero lo que nos hace comprendernos mejor a nosotros mismos, es precisamente lo más básico.

Ulisse - Ulises




Settembre porta il vento
Si può navigare
C'è chi torna a casa al suo focolare
E chi invece vuole soltanto partire
Ma non lo può fare
Senza il dio del mare

Sulla terra ferma si festeggia ancora
I padri con i figli per la luna nuova
E le madri lasciano le figlie sole
Sole ad imparare come stare sole

Parlami di te
Ulisse perché
Tu avevi Itaca a cui tornare
Ma qui non scherzare
Itaca non c'è
Itaca non c'è

Lascio la terra al sole
Lascio che le cose vadano da sole
Lascio la casa dove sono nato
Dove ho imparato
E ve ne sono grato

Lascio questi occhi neri
Li lascio ai tuoi che sono più sinceri
Lascio gli amici e la mia famiglia
Lascio la perla dentro la conchiglia

Poseidone lascia che io prenda il mare
Non sono l'eroe che ti fece adirare
Non possiedo niente
Non sono nessuno
E se non mi credi chiedi a Polifemo

Sulla terraferma si combatte ancora
I padri contro i figli per una guerra nuova
E le madri piangono
Le figlie invecchiano
E i bambini crescono

Parlami di te
Ulisse perché
Avevi Penelope da cui tornare
Ma qui non scherzare
Itaca non c'è
Itaca non c'è

Lascio queste parole
Le lascio a chi le vuole ricordare
Lascio l'amore che non ho saputo
Dare come quanto io avrei dovuto

Lascio questi occhi severi
Li lascio ai tuoi che sono più leggeri
Lascio Calipso e non avrei voluto
Lascio certo qualche cosa di incompiuto


Se acaba la trilogía con un tema que trata la bella cuestión de la huida para sobrevivir. Se trata de mi canción preferida porque se salta toda conveniencia social sobre las despedidas y combina magistralmente el miedo y la ilusión de lo nuevo. 

Contrasta espléndidamente a quienes vuelven a casa ilusionados, contentos por el reencuentro con los suyos y con una vida que anhelaban; con aquellos que han perdido la ilusión y que quieren cancelar su anterior vida con ansias de renacer y tener otra oportunidad. Personas que no se sienten nadie ni creen poseer nada y que buscan algo más. Buscan dejar atrás la vida como ciclo animal eterno, donde los padres combaten con los hijos generación tras generación, las madres lloran, los hijos envejecen y los niños crecen. Y se despiden con temor a su futuro, pues saben que no tienen lugar al que regresar si fracasan en su viaje.

Lo que más impresión causa es la manera en la que tras hacernos sentir el miedo de quien necesita escapar, este muta completamente a una regenerada ilusión por la gran oportunidad que se le presenta. Porque cada despedida, cada vez que llegamos al final de un camino, es en realidad el comienzo de otro, donde todo está por ocurrir y donde somos de nuevo los únicos protagonistas y responsables de todo lo que nos sucede.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ética. Parte 2: Definición y modos de comprender lo moral

El libro en el que me he basado para la parte 2 y 3 de esta serie de entradas se titula “Ética”, de Adela Cortina y Emilio Martinez. Se trata de un libro escrito con propósito educativo y que encaja perfectamente como material básico para las siguientes publicaciones. He modificado parte del texto citado para que se entienda mejor y encaje mejor con la estructura de la entrada.
Ética

La ética es la rama de la filosofía que estudia la bondad o la maldad de los comportamientos. Tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. Filosofamos para encontrar sentido a lo que somos y hacemos; y buscamos sentido para colmar nuestras ansias de libertad, dado que la falta de sentido la experimentamos como cierto tipo de esclavitud. Con el objetivo de encontrar dicho sentido a la vida, la ética se dedica a la reflexión sobre la moral. Pretende explicar los conceptos y los argu…

Bienvenido al desierto de lo real

El hecho de que los humanos reflexionemos sobre la realidad no es cuestión de azar. Muchas, y me atrevería a afirmar que en alguna parte de sus vidas todas las personas, han experimentado la sensación de que se nos escapa algo. De que debe haber algo que dé sentido a todo esto o que directamente estemos siendo engañados, ya sea por un ente exterior o por nuestra propia mente, y sea por ello que no consigamos quitarnos de encima esta melancolía existencial o nostalgia que nos abarca en ocasiones. "Te explicaré por qué estás aquí. Estás porque sabes algo. Aunque lo que sabes no lo puedes explicar. Pero lo percibes. Ha sido así durante toda tu vida. Algo no funciona en el mundo. No sabes lo que es, pero ahí está como una astilla clavada en tu mente y te está enloqueciendo. Esa sensación te ha traído hasta mí ¿Sabes de lo que estoy hablando?" - Morfeo.
La frase que da título a la entrada, es producto de Jean Baudrillard, filósofo postmoderno francés que alcanzó popularidad debi…

Realidad interior y exterior

Esta entrada surge de un discursillo que le hice a un amigo que no era feliz tiempo atrás. Tenía una personalidad trabajada y actuaba conforme a sus creencias y pensamientos pero no tenía la fuerza suficiente como para posicionarse en un mundo que va completamente a su bola y al que hay que subirse forzosamente en marcha.
La vida que cada uno de nosotros experimentamos está compuesta de al menos dos realidades distintas. Por un lado, existimos nosotros como realidad individual; nos asaltan pensamientos, sentimientos e instintos, nos desarrollamos física y psicológicamente y acabamos muriendo. Por otro lado, existe la realidad exterior; el contexto social-cultural-económico de nuestra época, las demás personas con las que coincidimos en tiempo y espacio, hechos ajenos que nos afectan directamente, etc. Nosotros acabamos desapareciendo del mapa pero el universo persiste eternamente.
Dependiendo de factores como la educación recibida, la sociedad, cultura imperante y los genes de cada u…

El club de los poetas muertos

La película gira en torno al pensamiento crítico y a la necesidad interior de propagarlo del profesor de literatura, John Keating, quien no duda en abrir las mentes de los estudiantes para introducirles el concepto Carpe Diem (el texto de la foto).
Y es que ambos son conceptos que se necesitan mutuamente. No es posible ejercer el pensamiento crítico si no se tiene una filosofía de vida en la que tu Yo interior te urja a aprender lo máximo posible, a ser lo máximo posible, a ayudar lo máximo posible y por tanto, a vivir lo máximo posible. Es totalmente necesario el querer vivir plenamente, para poder llegar a tener alguna posibilidad de hacerlo.
Al mismo tiempo, ejercer correctamente el concepto Carpe Diem requiere del pensamiento crítico en la medida de que hace falta romper con las “normas preestablecidas” para tener la posibilidad de vivir al 100%. Es indudable que nos tenemos que adaptar a la sociedad pero siempre desde nuestro yo, sin quebrar nuestra alma para que sea capaz de am…

Valores capitalistas y otras mentiras

Durante - lo que podríamos definir – el primer siglo de vida del modelo económico-social actual, la cantidad de clase media aumentó sin duda pero en estos tiempos locos actuales, se podría decir que, entre los integrantes de dicha clase, ¿sigue incrementándose el nivel de felicidad tal y como sí ha pasado durante el siglo pasado? La respuesta seguramente es negativa, diferenciando en todo caso felicidad de bienestar.
La economía capitalista necesita del incremento constante del PIB anual para que funcione y esto a largo a plazo, solo es posible mediante el surgimiento de revoluciones, como por ejemplo, la revolución industrial o la reciente revolución en las IT (Information technology) en el siglo XXI. ¿Pero qué pasará cuando el ritmo de revoluciones decrezca? Parece lógico pensar que algún día ocurrirá. Pienso que poco a poco, las épocas de crecimiento cercano al crecimiento 0 serán más frecuentes, con lo que ello conlleva implícitamente para la creación y eliminación de empleo. Sien…