Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2016

Ética. Parte 1: Introducción

Con esta entrega doy fin a un ciclo de entradas de carácter personal y subjetivo. Quiero dar por terminado dicho capitulo y enfocarme nuevamente en textos que nos puedan enseñar conocimientos que se puedan aplicar en nuestras vidas diarias. Este primer post servirá como introducción a la temática elegida para las próximas entregas.
Las personas son diferentes entre ellas pero no por ello dejan de ser personas. En mi afán de intentar conocerlas me presento, quedo con ellas para hablar, me hago sentir cercano, les formulo mil preguntas discretas e indiscretas, me intereso por su trabajo o estudios, las miro fijamente a los ojos y al poco tiempo, pruebo a intuir como verdaderamente son y como han sido sus vidas para poder profundizar nuestra relación y crear un agradable sentimiento bilateral de química entre nosotros.
Conocer a una persona es alcanzable si durante tu vida te has interesado por el mundo que te rodea y por quienes lo habitan. Su personalidad, manera de pensar, modo coti…

Desaprender

Curiosamente el pasado viernes por la mañana me operaron ambos ojos. Lo hicieron con láser en una operación que tardó 5 minutos de reloj. Esa misma noche ya estaba con mis nuevos ojos echando unos dardos con un amigo mientras bebíamos un par de gin-tonics ¿y sabéis? Le gané, siendo él un muy buen jugador de dardos. Mis nuevos ojos ya estaban al 100%.
Estoy en pleno cambio de etapa en mi vida. Sé con certeza que mi mejor baza para sobrevivir es evolucionar constantemente para poder afrontar los siguientes desafíos con entereza, cierta seguridad e ilusión. He comenzado la entrada diciendo curiosamente porque últimamente dedico bastante tiempo a pensar en la idea de querer ver la vida con nuevos ojos. Creo haber exprimido casi todo el jugo al mundo con mi anterior manera de verla. Necesito nuevos puntos de vista.
No busco ver con nuevos ojos solamente el presente y el futuro, sino también el pasado. Intuyo que para conseguirlo es un requisito imprescindible desaprender. Las experiencia…

Realidad interior y exterior

Esta entrada surge de un discursillo que le hice a un amigo que no era feliz tiempo atrás. Tenía una personalidad trabajada y actuaba conforme a sus creencias y pensamientos pero no tenía la fuerza suficiente como para posicionarse en un mundo que va completamente a su bola y al que hay que subirse forzosamente en marcha.
La vida que cada uno de nosotros experimentamos está compuesta de al menos dos realidades distintas. Por un lado, existimos nosotros como realidad individual; nos asaltan pensamientos, sentimientos e instintos, nos desarrollamos física y psicológicamente y acabamos muriendo. Por otro lado, existe la realidad exterior; el contexto social-cultural-económico de nuestra época, las demás personas con las que coincidimos en tiempo y espacio, hechos ajenos que nos afectan directamente, etc. Nosotros acabamos desapareciendo del mapa pero el universo persiste eternamente.
Dependiendo de factores como la educación recibida, la sociedad, cultura imperante y los genes de cada u…

Una de perdón, fuerza y sacrificio

La vida es misteriosa. Las sorpresas se suceden y mediante un científico estudio de ensayo y error concluimos que nada tiene sentido. Hay demasiados elementos a tener en cuenta y aunque separadamente se puedan verificar algunas hipótesis, cuando tratamos de ir un poco más allá todo deja de tener sentido. Existen demasiadas desgracias y malentendidos que se escapan a nuestro intelecto y si le añadimos el hecho de que con el tiempo vamos cargando con más desilusiones y fracasos, se vuelve prácticamente imposible sacar las fuerzas necesarias para caminar erguidos.
Esta relato esta basado en mis últimos dos años. Creía tener todo bajo control y luchar por un futuro. Pero el control en la vida es sabido que no existe y el futuro que tenemos en mente nunca ha existido ni existirá. A pesar de nuestra firme voluntad de ser optimistas y felices, el futuro no se puede proyectar desde el presente. No funciona así.
Si bien es cierto que nunca me ha ido especialmente mal en la vida, también lo es…

Vida interior

Nuestras vidas dependen mayoritariamente de nosotros pero también es afectada por multitud de diferentes factores externos positivos y negativos. Algunos impactos negativos pueden ser realmente anecdóticos pero otros pueden resultar ser grandes meteoritos que golpean, y en ocasiones, arrasan por completo la concepción del mundo con la que vivíamos hasta entonces.
La forma en la que reaccionan los seres humanos ante la destrucción de sus planetas internos es variante al depender de millones de factores. Pero a la vez todos se pueden resumir en uno, resultado de lo que ha sido su vida: Su personalidad.
Después de saber encajar la dura arremetida, para sobrevivir a la inminente extinción de todo signo de vida interior, se debe repoblar el mundo comenzando con lo más básico. Un nuevo mar y animales que le den sentido. Es decisión propia de cada persona elegir si rellenar el mar de vacíos y simples pececitos, de energéticas pero violentas pirañas o de inteligentes y bellos delfines.
Rellenar…

La maldición del conocimiento

Me encontré por primera vez con este concepto en una asignatura de diseño de videojuegos. ¿Cómo es posible dar a un videojuego un nivel de dificultad adecuado a los jugadores si nosotros ya somos expertos de nuestro propio juego? ¿Cómo es posible saber que dificultad experimentará el jugador si su nivel de conocimiento y destreza es en todos los casos muchísimo menor a la nuestra? Lo que nosotros consideramos que debería ser fácil para él, puede parecerle difícil y viceversa.
Instantáneamente mi mente conecto el concepto con otros ámbitos de la vida y enseguida supe que tenía que desarrollar este pensamiento en mi mente. Traduciendo directamente de la Wikipedia inglesa: la maldición del conocimiento es un sesgo cognitivo que lleva a las partes mejor informadas a encontrar extremadamente difícil pensar sobre problemas desde la perspectiva de partes menos informadas.
Leído así no parece una afirmación compleja pero vayamos más allá de lo inmediato e aparente. Esta entrada pretende dar …

Enamoramientos indeseados

Duele ver como las personas usan el amor para conseguir felicidad e ilusión y lo repudian cuando en malos periodos de una relación las cosas no son tan perfectas como debieran. Duele ver como el amor se convierte en un instrumento más al servicio de las personas para usarlo a su conveniencia según unas circunstancias concretas. Duele ver que la cualidad más profunda y natural del amor sea profanada en el 99% de las ocasiones. El amar y sacrificarte incondicionalmente por hacer feliz a tu supuestamente pareja de vida.
Ciertamente el enamoramiento tiene un significante componente aleatorio y no siempre es fácil tomar una buena decisión sobre a quién amar o a quien no. Los enamoramientos existen y es difícil de controlarlos y gestionarlos cuando te toca. Pero lo indudable y objetivamente cierto es que cuando no eres capaz de elegir conscientemente a tu pareja, tampoco lo eres para sostener una relación en malos periodos donde no sea tu corazón quien te incite desde dentro a hacerlo, y …

Appino - La gran conexión animal

Muchos no entenderéis qué sentido tiene publicar un blog personal en internet. Para mí es un instrumento de evolución personal. Como consecuencia, a veces escribo entradas más destinadas al público en general, y otras veces, tienen sentido únicamente para mí dependiendo de mis circunstancias del momento. En esta entrada además se une que voy a utilizar la música como elemento troncal de la entrada, medio que no acostumbro a utilizar y que por tanto, conllevará que el resultado sea bastante distinto al habitual.
Se trata de una entrada en la que indago sobre la naturaleza del ser humano inspirándome en tres canciones del cantautor italiano Appino. Invito al que lea la entrada a escuchar las canciones que adjunto, a ojear su letra y a sumergirse en los sentimientos que transmiten.
Grande Raccordo Animale – La gran conexión animal



Piove a dirotto sul grande raccordo, sulle tue ali e gli uffici postali, dentro la casa di chi non si è accorto di non avere mai avuto un tetto.
Sopra di te, che se…