Ir al contenido principal

Felicidad práctica


Caja con tierra

Aunque el sentido que le procura Immanuel Kant es diferente, me voy a servir de un minúsculo fragmento de su pensamiento para introducir esta entrada. ¿La felicidad es un fin en sí mismo o un medio para un fin?

Quienes reflexionamos y escribimos sobre la vida, debido a nuestra personalidad idealista, solemos enfocar nuestros discursos de manera teórica y soñadora. Escasas veces nos metemos en el fango a hablar sobre pensamientos más prácticos, pertenecientes al mundo sensible. Esta entrada busca apoyar la búsqueda de felicidad con argumentos menos profundos y más terrenales.

En una época donde los libros de autoayuda e inteligencia emocional se convierten en best sellers, se deduce que las personas buscan “algo” que las ayude a motivarse para dar lo mejor de ellos en su vida personal y en el trabajo. Y sin embargo, posiblemente el factor que mayor influencia positiva tenga en absolutamente todos los ámbitos de nuestra vida es la felicidad. Pero claro, resulta mucho más sencillo leerse un pseudo-manual de autoayuda que esforzarse en ser feliz.

El objetivo de esta entrada no es enseñar a nadie a ser feliz, cada persona es un gran libro y esta entrada no ocupa ni una página de Word. Sino defender de nuevo lo trascendental que es intentar serlo. No solo para salvarnos a nosotros mismos de vivir una desastrosa vida interna, sino porque en todo aquello que nos proponemos hacer y en todos aquellos a los que queremos, influye de manera brutal. Se puede vivir sin ser feliz pero la felicidad es un amplificador natural de nuestras acciones. Es decir, llegaremos un poquito más lejos en la vida siendo felices.

Por tanto, me tomo la licencia de sugerir a todas las personas que estén buscando desarrollarse que lo hagan comenzando desde su interior. Dejando atrás su pasado y mirando únicamente al futuro. Puesto que seguramente su presente no está tan deteriorado como lo creen y se trata de la base perfecta para construir un futuro fantástico.

Siento si alguien se ha sentido ofendido por la falta de instrucciones para ser feliz. Cada uno tenemos que recorrer nuestro propio camino para alcanzar dicha meta. Me disculpo también por no tener la respuesta a la pregunta con la que introducía la entrada.

Comentarios

  1. "la felicidad es un amplificador natural de nuestras acciones"
    Excelente frase y muy acertada. No hay nada como sentirse a gusto uno consigo mismo, y esto es algo que se transmite a los demás también...
    Muy buena reflexión... Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario Asier.

      A menudo las cosas mas básicas de la vida las pasamos por alto y conviene recordarlas.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Creo que vivimos en una época en la que tenemos que ser felices a toda costa, como si fuera la meta de nuestras vidas. Y si no lo consigues además de no ser feliz eres incapaz de lograrlo, por lo que te sientes peor aún. En la vida hay momentos de tristeza, hay épocas mejores y peores, y no pasa nada, la vida es así y creo que nos iría mejor a todos si asimiláramos como algo natural esos estadios y dejáramos de buscar tanto bienestar y seamos lo que somos, aceptar nuestra versión de nosotros mismos y ser.
    Saludos Alejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por un lado, no puedo estar mas de acuerdo. Por el otro, creo que aun teniendo toda la razón del mundo, hay personas que se dejan arrastrar por la tristeza, se acostumbran a ella y en ocasiones se puede convertir en una patología.

      Lo que está claro, es que hay que saber "usar" cada sentimiento que tenemos (positivos o negativos) en una "fuerza" para seguir adelante.

      Gracias por el comentaria kristina :).

      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ética. Parte 2: Definición y modos de comprender lo moral

El libro en el que me he basado para la parte 2 y 3 de esta serie de entradas se titula “Ética”, de Adela Cortina y Emilio Martinez. Se trata de un libro escrito con propósito educativo y que encaja perfectamente como material básico para las siguientes publicaciones. He modificado parte del texto citado para que se entienda mejor y encaje mejor con la estructura de la entrada.
Ética

La ética es la rama de la filosofía que estudia la bondad o la maldad de los comportamientos. Tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. Filosofamos para encontrar sentido a lo que somos y hacemos; y buscamos sentido para colmar nuestras ansias de libertad, dado que la falta de sentido la experimentamos como cierto tipo de esclavitud. Con el objetivo de encontrar dicho sentido a la vida, la ética se dedica a la reflexión sobre la moral. Pretende explicar los conceptos y los argu…

Bienvenido al desierto de lo real

El hecho de que los humanos reflexionemos sobre la realidad no es cuestión de azar. Muchas, y me atrevería a afirmar que en alguna parte de sus vidas todas las personas, han experimentado la sensación de que se nos escapa algo. De que debe haber algo que dé sentido a todo esto o que directamente estemos siendo engañados, ya sea por un ente exterior o por nuestra propia mente, y sea por ello que no consigamos quitarnos de encima esta melancolía existencial o nostalgia que nos abarca en ocasiones. "Te explicaré por qué estás aquí. Estás porque sabes algo. Aunque lo que sabes no lo puedes explicar. Pero lo percibes. Ha sido así durante toda tu vida. Algo no funciona en el mundo. No sabes lo que es, pero ahí está como una astilla clavada en tu mente y te está enloqueciendo. Esa sensación te ha traído hasta mí ¿Sabes de lo que estoy hablando?" - Morfeo.
La frase que da título a la entrada, es producto de Jean Baudrillard, filósofo postmoderno francés que alcanzó popularidad debi…

Realidad interior y exterior

Esta entrada surge de un discursillo que le hice a un amigo que no era feliz tiempo atrás. Tenía una personalidad trabajada y actuaba conforme a sus creencias y pensamientos pero no tenía la fuerza suficiente como para posicionarse en un mundo que va completamente a su bola y al que hay que subirse forzosamente en marcha.
La vida que cada uno de nosotros experimentamos está compuesta de al menos dos realidades distintas. Por un lado, existimos nosotros como realidad individual; nos asaltan pensamientos, sentimientos e instintos, nos desarrollamos física y psicológicamente y acabamos muriendo. Por otro lado, existe la realidad exterior; el contexto social-cultural-económico de nuestra época, las demás personas con las que coincidimos en tiempo y espacio, hechos ajenos que nos afectan directamente, etc. Nosotros acabamos desapareciendo del mapa pero el universo persiste eternamente.
Dependiendo de factores como la educación recibida, la sociedad, cultura imperante y los genes de cada u…

El club de los poetas muertos

La película gira en torno al pensamiento crítico y a la necesidad interior de propagarlo del profesor de literatura, John Keating, quien no duda en abrir las mentes de los estudiantes para introducirles el concepto Carpe Diem (el texto de la foto).
Y es que ambos son conceptos que se necesitan mutuamente. No es posible ejercer el pensamiento crítico si no se tiene una filosofía de vida en la que tu Yo interior te urja a aprender lo máximo posible, a ser lo máximo posible, a ayudar lo máximo posible y por tanto, a vivir lo máximo posible. Es totalmente necesario el querer vivir plenamente, para poder llegar a tener alguna posibilidad de hacerlo.
Al mismo tiempo, ejercer correctamente el concepto Carpe Diem requiere del pensamiento crítico en la medida de que hace falta romper con las “normas preestablecidas” para tener la posibilidad de vivir al 100%. Es indudable que nos tenemos que adaptar a la sociedad pero siempre desde nuestro yo, sin quebrar nuestra alma para que sea capaz de am…

Valores capitalistas y otras mentiras

Durante - lo que podríamos definir – el primer siglo de vida del modelo económico-social actual, la cantidad de clase media aumentó sin duda pero en estos tiempos locos actuales, se podría decir que, entre los integrantes de dicha clase, ¿sigue incrementándose el nivel de felicidad tal y como sí ha pasado durante el siglo pasado? La respuesta seguramente es negativa, diferenciando en todo caso felicidad de bienestar.
La economía capitalista necesita del incremento constante del PIB anual para que funcione y esto a largo a plazo, solo es posible mediante el surgimiento de revoluciones, como por ejemplo, la revolución industrial o la reciente revolución en las IT (Information technology) en el siglo XXI. ¿Pero qué pasará cuando el ritmo de revoluciones decrezca? Parece lógico pensar que algún día ocurrirá. Pienso que poco a poco, las épocas de crecimiento cercano al crecimiento 0 serán más frecuentes, con lo que ello conlleva implícitamente para la creación y eliminación de empleo. Sien…