Ir al contenido principal

Sabiduría

Lampara en mano

Lo que antes para mí era una sensación. Poco más de un presentimiento. Una mera intuición. En mi mente ha finalizado convirtiéndose en cuchicheo entre neuronas y posteriormente en un secreto a voces.

¿A quiénes se les considera grandes mentes en la actualidad? A las personas que trabajan en grandes firmas y ganan mucho dinero debido a que se han especializado en algo concreto. Como en la gran mayoría de las ocasiones este hecho por sí solo no es dañino en absoluto pero, ¿Qué pasa cuando estas personas solo tienen conocimientos de la materia en la que trabaja? ¿Qué pasa cuando los que más dinero ganan no son los más aptos para encabezar la raza humana? ¿No estaríamos dando un incentivo para que dichas personas no se esfuercen en obtener sabiduría? ¿Qué pasa cuando se desecha al último escalón social a las personas que realmente tienen valores y conocimientos que aportar y enseñar a los demás? ¿Qué pasa cuando en el mundo la cantidad de sabios disminuye considerablemente?

Sinceramente no pienso que ningún ser humano pueda llevar una vida digna sin dedicar al menos parte de su existencia al conocimiento. ¿Qué es el conocimiento? El conocimiento es lo que se adquiere al tratar de conocer activamente sobre la vida. Coincido en que no todo el mundo tiene la oportunidad de detenerse a pensar sobre la vida pero este no es motivo para engañarnos sobre la naturaleza humana. El alma humana pide a gritos información para ir conformando su mente y en nuestras manos está que tipo de información suministrarle.

De manera natural estamos interrelacionados con los demás seres de nuestra especie. A veces, la sensación de desamparo, tristeza y vacío que nos golpea en el día a día sobre cómo estamos utilizando nuestras vidas, no solo es inducida por nuestras acciones y pensamientos, sino que la misma sociedad nos la contagia y en peor de los casos, la implanta en nuestras vidas. Según mi parecer y respondiendo a la última pregunta del primer parrafo, esto es consecuencia directa de lo que ocurre cuando la cantidad de sabios y de conocimiento real se reduce en una sociedad y por tanto, la sabiduría de la especie.

Filósofos y artistas. Racionamiento y emotividad. Dos características que nos hacen humanos. Dos ramas del árbol del conocimiento. Denigradas. Adjetivos que se utilizan en sentido peyorativo sin ningún tipo de pudor. Profesiones que han perdido su significado. Otro síntoma más de la pérdida de valores en nuestra civilización. Civilización que nos ha llevado a la sociedad de derecho y libertad donde vivimos y a la cual los que mandan están tendiendo una zancadilla con nuestro visto bueno.

Qué decir sobre filósofos y artistas. Es sano no seguir a un único filósofo, profesor, escritor o persona, sino empaparse sobre varias corrientes filosóficas; está bien que te guste la música, leer, o el cine pero está mejor interesarte sobre distintas artes para expandir tu mente más allá de lo inmediatamente continuo a ti. Que a tus círculos cercanos no les guste ir a museos, hacer viajes o hacer deporte… no significa que no halles en alguno de ellos la explosión de creatividad que necesitabas para volver a nacer.

Concluyendo. Echo en falta la figura de personas que al menos pongan en entredicho la filosofía imperante en la actualidad. Ni siquiera pido que los filósofos y poetas reinen el mundo. Simplemente que exista una teoría filosófica o una estilo de vida más o menos popular, que haga apreciar a la gente que se puede vivir de otro modo. Una filosofía de vida que tenga como base al ser humano y no a las grandes empresas. Una filosofía de vida de estilo renacentista. La sociedad debe tener como punto central al ser humano y en torno a él, hacer imperar el reino de la mente y la consciencia.

Para acabar un texto que justamente hoy ha caído en mis manos y que encaja razonablemente bien con la temática:
Platón definió al ser humano insistiendo en sus capacidades para lograr unos objetivos morales y despertarse de un sueño que sí bien le ofrecía una felicidad fácilmente alcanzable no era a su medida, es decir, no era conforme a su dignidad. El Hombre debía tener conciencia de la existencia de criterios morales inmutables y debía descubrirlos si quería entender el mundo y a sí mismo. No debía conformarse con la realidad en la que vivía y ni siquiera aprovecharse de ella, para buscar sus únicos fines egoístas, al detrimento de los demás. Podía lograr un fin mayor, con un estado máximo de felicidad, si pretendía ir más allá de una realidad mundanal ilusoria, recurriendo a sus facultades morales y comportándose de acuerdo con un ideal de Justicia.
Fuente: http://e-archivo.uc3m.es/bitstream/10016/3052/7/Tesis_Pele.pdf 


Comentarios

  1. Leí hace poco que el amor, la felicidad y el sentido es lo que nos hace vivir con calidad, que una existencia tiene que tener estos ingredientes para alcanzar la meta, sea cual sea esta, pues a fin de cuentas estos tres aspectos pueden ser dadores del equilibrio óptimo para vivir en el sentido más estricto de la palabra.
    Hay desamor, infelicidad y carencias importantes que nos llevan a no encontrar el sentido a la vida y esto es porque hay una pérdida importante de valores y como tú bien dices, de una filosofía acorde a nuestras necesidades reales, que no conseguimos ver por cierto. Así es muy dificil alcanzar la sabiduría de la que tu
    hablas, porque no creo que ésta se encuentre en los conocimientos de determinadas materias, yo pienso que la sabiduría real viene dada por el saber vivír y el saber morir, y andamos muy lejos de saber hacer sendas cosas.
    Me ha encantado tu post, comparto al cien por cien lo que planteas, y desde luego estamos abocados al fracaso como especie con inteligencia y razón, pues con nuestros avances estamos contribuyendo a nuestra auto-destrucción, y este es sin duda el más estrepitoso de los fracasos para una especie tan dotada como la nuestra.

    Un abrazo Alejo! :)

    ResponderEliminar
  2. Saber vivir y saber morir. Un resumen bastante general pero a la vez muy certero... ¡Me gusta!

    Gracias por el comentario Sofya :)

    ResponderEliminar
  3. Binta y la gran idea un corto bastante popular que plantea de manera rompedora la diferencia de la escala de valores entre el norte y el sur. Hagamos como los pájaros.

    También se puede encontrar por partes en castellano.

    https://www.youtube.com/watch?v=lE8-QeON93Q

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ìJuan! Que agradable es verte aquí. Aunque no te lo creas he visto el vídeo entero y me ha gustado mucho.

      Creo que las ideas preconcebidas, los hábitos interiorizados, la presión social de la sociedad... hacen que la mayoría de las personas se sientan bien donde están, y no se arriesguen a echar un vistazo a otras culturas por miedo a que dichas culturas deshagan su actual esquema mental sobre el mundo..

      Hagamos como los pájaros.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Valores capitalistas y otras mentiras

Durante - lo que podríamos definir – el primer siglo de vida del modelo económico-social actual, la cantidad de clase media aumentó sin duda pero en estos tiempos locos actuales, se podría decir que, entre los integrantes de dicha clase, ¿sigue incrementándose el nivel de felicidad tal y como sí ha pasado durante el siglo pasado? La respuesta seguramente es negativa, diferenciando en todo caso felicidad de bienestar.
La economía capitalista necesita del incremento constante del PIB anual para que funcione y esto a largo a plazo, solo es posible mediante el surgimiento de revoluciones, como por ejemplo, la revolución industrial o la reciente revolución en las IT (Information technology) en el siglo XXI. ¿Pero qué pasará cuando el ritmo de revoluciones decrezca? Parece lógico pensar que algún día ocurrirá. Pienso que poco a poco, las épocas de crecimiento cercano al crecimiento 0 serán más frecuentes, con lo que ello conlleva implícitamente para la creación y eliminación de empleo. Sien…

Occidente en confusión

Que humanista me defina mejor que pacifista no significa que no condene la beligerancia. En la guerra no gana nadie y fomenta un odio que se hereda y trasmite a las siguientes generaciones. En estos momentos me pesa el alma y para combatir esta sensación, me dispongo a escribir sobre dos puntos que me parecen relevantes para recobrar la armonía con nosotros mismos y el resto de seres humanos.
Es absolutamente primordial tener más empatía que nunca no solo con los árabes que vivan entre nosotros, sino con todos los inmigrantes con los que nos cruzamos y conocemos, puesto que posiblemente no serán días fáciles para ellos. La tragedia de París es el escaparate ideal para que los políticos con ideales ultra nacionalistas saquen con orgullo su bandera anti inmigración y hagan incrementar odios xenófobos entre la población.
Cuando nos toca a nosotros sufrir el terror y la barbarie de la guerra, que durante el 99,99% de nuestra vida ni la olemos; el miedo y el odio se abalanzan sobre nuestr…

Bienvenido al desierto de lo real

El hecho de que los humanos reflexionemos sobre la realidad no es cuestión de azar. Muchas, y me atrevería a afirmar que en alguna parte de sus vidas todas las personas, han experimentado la sensación de que se nos escapa algo. De que debe haber algo que dé sentido a todo esto o que directamente estemos siendo engañados, ya sea por un ente exterior o por nuestra propia mente, y sea por ello que no consigamos quitarnos de encima esta melancolía existencial o nostalgia que nos abarca en ocasiones. "Te explicaré por qué estás aquí. Estás porque sabes algo. Aunque lo que sabes no lo puedes explicar. Pero lo percibes. Ha sido así durante toda tu vida. Algo no funciona en el mundo. No sabes lo que es, pero ahí está como una astilla clavada en tu mente y te está enloqueciendo. Esa sensación te ha traído hasta mí ¿Sabes de lo que estoy hablando?" - Morfeo.
La frase que da título a la entrada, es producto de Jean Baudrillard, filósofo postmoderno francés que alcanzó popularidad debi…

Introspección fortuita

No puedo parar. No ha habido manera posible de escapar de ello durante toda la tarde, algo a lo que no puedo dar nombre. Es una sensación puñetera, pues no viene de algún hecho vivido recientemente, sino que me temo que se trata de algo mucho más complejo.
Se trata de un sentimiento que trae consigo unas ganas terribles por vivir, aunque no de cualquier forma. Quiero vivir de forma que ayude a los demás a ser mejores. Quiero haber sido capaz de haber hecho a una persona feliz. Me siento casi obligado a hacer algo por el mundo, en respuesta a la posibilidad de vivir que se me ha proporcionado. Quiero hacer sentir orgulloso a esa misteriosa fuerza que a todos y a absolutamente todo lo mueve hacia adelante.
Cuando me hundo en mí mismo en busca de tal sensación, ella huye. Me viene a la cabeza que quizás esa extraña sensación sea la respuesta a una eterna pregunta, una respuesta que nunca se dejara encontrar y que juega conmigo a sabiendas de que nunca lo haré.
Mientras os narro esta e…

Confianza y tranquilidad

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado.
Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida.
Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que los treinta …