jueves, 13 de noviembre de 2014

La Navaja de Ockham


navaja Guillermo de Ockham


Sin ser la Navaja de Ockham una ley irrefutable, se la considera una regla general para guiar a los científicos en el desarrollo de modelos teóricos.
"En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta"
Las personas complican lo que es sencillo y acaban estancándose en un charco que ellos mismos han llenado de agua al no poder asimilar la simple realidad humana.

La calidad de tu pensamiento determina la calidad de tu vida. Cuánto mejores sean las preguntas que te haces, mejores respuestas obtendrás de ellas. Tu mundo exterior es un reflejo de tu mundo interior.

jueves, 23 de octubre de 2014

El ser humano completo

Mundo en 3D

El convertirse en un ser humano completo debería ser objetivo principal de todas las personas a lo largo de sus vidas. Nacemos animales, primarios, donde lo que nos rige es el cerebro reptiliano. Sin embargo, tenemos la increíble posibilidad de llegar a ser personas, y por tanto, a alcanzar una felicidad de nivel más elevado.

Un hombre completo es todo lo contrario a aquella persona que trabajaba en las fábricas de la revolución industrial. Un hombre que durante meses y meses colocaba arandelas en tuercas sin descanso. Este hombre no era considerado un ser humano, sino un animal. Estaba totalmente alienado.

En la actualidad, está de moda criticar al hombre occidental por perder mucho tiempo viendo “el sálvame y el fútbol”, pero al igual que sucede cuando se habla mucho y se hace poco, darse cuenta de un mal hábito no sirve de nada si no se investiga no solo porque lo hacemos, sino también que podemos hacer para esquivar este errático comportamiento en nuestras vidas y poder así llevar una existencia más digna.

Aunque la mayoría de los animales necesitan cierto periodo de maduración, es el hombre donde más se hace evidente. De bebes somos totalmente ineptos, y debe ser así para tener el cerebro y el cuerpo lo suficientemente pequeño como para poder salir del útero sin mayores complicaciones. El cuerpo necesita 25 años para alcanzar su edad física perfecta y no debemos dejar de moldear nuestra mente durante todas las etapas de la vida si queremos pasar por cada una de ellas de manera tranquila.

El hombre, para ser feliz, necesita comportarse como hombre. Y lo más puro y diferencial del hombre respecto a los demás animales es que piensa y razona. Son sus principales armas para enfrentarse a la vida. Por tanto, necesita tener una red de conocimientos heterogénea porque cuanto mayores conocimientos posea sobre diferentes cosas, menos perdido se sentirá en el mundo y menos miedo sentirá a la vida. De la misma manera, desarrollar habilidades y cultivar aficiones te ayuda a dejar de ver la vida bajo un único prisma y acercarte un poco más a la vida tal y como es.

¿Porque creo que moldearse, y por tanto, completarse a uno mismo hace más feliz a alguien? Se me han ocurrido bastantes razones aunque me quedo con la siguiente. Porque es a lo que tienden todas las personas de nuestra especie, sin ninguna excepción. Es lo que somos. El ser humano tiene una necesidad innata por saber y saber hacer. Por la libertad y la autonomía. Por filosofar y hacer ciencia.

Por ejemplo, las amas de casa que han tenido que pasar toda su vida en casa han acabado siendo expertas también en otros menesteres. Atendiendo flores, leyendo novelas, entendiendo música, cocinando auténticos platos de restaurante, enterándose de todo lo que sucede en el mundo, etc. Y en ningún manual de ama de casa han leído que para ser buenas amas de casa tenían que saber sobre este tipo de actividades, simplemente el cuerpo les pedía dentro de sus posibilidades (viviendo dentro de casa no hay muchas) expandirse. Ser ama de casa es duro pero incluso en estas situaciones, la mente tiene la fuerza necesaria para exigirse a sí misma seguir evolucionando.

Según este planteamiento quien vive en la modernidad, debido a los recursos que actualmente existen para aprender y estar actualizado, tiene muchas más opciones de ser feliz que un leñador que deba vivir en el bosque para sobrevivir. A todo el mundo le habrá parecido que eso no puede ser verdad del todo. Al fin y al cabo, cada vida y cada persona es un mundo y existen muchos tipos de conocimiento. El leñador puede ser un tipo audaz, que aunque vivir con la naturaleza le haga tremendamente feliz, en sus tiempos libres, además cultive otras aficiones y en la medida de lo posible intente integrarse por hacer vida también fuera del bosque. Por otro lado, podemos tener a un culto banquero al que las adicciones de la vida le hayan ganado la partida y solo tenga ojos para satisfacerlas, convirtiéndose así en un verdadero educado paleto.

Y es que sin importar los recursos que ha tenido y tiene cada cual, el ser humano siempre tiende de forma totalmente natural a desarrollar nuevas habilidades y conocimientos. Lo llevamos programado y sin darnos cuenta, nos comportamos de esta manera.

Persona pianoPero nuestro cuerpo, fruto de la evolución natural, a día de hoy no es perfecto y nos pone alguna que otra barrera. De las más importantes son los miedos y la pereza. La pereza es la culpable de que cuando nos interese un tema, como el de la nutrición, nos haga que nunca compremos un libro y empecemos a leerlo. El miedo al fracaso es el culpable de que nunca nos lancemos a tocar el piano, aunque desde hace muchos años tengas clavada la espinita de querer intentarlo. El miedo al cambio es el que nos retiene en el mismo trabajo de mierda aun sabiendo que nos podemos sentir más a gusto en cualquier otro trabajo e incluso ganar mas dinero.

En mi opinión, el conocimiento no es un fin en sí mismo, es un potente medio para desenvolverte en el mundo. El hombre, en cuanto hombre, tiene el amargo placer de poseer libre albedrío, de tener cierta libertad de elección. Está obligada libertad nos exige aprender a vivir. Un león caza como un autómata. Al igual que al ciervo nadie le enseña que debe ingerir hierva para sobrevivir. Un humano no está tan programado. O quizás sería más correcto decir que está programado para ser libre.

Por tanto, nuestra potencial libertad nos caracteriza y ser autónomos nos convierte en libres y humanos. Ser autónomo significa poder vivir por uno mismo. A veces nos engañamos pensando en eso de que el hombre es un animal social que necesita de la presencia de los demás para vivir; y aunque es cierto; también lo es que tu vida es tu vida, y ni tu padre, ni tu mejor amigo, ni tu novia puede vivir por ti.

Hoy más que nunca no existe la obligación de saber cocinar para poder comer los alimentos que posees, ni de saber de bricolaje para poder tener una casa funcional, ni de ser recolector para tener alimentos en el frigorífico. Tampoco es imperativo saber un poco de todo para poder disfrutar de un buen trabajo. Se puede solamente aprender idiomas y vivir de ello. Estudiar química y vivir en un laboratorio, hacer arquitectura y saber únicamente de estructuras y materiales, Vivir únicamente de conocimientos sobre filósofos o estar toda una vida programando delante de una computadora. La vida no nos exige saber mucho. Con saber de algo lo suficiente para ser medianamente útil y poder llamar a otras personas para que realicen los trabajos que no sabes hacer, es más que suficiente.

En mi opinión, esto guarda cierta similitud con el pobre obrero que vivía de apretar tuercas. Nos estanca como seres y vivimos con la sensación de que tiene que haber algo más en la vida. ¡Y efectivamente lo hay! La vida no solo está repleta de las posibilidades actuales, sino también de las posibilidades que habrá y que hubo. La vida lo incluye todo. Hemos nacidos para ser totalmente libres e propagar nuestro espíritu hasta el infinito.

Te puede gustar más un género musical o un estilo literario que otro pero debes escuchar y leer un poco de todo. Principalmente porque así, de forma inconsciente entenderás de mejor manera los entresijos de esa clase de arte y te hará disfrutar todavía más de esas canciones concretas que tanto te gustan. Este ejemplo se puede extender a cualquier tema.

vistas de la tierra
Los nuevos avances tecnológicos han hecho evolucionar el concepto de la completitud humana al nivel 2.0. En este nuevo siglo con el objetivo de completarnos conviene que lo que alojemos en el cerebro, posea cierto grado de “mundiabilidad”. El ser humano busca siempre conocer para dar sentido a nuestro entorno y a nuestra vida; y aunque parezca no depender nuestra felicidad del grado de verdad objetiva de las cosas, lo cierto es que según el grado de inteligencia del individuo y conocimiento sobre el mundo, su mismo ser le exige conocer información de mayor calidad para no estancarse. Si realmente te interesa la situación actual de nuestro país, no te quedes en lo que en tu pueblo se piensa de España, que sería poco ambicioso; logra estar al corriente de lo que se piensa de España en otras regiones del mundo.

¿Sabíais que los italianos consideran que España está bastante mejor que Italia en términos económicos y sociales? ¿Sabíais que los inmigrantes que llegan a Italia de África es por lo menos veinte veces más alto que a España? No os equivoquéis, ¡Es importante conoces este tipo de cosas! Si nos pasamos la vida (literalmente) malhablando con los vecinos sobre las terribles oleadas de inmigrantes que recibimos y en realidad, es todo una gran farsa de los medios de comunicación, ¿Qué sentido ha tenido vivir si todo lo que creías era mentira y ha podido llegado a modificar hasta nuestra propia personalidad?

Yo soy donostiarra, licenciado en administración y dirección de empresas. También soy ingeniero informático y ahora estoy realizando un postgrado en tecnologías informáticas modernas en Bilbao. Disfruto a más no poder escribiendo sobre la vida tal y como la percibo en este blog y actualmente estoy leyendo la república de Platón en Italiano; idioma que he aprendido debido a que tengo una relación con una preciosa chica siciliana que conocí en mi cuarto Camino de Santiago. En este momento vivo en un piso de estudiantes donde convivo con una estudiante alemana de Frankfurt, un chef francés de Bayona y una profesora estadounidense de cerca de New York. El idioma oficial de la casa es el inglés y además del deporte, pruebo a descubrir otros hobbies. Desde hace medio año tengo una orquídea phalaenopsis y una medinilla magnifica en casa y me siento tremendamente orgulloso de lo hermosas que están.

Obviamente nada de todo esto lo hubiera podido conseguir sin el dinero que mis padres se han gastado en mí. Los recursos son importantes pero como expuse con el ejemplo del leñador y del banquero, no hace la diferencia a la hora de completarse a uno mismo.

Me gustaría matizar que no pienso que se sea más feliz por saber y saber hacer más cosas. Opino que la felicidad obtenida de esta manera, es de un nivel más elevado y que dependiendo del tipo de persona que seas, de las vivencias que hayas tenido y de los conocimientos actuales que tengas sobre el mundo; se debe buscar la felicidad en aspectos más elevados que aporten bienestar espiritual.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Ucrania y el Euromaidán

euromaidan ucrania

Víktor Yanukóvich había sido elegido legítimamente presidente de Ucrania en las elecciones presidenciales de 2009 con un 52% de los votos. Con el poder que el pueblo le había otorgado decide acercar Ucrania a Rusia antes que a Europa. Quienes le votaron sabían perfectamente sus preferencias políticas.

Posteriormente en Kiev se produce un golpe de estado. Obviamente ilegal, antidemocrático y sangriento. El "vil" Yanukóvich fue destituido por el Congreso Nacional el 22 de febrero de 2014 en el transcurso del golpe de Estado desencadenado por el Euromaidán y tras nuevas elecciones, Petró Poroshenko llega al poder.

Con toda la lógica del mundo un gran sector de la población, que había escogido democráticamente al anterior presidente no lo aceptan y declaran unilateralmente la independencia. Empieza la guerra y tras las noticias en directo, en las que más o menos narraban la realidad; desde entonces hasta hoy, el resto de noticias provenientes de Ucrania nos trasladan las noticias como si quien representara el lado ético y mayoritario del conflicto fueran los pro occidentales.
A partir de noviembre de 2013 la población ucraniana se encontraba virtualmente dividida: un 38,0 % de los ucranianos apoyaba una asociación con Rusia, mientras que el 37,8 % prefería una asociación con Europa. 
Fuente: El País.
Una vez más, nos hacen sentir lo que quieren que sintamos. Los pro rusos son terroristas y Putin es un duro dictador por escuchar y responder a las peticiones de las regiones donde le veneran y anexionar Crimea, donde con un resultado del 96% de los votos a favor, dijeron claramente querer pertenecer a Rusia.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Una historia sobre el mundo: Filosofía vs Ciencia

Planeta rojo universo

Mientras valedores de uno y otro bando luchan tercamente por imponer sus ideas; los que nos topamos en la mitad, agradecidos por los beneficios que ambas tienen en nuestras vidas, buscamos de razonar el papel que deseamos que cada una de ellas tenga en nuestras vidas. En mi opinión, a lo largo de la historia y de forma totalmente natural ambas se equilibran y relacionan en las sociedades humanas.

Cuando no había ciencia, ni técnicas ni siquiera para encender una fogata, las claves para sobrevivir eran las tradiciones, los saberes acumulados y mitos que se pasaban de familia a familia. Y aunque se sabía vivir con ese irrisorio saber, aquella total escasez tecnológica era la responsable de la crucial importancia que esta tenía y cualquier pequeñísimo avance científico marcaba la diferencia.

Los tiempos han ido cambiando. Ahora, lo que abunda en nuestra vida es la ciencia y la tecnología, tanto que ya no se puede sobrevivir sin ella. Pero de la misma manera que una vez sucediera con los avances científicos, es en este momento histórico cuando más escasea (proporcionalmente a la tecnología) y por tanto, más importancia tiene el libre pensar, el conocernos a nosotros mismos y el saber vivir. Cualquier pequeña pero importante idea que le surja a una persona, puede cambiar el curso del ser humano en minutos.

Son las dos caras de una misma moneda: la del saber o vivir. Pues para qué sirve el saber sino para vivir mejor. Cuando en una civilización falta de una cara, se persigue obtener ya que de otra manera, la otra no tendría sentido.

sábado, 23 de agosto de 2014

Jacques Derrida

Deconstruccion

Introducción

Considero necesario realizar una introducción que legitime la validez de la entrada. Previamente a decidir leer y escribir sobre Jacques Derrida, no tenía prácticamente conocimientos sobre él y como hice en el pasado con una serie de filósofos postmodernos, me puse manos a la obra. El libro que en mayor medida he usado para aprender sobre él, es una biografía de Jason Powell llamada “Jacques Derrida, una biografía”, donde en 282 páginas habla sobre su vida y la evolución de sus pensamientos. También he encontrado información en conocidas páginas web como “philosophica” y “Derrida en castellano” y he leído extractos de algunos libros suyos como “De la gramatología” y “Espectros de Marx” que me interesaban especialmente. A la hora de escribir la entrada, combino texto propio, en los que resumo o intento hacer más sencillos sus pensamientos; fragmentos específicos de otras fuentes que he considerado muy interesantes y potencialmente entendibles por los lectores y algunas opiniones y comentarios personales.

Biografía y deconstrucción

Jacques Derrida es un Filósofo-literario de origen judío, que nació el 15 de julio de 1930 en la Argelia francesa y murió el 08 de octubre de 2004 en Paris. Aunque proveniente de una familia de clase media acomodada, desde pequeño tuvo que hacerse a sí mismo debido a la poca formación intelectual de sus progenitores, hecho que lo ayudó a convertirse en uno de los principales libre pensadores contemporáneos. Sufrió episodios de racismo que le marcaron durante toda su vida e influyeron en su posterior ética. Más tarde se trasladó a Paris, donde tras 4 años de preparación, logró ingresar en la Escuela Normal Superior francesa, institución universitaria número uno especializada en formar profesores del sistema educativo francés, a la que se mantuvo ligado durante el resto de su vida.

Si bien su modo de pensar es claramente filosófico, su método de hacer filosofía podría considerarse literario al utilizar el análisis del lenguaje escrito como base para desentrañar significados ocultos que pueden coexistir en un texto. Por esto, su obra ha sido catalogada como posestructuralista, aunque se podría decir que a finales de su vida su pensamiento cogió elementos postmodernistas.

A dicho método literario le llamó “deconstrucción” y al ser la base de toda su obra, es inevitable que ambas palabras (Derrida y deconstrucción) se encuentren siempre ligadas. Para acercar a Derrida a mas lectores, he preferido no profundizar en la deconstrucción, pues al fin y al cabo no deja de ser un método (aunque hayan surgido corrientes artísticas, gastronómicas, arquitectónicas… relacionadas con este concepto) y si en los pensamientos que esta produjo.

Siempre habló sin pelos en la lengua. Cuando la deconstrucción se hizo popular y empezaron a lloverle criticas de todas partes, la defendió a capa y espada. Y más tarde, al dar voz a sus pensamientos más profundos, no se arrugó en absoluto al expresar pensamientos considerados en nuestra sociedad como políticamente incorrectos.

El otro

Si debemos comenzar por algún lado, ha de ser por el concepto que tiene de la otredad pues es primario en su filosofía. Derrida escribe que “no existe nada que sea presente a si mismo con independencia del otro en la constitución del mundo”. Es decir, cree que originariamente no es que exista un yo que cree una representación del mundo independientemente de todo lo demás, sino que para constituir nuestro mundo personal es necesario el otro.

Según Derrida necesitamos del otro para conocernos a nosotros, puesto que paradójicamente, nosotros no podemos vernos a nosotros mismos. Esta ceguera impide la visión adecuada de uno por sí mismo y por tanto, se trata de una enfermedad mutiladora del conocimiento que el sujeto tiene de sí y es constitutiva a cualquier intento de conocimiento. Sin embargo, lejos de tomar lo anterior como una desventaja, Derrida afirma que se trata de una bendición, puesto que permite al yo abrirse al futuro y sobre todo al otro, en vez de estar envuelto en su propia existencia.

En la misma dirección dice que ser ciego es deseable. “Lo que no puedo ver de mí mismo, puede que lo vea el Otro, y lo que echo de menos en mí, lo veo en el Otro”. Esta ceguera garantiza a cada individuo la posibilidad de una comunidad mayor que uno mismo. Como experiencia de vida, la de Derrida era una experiencia abierta para el Otro, que es otro porque, por nuestra parte, nos enfrentamos al aislamiento total.

Hay que precisar que la idea del otro para Derrida, posee diferentes matices dependiendo de a lo que se refiera. El otro pueden ser personas, por ejemplo el otro que lo sacó de la escuela francesa en su infancia por ser judío o quien lo secuestró en Praga por querer dar seminarios a disidentes. Lo otro puede ser cualquier cosa ajena a nosotros, como la muerte que se nos cruza por casualidad o por último, el otro puede ser Dios.

Por tanto, el otro también puede ser malo. Derrida cree firmemente que el mal es tan necesario como el bien. Es a partir de este pensamiento desde el cual desarrolla su mesianismo. Adopta una posición trágica respecto a lo que puede venir en el futuro pero dice que hemos de tener esperanza de la llegada de lo bueno, de la justicia, de Dios.

No podemos dar cabida al Otro, no podemos usarlo, no está a nuestra disposición para programar o mandar o integrarse en un conjunto de leyes o una política, o para ser usado con una finalidad de izquierdas. Se debe esperar que el Otro venga como justicia y si queremos tener posibilidades de negociar con el Otro, debemos hacerlo con la justicia como guía. 
Porque el Otro, o Dios, no da la ley sino que solo da un sentido de la justicia. Somos nosotros, o aquellos a quienes se les confían el poder, los que hacemos las leyes y las leyes deben ser enmarcadas responsablemente según la justicia que se sitúa más allá de ellas.

Como resumen, decir que a pesar de tener una visión pesimista del futuro, cree que mediante la lucidez podemos entender el concepto de justicia que todos tenemos dentro de nosotros y que por ello, tenemos una responsabilidad para hacerlo. Me gustaría añadir a título personal que aunque a muchos de vosotros su concepto de Dios os pueda parecer “anticuado”, la realidad es que todos nacemos con una cierta idea de la justicia y de Dios; y que por tanto, no deberíamos caer en la trampa de juzgar esta idea simplemente basándonos en “prejuicios y modas” de nuestra época.

Democracia y filosofía

Según Derrida, la filosofía no debería tener ningún tipo de límite. Debería poder ser ejercida por todo tipo de personas y ser autónoma respecto a la religión y la ciencia, aunque puedan influenciarla desde fuera. Para Derrida La filosofía es indisociable de la democracia, una “democracia por venir”. El derecho a cuestionar, es necesario para la existencia de una auténtica democracia.

Es por esto que desde el principio abrazó la democracia aunque al igual que muchos otros intelectuales de la época, lamentaría la pérdida de prestigio de la filosofía que la democracia comporta, porque la democracia está regida por la masa y no por una élite intelectual, como asumía el modelo de la revolución rusa.

Es interesante la sutil crítica que hace de la democracia. En otros inscritos también defiende que el papel de la filosofía en “la democracia por venir” debe ser el de vigilar y aportar a la sociedad. De este extracto se puede entender que según Derrida, la calidad de la democracia depende del nivel intelectual de la masa, una idea que es bastante obvia, y a la vez increíblemente potente.

En mi opinión, en la línea de Derrida, pienso que por supuesto que para crear una democracia sólida, hay que formar a las juventudes en la ciencia, de manera que la masa sea menos propensa a ser engañada por “hechos objetivos”; pero también en las mal llamadas “ciencias humanas” y concretamente en filosofía, pues suministra a los hombres el poder de pensar, razonar y discutir lo que nos es dicho. Quizás algún día la ciencia lo explique todo, pero hemos de admitir que todavía queda mucho para ello. Y que a falta de respuestas cruciales para nuestra existencia, las hemos de buscar recurriendo a métodos de carácter introspectivo. Inexorablemente.

Respecto a los imperativos económicos de decisión en las sociedades capitalistas-liberales Derrida dice:

Para mí, no es cuestión de oponerse indiscriminadamente a todos esos imperativos. Pero cuanto más se imponen esos imperativos- y a veces por las mejores razones del mundo y quizás con vistas a aplicaciones sin las que el desarrollo de la historia no podría tener posibilidad alguna en el mundo-, más urgente, irreductible, se convierte el derecho a la filosofía, así como el recurso a la filosofía precisamente para pensar y discernir, evaluar y criticar las filosofías. 
En esencia, la filosofía hoy corre el peligro de ser completamente olvidada. La filosofía actual recibe recursos limitados, puesto que el capital invierte solo en lo que le reporta un retorno. La filosofía es esencial para conseguir una unión universal de la raza humana, como democracia.

Derrida, si bien discute también sobre metafísica, muchos de sus pensamientos y opiniones sobre la Francia de su época, son bastantes pragmáticos. Admite que hoy en día lo mejor que tenemos es el capitalismo pero acentúa que cuantas más decisiones se toman unilateralmente “por el bien del mundo”, más importancia debe tener la filosofía en la democracia para poder rebatirlas con las misma fuerza.

El futuro

Derrida considera que la posibilidad de un futuro más justo radica en Europa, que, a diferencia de cualquier otra parte del globo, de cualquier otra cultura, por acción y revolución efectiva, ha transformado con éxito una sociedad y una legislación civil desde sus raíces en la religión, convirtiendo el dogma del cristianismo en una democracia que funciona, de manera que realmente no quedan vestigios de pura religión o de fe irracional, puesto que han sido transformados orgánicamente y desde dentro; con todo, el imperativo moral y el sentido de la fe y de la búsqueda todavía se mantienen. En el futuro esta lucha podría comportar la posibilidad de un desarrollo ulterior hacia lo auténticamente redentor, esto es, la fundación de un esquema internacional de ley y orden, similar a grandes rasgos a las Naciones Unidas pero sin los problemas que inundan este organismo, en concreto el hecho de basarse e los miembros más fuertes para apoyar y llevar a cabo sus planes. Por lo que dice Derrida, las condiciones para el nacimiento de tal versión fortalecida de las Naciones Unidas u organismo internacional parecen ser las siguientes: dicha transformación vendrá de Europa, pero tiene que hacerlo una Europa que ya no necesita o desea seguir a América y, puesto que América es un bloque militar, tal independencia tiene que implicar la independencia militar respecto a los Estados unidos. 
En el presente, nueva York y América representan el centro del mundo y sin ese centro no habría mundo como lo conocemos porque lo conocemos por medio de los sistemas de capital y de información que fluyen desde nueva york. Más aún, el mundo, los países de Europa y del resto del mundo, simplemente necesitan un centro neurálgico. El problema es que solo una Europa más poderosa militarmente y más unida políticamente podría acabar con ese servilismo. Una vez conseguido esto, se podría acometer la transformación del mundo en un espacio cosmopolita desde dentro de las tradiciones de Europa. Esto podría llevar a la igualación de poder entre estados y a su posible disolución.

Para mí, según va desarrollando Derrida su filosofía, se va deslumbrando una contradicción evidente en su pensamiento. Copiado literalmente de un párrafo anterior, él dice que la filosofía debe “ser autónoma respecto a la religión y la ciencia, aunque puedan influenciarla desde fuera”. Influenciar desde fuera quiere decir que si se hacen grandes descubrimientos, como por ejemplo que la Tierra no es plana, la filosofía no debe seguir discutiendo si la Tierra es plana o no. No obstante, se intuye con claridad que la religión, a él le influye desde dentro, malformando en cierta medida sus pensamientos.

Del mismo modo, en este mismo apartado Derrida considera que “la posibilidad de un futuro más justo radica en Europa”. Para empezar, aunque Europa ha hecho indiscutibles progresos sociales, un análisis más profundo seguramente determinaría que muchos de estos avances esconden unas raíces podridas y que inevitablemente envenenan y corrompen la superficie de nuestra sociedad. Uno de los motivos del fracaso moderno en cuanto a búsqueda de un “bienestar social” es la ingente cantidad de doble moral que existe en el mundo.

Desde mi punto de vista la posibilidad de un futuro más justo radica en un pensamiento sin raíces, fruto de una profunda introspección que haga salir a la luz, lo que realmente necesita el ser humano para ser feliz. Debemos mudar la piel, desechar todo lo que está muerto (o nunca ha estado vivo), y quedarnos con lo que realmente nos es natural a nuestras existencias. Una sociedad basada en la amistad, en el amor, en la paz interior, en el conocimiento de uno mismo. En lo que nos hace más seres humanos y menos animales.

El desierto de lo real

Los seres humanos necesitamos de leer los periódicos u otros medios de comunicación para saber que sucede en el mundo, pero al mismo tiempo, esto acarrea que partamos de una versión prefabricada de la realidad. La actualidad es hoy tan masiva que uno nunca podría, ni en un sentido ingenuo, estar en contacto propiamente con ella.

Los medios de comunicación han llenado Occidente de simulacros, de actos de ficción que poco se corresponden con la realidad. Los medios de comunicación habían dejado de informar de hechos objetivos y han empezado a reflejar sus puntos de vista (a menudo los puntos de vista del periódico) en el propio artículo, modificando la realidad percibida por nosotros. El mundo que percibimos, el mundo que pensamos, el mundo que sentimos no es el real, solo vemos la superficie, la simulación. Y a día de hoy, somos adictos a esta simulación. Adictos a los conceptos y sentimientos que evocan en nuestra mente las grandes multinacionales.

No interpretamos, existe une preinterpretación ficticia, histórica, impuesta sobre la que nos movemos. Los nazis, durante la primera mitad del siglo XX, cayeron en el error de no decodificarla y les llevo a perder el sentido de la justicia y la realidad. Derrida dice que es posible que esa versión estética del “hoy” como un momento de gran período de la historia, basado en una imagen del pasado o un estado perfecto de occidente producido, construido, ideológicamente, pudiera eliminar todos los escrúpulos, suprimir lo real, y producir un equivalente de la Shoah, o guerra desastrosa en la que los sueños hacen que los agresores se crean destinados a ganar y en los que la realidad vuelve, en todo caso, sólo como completa catástrofe.

Lo que hace más difícil pensar en el tiempo presente, moderno, es que el tiempo-mundial-comunicativo, periodístico, es demasiado rápido, demasiado rápido para pensar y, por tanto, el pensamiento es marginado del especio del discurso. Aunque podría dar cuenta de lo real, tiene grandes dificultades para intervenir en una cultura de simulación. Es cuestión de captar lo que es realmente noumenal, en oposición a lo fenomenológico, la auténtica experiencia y acontecimiento, en oposición a la simulación, y pensar requiere su propia velocidad.

Debido a esta circunstancia, Derrida expone que el pensamiento no se puede apresurar, no somos capaces de discernir bien la realidad de la ficción y por tanto, es necesario frenar la toma de decisiones política. Una decisión precipitada jamás llegará a la singularidad de lo que realmente pasa, el “acontecimiento” que subyace a la simulación, y por ello, no se puede decidir adecuadamente.

Derrida prefiere un crecimiento más lento, una precaución meditativa mayor, no tomar la verdad por “Verdad” y no tomar la realidad por “Real”.

Espectros de Marx

Este capítulo trata un tema muy interesante y Derrida lo finaliza también con una conclusión ideal. La obra de Derrida está condicionada por lo otro, que lo lleva a pensar en el futuro. Sin embargo, también se fija en el pasado, ya que el pasado siempre vuelve como un fantasma.

Lo importante para Derrida es evitar la llegada de lo malo desde el futuro y con esta intención, piensa sobre la espectrología de Europa y de su Francia, pues ve como problemas del pasado están resurgiendo. Problemas como la inmigración, en la que vuelven los espectros del pasado, como los del antisemitismo y el odio a otras razas por parte de las naciones cristianas, factores inducidos por el miedo que vuelven como fantasmas.

Sin embargo, como hemos visto anteriormente, aunque su visión del futuro sea un tanto pesimista, siempre cree que tenemos oportunidad para luchar contra él, repudiarlo o mejorarlo. En este caso cree que es posible escoger que aceptamos y rechazamos de una época, y no debemos hacerlo por conservadurismo o nacionalismo, sino teniendo en cuenta la naturaleza imprevista del futuro y sabiendo que si no somos cuidadosos, las fantasmas de épocas pasadas volverán para atormentarnos.

Ante este punto Derrida se pregunta ¿Cómo se puede evitar la llegada de lo peor si no es, como suele pasar, recurriendo al conservadurismo? La respuesta es sencilla para Derrida. En vez de tomar una actitud pasiva frente a las corrientes de opinión del momento, en vez de heredarlas sin más, hemos de decidir que aceptar y que rechazar de una época. Debemos tener la valentía y la responsabilidad de hacerlo. Puesto que el futuro es incierto y cambiante, “la democracia que ha de venir” también debe serlo, renovando constantemente la promesa de democracia y de justicia, de manera que seamos flexibles según los acontecimientos.

Derrida habla de fantasmas y espectros del pasado y lo hace con la idea de que nuestras mentes miran continuamente al pasado para recibir ayuda e inevitablemente, la reacción de las sociedades a los fantasmas del pasado, es el miedo y el totalitarismo en política. Dice que las revoluciones en Europa eran perseguidas por fantasmas del pasado pues cada revolución hereda su fantasma y este pasado, a menudo sangriento, se une a él. De esta manera, la forma en la que se ha llevado la revolución, se convierte en fantasmal al ser una mera imitación del pasado y se olvida del contenido o sentido de la justicia que debería haber guiado la revolución. Cada hecho trágico o liberador está rodeado de fantasmas.

Para contrarrestar esto, Marx propuso la idea de que la buena revolución del futuro no sería anacrónica y rodeada de fantasmas, sino pura y presente a sí misma y por ello debería tener éxito. De igual modo, Marx intenta limpiar el espíritu de sus fantasmas criticando el pensamiento del pasado, o pensamiento actual, porque le parecía que cada acontecimiento, cada revolución se reflejaba y se quedaba adherida a un pasado que la hacía más un pensamiento que un acto, más memoria que acontecimiento. De algún modo, se presiente que el desierto de lo real está inculcado desde los cimientos de cada estructura de la sociedad y que existe a niveles todavía más profundos de los que podemos imaginar.

Derrida, dice que Marx aunque inconscientemente, sabía que su propia teoría es un sistema fantasmal y nunca será real; siempre perseguirá al mundo como un fantasma, como su conciencia.

Incumplimiento del derecho a la justicia - racismo

Derrida odia que lo estados puedan ser no hospitalarios, que pueda ser un delito ser hospitalario. Hay auténtico odio y pasión en su uso de los términos y el lenguaje aplicado a aquellos que dominan la política. “incompetencia desesperada”, demagogia, xenofobia, la administración es “triste, deprimida, deprimente desesperada desesperante”. Para derrida, a los “sin papeles” se les ha privado de dignidad humana, el derecho a ser considerados personas. Su trato es debido a los esfuerzos del gobierno por ganas las elecciones contraponiéndose a los partidos de derecha que se fortalecen entonces aprovechándose de las políticas gubernamentales. Los inmigrantes en cuestión, como señala Derrida, son usados y siempre han sido usados por los gobiernos como excusa, lo que se muestra en el hecho de que los países ricos “neoliberales” han permitido la inmigración mientras había necesidad económica de ella, para negarla cuando se tienen que ganar elecciones. La concepción fundamental de los “sin papeles” como personas, lo que implica derechos, les es, por lo tanto, negada desde el principio; en lo que Derrida denomina nuevo racismo.

Se puede oler como el postmodernismo aflora en Derrida. La globalización, muy a pesar de los que mueven el mundo, también ha desatado el florecimiento de millares de relatos que habían sido marginados, igual de importantes que el nuestro. La idea impulsa con fuerza el pensamiento de que toda hegemonía se puede desafiar, al no existir “un relato único verdadero”. Además insiste en la vigilancia y continua crítica de la nueva sociedad porque la aparente homogeneización solo oculta nuevas desigualdades.

Sobre el perdón entre naciones

Le plantearon a Derrida una cuestión sobre el fenómeno de los estados que se reconciliaban con otros. Los actos de perdón y arrepentismo hoy en día, pidiendo perdón, admitiendo la culpa, tiene como objetivo buscar la reconciliación. Los jefes de estado hoy se muestran como actores y políticos: piden perdón, admiten su culpa, asumen responsabilidades y lo hacen en la medida que es un papel central de su función, un dramático ritual o ceremonia de estado, y lo hace casi contentos, incluso con los sentimientos apropiados. 
Estaba molesto por este ritual falso, banal, de semiperdon por la culpa a causa de crímenes del pasado por los estados-nación y la declaración de estos con el fin de obtener beneficios económicos que repercutan en el estado, puesto que la culpa y el perdón no son auténticos y no llevarán al respeto real. Es perdón con un objetivo en mente, un perdón limitado. 
La idea de la realidad de la globalización y de la latinización del globo coincide con lo que ha llegado a ser la visión del mundo para Derrida, un mundo de cosmopoitismo no cumplido, de globalización mediatica, del renacimiento de las religiones y de obstrucción del estado real de las cosas por parte de los medios de comunicación, un mundo que promociona valores cristianos. Ello no quiere decir que el mundo cristiano sea malo en todos los aspectos, solo es que no es suficientemente religioso o cristiano.

La muerte

Sin duda, una texto precioso que si bien se esconde tras rebuscadas frases, da cuenta de una filosofía de vida activa, libre, que busque el conocimiento del mundo y de nosotros vivos mediante un incesante encuentro con el otro y lo otro. Donde la muerte no se tema, sino que en cierto modo se busque para poder afrontar mejor la vida. Al fin y al cabo, cada vez que nos despedimos de una persona o de una ciudad, está muriendo para nosotros, y con ello, nosotros mismos.

Teorizó o soñó la muerte/vida, que significa que la vida y la muerte son uno, de manera que la muerte no es terrible y la vida no es poseída y celosamente reservada por un instinto temeroso. 
Encontró la muerte en formas reducidas dondequiera que fuera, en cualquier lugar, como una prefiguración del final último y como el residuo de un regalo de tiempo, un regalo con medio limitados porque, de hecho, la muerte no es absoluta, sino dispersa aquí y allá. 
Llegar del aislamiento a un lugar extraño, encontrar hospitalidad, es encontrar una bienvenida de la otra persona, vacía y no familiar pero satisfactoria; en un lugar desconocido se encuentra el hogar. 
La soledad del filósofo, de la consciencia subjetiva, tiene que ver, como un estado de ánimo, con el melancólico darle vueltas a la muerte, que es una posibilidad real y parece convertirse en real porque promete serlo pero aquí, y ahora, donde puede ser “vivido”. 
Lo que importa no es la vida en si misma ni la muerte en si misma, ni una buena vida o una buena muerte (puesto que estas son imposibles) sino una muerte/vida o sobrevivir.
Consulte el

martes, 8 de julio de 2014

El orgullo


Ojo cubierto con pluma

Como en toda civilización, la occidental se rige por una serie de valores que la distinguen de otras. Estos valores en su mayor medida son heredados de las precedentes y tan solo unos pocos son fruto del caldo de cultivo que ha generado la nueva civilización. Hoy hablaré del orgullo, sentimiento que escenifica la egocéntrica doble moral occidental.

Desde pequeño se nos enseña que tener orgullo es perjudicial. Algo que solo nos puede llevar por el camino de la amargura. Por ejemplo, no hay que tener orgullo cuando se pierde en una competición o cuando en una discusión se establece que no tenías la razón. En muchos casos, está relacionado con el saber perder cuando no se gana. Sin embargo, como siempre que aprendemos algo sin meditarlo previamente, entra en contradicción con otras enseñanzas. Y es que… ¿El tener orgullo cuando se pierde y el estar orgulloso de ti mismo cuando se gana, no son acaso el mismo sentimiento? No obstante, nadie nos ha dicho que estar orgulloso de ti mismo sea malo.

La siguiente pregunta no se antoja fácil. ¿Es malo estar orgulloso de uno mismo? Desde mi punto de vista, no se trata de un sentimiento especialmente maligno pero de alguna manera evoca matices egocéntricos que nada ayudan a nuestro desarrollo como persona.

Por una parte, aunque en teoría estar orgulloso de uno mismo y ser orgulloso no son los mismos conceptos, están bastante ligados el uno al otro y en la práctica son bastante difíciles de diferenciar a la hora de “elegir” como sentirnos tras un acontecimiento. Por otra parte, en casi la totalidad de las ocasiones nos sentimos orgullosos por sucesos donde el azar ha tenido mucho que ver en nuestro éxito, lo cual pone en cuestión si verdaderamente deberíamos estar tan satisfechos. Ver entrada Probabilidades. Pongamos un ejemplo muy sencillo pero adaptable a cualquier situación.

Los alumnos tienden a sentirse orgullosos después de cumplir un objetivo después del examen. Si el objetivo era aprobar, al obtener un 5 o un 6 pueden sentirse orgullosos de sí mismos y sin embargo, razonándolo, realmente puede no tener mucho sentido porque en un examen te han podido caer 3 preguntas de las 10 que podían haber salido. Es decir, es posible que te hayan tocado preguntas que sabias mucho mejor que otras, por puro azar. También pueden haber intervenido más hechos. Como que el profesor haya decidido poner un test más sencillo este año o que no quiera perder tiempo de sus tan ansiadas vacaciones en corregir rigurosamente los exámenes. ¿Es lógico sentirse orgulloso de éxitos donde no está clara la relación entre tu acción y el suceso resultante? No, y aun así a menudo caemos en la trampa. Estamos tan inmersos en la cultura del éxito y del fracaso que ni siquiera consideramos estadios intermedios a la hora de analizar un suceso.

Os estaréis preguntando… ¿Si no debo sentirme orgulloso, como tendría que sentirme? No tengo una única respuesta. Cada persona es un mundo y no pretendo hacer un dogma; simplemente haceros pensar. Como ejemplo personal, yo no logro sentirme orgulloso por haber finalizado una carrera universitaria, sencillamente tengo la capacidad. Ni siquiera puedo sentirme orgulloso del esfuerzo hecho, pues incluso la capacidad de esfuerzo en un tanto por ciento, es una característica dada.

Consulte el

jueves, 12 de junio de 2014

El fútbol y el Sálvame

Pelota de futbol

Tendemos a pensar que nosotros lo hacemos todo bien y que son los demás los que se equivocan continuamente, los que hacen o dicen cosas que carecen de lógica. En este sentido, son los hombres y chicos de casa quienes rebosantes de repulsión y sintiéndose superiores habitúan a decir a sus mujeres, madres o hermanas que dejen de ver el Sálvame, que eso las atonta; para inmediatamente después coger el mando y poner... ¿El fútbol?

¿De verdad crees que la prensa rosa es más dañina que el fútbol? Comentándolos fugazmente decir que si ambos son temas de gran calado (y de muchísimo dinero) en nuestra sociedad es porque de nuevo, atacan a lo más profundo de nuestro ser. ¡Nuestros instintos!
La Humanidad lleva unos cuantos milenios de civilización, de progreso científico y tecnológico y de avances innegables en la convivencia social. Sin embargo, el ser humano sigue siendo rehén de los instintos primitivos que habitan su alma coexistiendo con los valores que conforman el súper yo.

En primer lugar, no es difícil darse cuenta de que el cotilleo es natural al ser humano, vayamos donde vayamos estará presente. Como en todo, hay personas que se pueden contener más y personas que se dejan llevar por sus necesidades. Y como casi todo lo que es natural al ser humano, lo es porque en el pasado nos ha ayudado a sobrevivir.
Tanto si es positivo o destructivo, el cotilleo es funcional. Nos permite vivir en grupos muy grandes consiguiendo información sobre personas claves aunque no hayamos tenido una experiencia directa con ellos, de alguna manera nos permite “valorar” a personas con las que nunca hemos cruzado una palabra.

Por otro lugar, el fútbol es descendiente del circo romano y se utiliza para sacar afuera toda esa violencia que innatamente tenemos dentro. Si bien se trata de un espectáculo más refinado que el del antiguo anfiteatro, lo que proporciona y hace sentir al espectador son sensaciones similares. No hace falta ser muy observador para darse cuenta de que cada vez que se juega un partido, son 30000 personas desinhibidas las que reúnen en el campo dispuestas a dejarse la vida y los insultos más creativos para satisfacer instintos primarios.

Sin embargo, como nos habremos dado cuenta, al fútbol además de las características citadas hay que añadirles unas extras. No solo nos sirve para sacar la violencia, sino para satisfacer el esquema de creencias que todos necesitamos. A todos se nos hace la boca grande cuando decimos “yo no creo en tonterías y mentiras, ¡Soy ateo!”. Lo cierto es que todos tenemos que creer en algo por naturaleza y movernos en base a unas premisas. Y en mi opinión, me parece bastante más humano y evolucionado adorar a Jesucristo que a Messi, Cristiano Ronaldo o Diego Costa.
Las personas necesitan creer en algo y el fútbol les permite soñar con una gloria ficticia. Ven a los jugadores como héroes, que hacen realidad sus sueños y les brindan gestas. Piensan que sus cánticos dan alas a sus ídolos para lograr una hazaña memorable por la que serán recordados. Ahí entran en juego los sentimientos. El fútbol es como tal una pasión y religión. Es capaz de concentrar a 60.000 personas en un estadio y a varios millones frente al televisor. Todos vibran de emoción a la vez y endiosan a los jugadores, es una especie de culto religioso. 

La comparación entre el Sálvame y el fútbol es justa y si se quiere llamar a una de ellas absurda, la otra debería ser catalogada de la misma manera. La admiración del fútbol televisivo es un sin sentido, ya no solo porque no obtenemos beneficio alguno de ello, sino también porque los partidos de 90 minutos son solo cortinas de humo con intenciones y objetivos que no somos capaces de imaginar.
Es una industria dirigida por empresarios que buscan beneficios económicos. Un ejemplo sería la presentación de los Mundiales de Fútbol como algo grandioso, la unión amistosa en igualdad y armonía de las naciones en una confrontación no bélica. Detrás se esconden los intereses de diversas empresas que lo monopolizan. Se genera una cultura deportiva industrial, que se renueva continuamente. La filosofía del deporte y los valores éticos de la competición amistosa se sustituyen por clichés y merchandising. 

Lo cierto es que en nuestro cuerpo albergamos instintos de nuestro yo más animal e irracional. Está claro que no podemos cambiar nuestro esquema de creencias de la noche a la mañana, pero sería muy sano hacer un ejercicio de reflexión y consciencia para determinar qué nivel de vida queremos para nuestras existencias, sin entrar en lo potencialmente bueno o malo que tenga cada afición.
¿Quién tiene la culpa de todo esto? Los dueños de los medios y la gente. Pues si se educara en valores diferentes a la importancia del partido del domingo, habría una opinión pública informada y cualificada ante la situación socio-política y económica tanto nacional como internacionalmente. Por tanto en el fútbol se cumple la teoría de la agenda setting, los medios son tan poderosos que fijan los temas a debatir. Además las opiniones contrarias a esto al ser minoría son silenciadas por la masa, por ello también se puede hablar de espiral del silencio en torno al fútbol. La gente debería tener conciencia de la situación, preocuparse por saber la verdad y tratar de informarse, decidir los temas que le interesan por sí misma y dejar de ser masa.

No pretendo educar ni dar lecciones de moralidad. No soy quien para hacerlo. Pero soy un convencido de que elijamos las elecciones que elijamos, debemos hacerlo conscientemente ya que es la base para una vida real y digna. Respecto al otro tema, no me cabe duda de que se trata de una herencia machista el pensar que ver fútbol es más inteligente que ver el Sálvame. Los dos hobbies tienen igual de sentido o de carencia de sentido.

Consulte el

miércoles, 21 de mayo de 2014

El suicidio

Suicidio con cuerda

Siempre es interesante ser espectador cuando dos o más personas discuten sobre temas tabú. La conversación adquiere un tono distinto, in crescendo. Por unos minutos desconectan el piloto automático y dialogan de ser humano a ser humano.

El suicidio es uno de tantos temas que por alguna razón íntimamente relacionada con las particularidades del género humano, se trata con demasiada poca asiduidad y una de sus consecuencias es una innecesaria tensión cuando expresamos nuestra opinión al respecto. Mi objetivo con esta entrada es el de siempre. Hacer pensar al lector, inquietarlo, despertarlo del letargo.

En primer lugar, pienso que es normal que la gente se altere ante tal concepto. El suicidio está intrínsecamente relacionado con otros como el libre albedrio, Dios, la muerte, etc. Son ese tipo de conceptos sobre los cuales la gente no piensa porque consideran que es de gente aburrida y de filósofos hacerlo. Sin embargo, en sus mentes dichos conceptos se mezclan todos y cuando sale el tema del suicidio, no tienen ni pajolera idea de qué leches pensar y expresar. Ante la falta de un razonamiento previo, la gente se guía ya no solo por sentimientos (miedo a lo que viene después de la muerte), sino por instintos. Entre ellos, es el instinto de supervivencia el que nos golpea en la boca del estómago antes ni siquiera de poder razonar sobre este tema y nos deja sin respiración.

Una de mis principales obsesiones en esta vida es la libertad. No somos libres para elegir nuestra familia. No somos libres para elegir nuestros amigos. No somos libres para elegir en que época vivimos. No somos libres para elegir qué tipo de educación recibiremos. No somos libres para elegir en qué país nacer. No somos libres para elegir tener dinero o no. No somos libres para elegir estar sanos. No somos libres para elegir que deporte o equipo de futbol apoyar. No somos libres de enamorarnos o no. No somos libres de elegir nuestro ADN. Y así hasta el infinito. Las dimensiones del espacio y del tiempo limitan tremendamente nuestras experiencias en la Tierra. Vivimos oprimidos en una camisa de fuerza.

Sin embargo, si hay algo sobre la que tenemos poder de decisión en la vida. Quizás no tengamos libertad para elegir vivir, pero si para elegir morir. Y una vez llegados a este punto de la entrada, estaréis sintiendo una marea de sentimientos y pensamientos que se agolpan en vuestro corazón y hacen cola para dominar vuestra reacción a mis palabras.

El suicidio no es optar por seguir luchando contra lo jodida que es la vida o rendirse ante ella. No os engañéis, vosotros no sois “fuertes” por haber elegido luchar contra las adversidades, ¡Estáis programados para hacerlo! El razonamiento anterior no es más que un disfraz que usa el instinto de supervivencia para alentarnos a vivir. La vida no es una guerra. La clave del concepto de suicidio no está en la decisión que posteriormente se tome, sino en tener la elección de hacerlo. Estamos hablando de dignidad. Un ser humano no tiene por qué arrodillarse ante el mundo que le es impuesto.

Si un ser humano nace en una cárcel, es malcriado en una cárcel y se hace adulto en una cárcel consciente de la vida que está viviendo ¿Consideráis que ese ser humano no debe tener la opción moral de querer suicidarse? Pues la vida fuera de esta cárcel, puede ser cincuenta veces más puñetera para muchísimas personas. Y me estoy refiriendo tanto al maltrato físico (niños soldado en África, tráfico de blancas en el este de Europa, explotación laboral en el sureste Asiático…) como al maltrato psicológico que algunas sociedades tienen sobre sus gentes.

Se idolatra a los mártires que dan su vida por su patria. Se acepta y ayuda a la gente que tras quedarse paraplegicos en la cama, solicita la eutanasia. Y nos repugna la idea del suicidio. ¿Sabéis por qué es? Porque empatizamos con esos mártires debido a que el ser humano tiene como instinto el congregarnos en clanes y defenderlos. Empatizamos con la gente que esta postrada en la cama sin nada que hacer porque tememos que nos pase a nosotros. Y en cambio, el concepto de existir dignamente es algo que nos queda muy lejos para la mayoría de nosotros.

La vida es algo maravilloso que está en cada átomo del universo y células de todo ser. Pero la vida no es solo el ser humano. El ser humano es simplemente un organismo que ha evolucionado a través del tiempo y forma en la que a nuestra alma le ha tocado vivir. El ser humano es una máquina que esta por pulir y en la que a veces, algunas almas no se adaptan a vivir debido a sus múltiples imperfecciones. Cuando un ser humano se suicida, dicho ser humano no está insultando a la vida, él sabe que la vida es maravillosa pero también sabe que no puede disfrutarla.

Muchos estaréis malentendiendo mis palabras. No pretendo decir que una mujer que se ha suicidado por que ha sido esclavizada para prostituirse ha hecho bien. No ha hecho ni bien ni mal. Ha tomado una decisión que tenía sus pros y sus contras.

A los que pensáis que mi razonamiento puede ser razonable pero no os atrevéis a aceptarlo por miedo a las posibles consecuencias que este pensamiento pueda tener tanto en la sociedad como en vosotros mismos, decir que se puede ayudar a una persona con este tipo de problemas mucho mejor asumiendo “la racionabilidad” de la persona que está pensando en suicidarse, que no tomándolo como un loco y excluyéndolo de la sociedad.

El ocultar un problema ligado a nuestra raza porque no está bien visto en nuestra sociedad es tan absurdo como ocultar nuestras inclinaciones homosexuales porque la iglesia diga que es pecado. Rechazar alguna de las citadas actitudes sería dejar de lado una característica más de los seres humanos. Nunca debemos olvidar que cada ente hace y es lo que está escrito que haga y que sea en su ADN. Un cerdo jamás podrá bailar y un humano jamás podrá volar. Por lo tanto, si el ser humano tiene la elección de suicidarse es porque el suicidio es connatural al ser humano.

Encubrir un problema no hace más que empeorarlo. Y el problema no es que la gente se suicide, eso es natural. El problema está en porque prefieren suicidarse a seguir viviendo.

Consulte el

jueves, 15 de mayo de 2014

Sabiduría

Lampara en mano

Lo que antes para mí era una sensación. Poco más de un presentimiento. Una mera intuición. En mi mente ha finalizado convirtiéndose en cuchicheo entre neuronas y posteriormente en un secreto a voces.

¿A quiénes se les considera grandes mentes en la actualidad? A las personas que trabajan en grandes firmas y ganan mucho dinero debido a que se han especializado en algo concreto. Como en la gran mayoría de las ocasiones este hecho por sí solo no es dañino en absoluto pero, ¿Qué pasa cuando estas personas solo tienen conocimientos de la materia en la que trabaja? ¿Qué pasa cuando los que más dinero ganan no son los más aptos para encabezar la raza humana? ¿No estaríamos dando un incentivo para que dichas personas no se esfuercen en obtener sabiduría? ¿Qué pasa cuando se desecha al último escalón social a las personas que realmente tienen valores y conocimientos que aportar y enseñar a los demás? ¿Qué pasa cuando en el mundo la cantidad de sabios disminuye considerablemente?

Sinceramente no pienso que ningún ser humano pueda llevar una vida digna sin dedicar al menos parte de su existencia al conocimiento. ¿Qué es el conocimiento? El conocimiento es lo que se adquiere al tratar de conocer activamente sobre la vida. Coincido en que no todo el mundo tiene la oportunidad de detenerse a pensar sobre la vida pero este no es motivo para engañarnos sobre la naturaleza humana. El alma humana pide a gritos información para ir conformando su mente y en nuestras manos está que tipo de información suministrarle.

De manera natural estamos interrelacionados con los demás seres de nuestra especie. A veces, la sensación de desamparo, tristeza y vacío que nos golpea en el día a día sobre cómo estamos utilizando nuestras vidas, no solo es inducida por nuestras acciones y pensamientos, sino que la misma sociedad nos la contagia y en peor de los casos, la implanta en nuestras vidas. Según mi parecer y respondiendo a la última pregunta del primer parrafo, esto es consecuencia directa de lo que ocurre cuando la cantidad de sabios y de conocimiento real se reduce en una sociedad y por tanto, la sabiduría de la especie.

Filósofos y artistas. Racionamiento y emotividad. Dos características que nos hacen humanos. Dos ramas del árbol del conocimiento. Denigradas. Adjetivos que se utilizan en sentido peyorativo sin ningún tipo de pudor. Profesiones que han perdido su significado. Otro síntoma más de la pérdida de valores en nuestra civilización. Civilización que nos ha llevado a la sociedad de derecho y libertad donde vivimos y a la cual los que mandan están tendiendo una zancadilla con nuestro visto bueno.

Qué decir sobre filósofos y artistas. Es sano no seguir a un único filósofo, profesor, escritor o persona, sino empaparse sobre varias corrientes filosóficas; está bien que te guste la música, leer, o el cine pero está mejor interesarte sobre distintas artes para expandir tu mente más allá de lo inmediatamente continuo a ti. Que a tus círculos cercanos no les guste ir a museos, hacer viajes o hacer deporte… no significa que no halles en alguno de ellos la explosión de creatividad que necesitabas para volver a nacer.

Concluyendo. Echo en falta la figura de personas que al menos pongan en entredicho la filosofía imperante en la actualidad. Ni siquiera pido que los filósofos y poetas reinen el mundo. Simplemente que exista una teoría filosófica o una estilo de vida más o menos popular, que haga apreciar a la gente que se puede vivir de otro modo. Una filosofía de vida que tenga como base al ser humano y no a las grandes empresas. Una filosofía de vida de estilo renacentista. La sociedad debe tener como punto central al ser humano y en torno a él, hacer imperar el reino de la mente y la consciencia.

Para acabar un texto que justamente hoy ha caído en mis manos y que encaja razonablemente bien con la temática:
Platón definió al ser humano insistiendo en sus capacidades para lograr unos objetivos morales y despertarse de un sueño que sí bien le ofrecía una felicidad fácilmente alcanzable no era a su medida, es decir, no era conforme a su dignidad. El Hombre debía tener conciencia de la existencia de criterios morales inmutables y debía descubrirlos si quería entender el mundo y a sí mismo. No debía conformarse con la realidad en la que vivía y ni siquiera aprovecharse de ella, para buscar sus únicos fines egoístas, al detrimento de los demás. Podía lograr un fin mayor, con un estado máximo de felicidad, si pretendía ir más allá de una realidad mundanal ilusoria, recurriendo a sus facultades morales y comportándose de acuerdo con un ideal de Justicia.
Fuente: http://e-archivo.uc3m.es/bitstream/10016/3052/7/Tesis_Pele.pdf 


lunes, 7 de abril de 2014

Confianza y tranquilidad

Tranquilidad agua

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado.

Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida.

Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que los treinta mil de otro individuo.

La siguiente también nace del contrato social que firmas cuando eres parte integrante de un grupo. Al igual que ellos en el tuyo, tú también tienes mucha influencia en sus destinos, y de la energía positiva que impregnes al grupo de amigos, se verán beneficiados cada uno de ellos. Su felicidad está en gran parte en tus manos ¿De verdad no quieres verlos sonreír?

A continuación la decisión que debe marcar tu vida. Si decides emprender una relación sentimental, esta te debe aportar a la larga (al principio es normal que las sensaciones sean más volátiles) ya no solo tranquilidad, que es un requisito primario, sino confianza. Que te haga sentir que suceda lo que suceda, esa persona te hará sentir valioso y que no te juzgará a las primeras de cambio pues al fin y al cabo, todos nos equivocamos y fracasamos; y esto solo significa que hemos de volver a intentarlo.

Una pareja no es meramente una persona con la que te juntas debido a la necesidad natural de dejar descendencia y como consecuencia única de una emoción aleatoria como el enamoramiento. Tu pareja debe ser tu alma compañera de vida hasta que esta acabe y tú eres el máximo responsable de su felicidad. El vínculo que te une con ella va mucho más allá de lo terrenal y de esta unión, si se ha hecho sobre una base de verdadero amor y sincero altruismo, el producto resultante puede hacerte cien veces más fuerte de lo que eres por ti mismo. Una vez construido este gigante castillo de arena, su peso será tal que solo la total confianza existente entre vosotros, puede sostener dicha estructura.

Por último y para nada menos importante, la familia. Se trata de un grupo social excepcional. No la elegimos y sin embargo, su importancia durante toda la existencia es muy grande. En la juventud son quienes te proveen de toda la tranquilidad y confianza necesaria para crecer con una base sólida en una etapa en la que todo es nuevo, excitante y amenazante. Y después en mi opinión, eres tu quien debes devolverles esa tranquilidad de la infancia cuando van penetrando en ese nuevo mundo que es la vejez.

Como resumen, señalar que no se puede ser feliz sin estabilidad emocional y precisamente son la tranquilidad y la confianza dos de los sentimientos que te la reportan. Como todo en la vida, la estabilidad emocional también se ha de buscar activamente, y por supuesto, primero dar para después recibir.

martes, 11 de marzo de 2014

Condiciones de uso y privacidad en la redes sociales


Camara vigilancia

No ha sido una entrada fácil. He tenido que leer y releer las condiciones de uso y políticas de privacidad de los sitios web que analizo varias veces para analizar, contrastar y redactar de la manera mas simplista posible algunas conclusiones. Sin embargo, el esfuerzo vale la pena si sirve para concienciar un poquito más a los usuarios acerca de un uso responsable de internet, en un mundo en el que avanzamos a pasos agigantados hacia una era en la que lo virtual y lo real será difícil de distinguir.

Al ser internet relativamente nuevo tendemos a pensar en él como una herramienta más del hogar; como pueden ser una llave inglesa, un microondas o la televisión. No obstante, nos equivocamos. Poco a poco, seguramente aupado por los últimos escándalos donde han sido violados de forma continuada los derechos humanos de prácticamente todo el mundo civilizado, se vislumbra como el mundo virtual y el real se han ido aproximando; y en mi opinión nunca han estado separados. Tú yo real y tu cibernético no son diferentes y por esta razón es muy importante para todo tipo de personas conocer este nuevo mundo virtual que sin ningún género de duda, solo está en sus comienzos.

¿Acaso cuando vas a una agencia de viajes, no miras que es lo que te ofrece y lo más importante, que es lo que no te ofrece dicha agencia? ¿Acaso vas repartiendo fotos tuyas por la calle, de tus amigos y de tus familiares a completos desconocidos que bien podrían no estar en sus cabales? ¿Acaso dejas que un extraño te ponga un chip con GPS con la intención de seguir hasta el último de tus pasos? Intentaré haceros ver del modo más claro y cercano posible, a que estamos diciendo si cuando nos registramos y usamos Facebook, Twitter, Google o WhatsApp. No hagas en internet lo que no harías en la vida real.

Resumidamente, las condiciones de uso y la política de privacidad se descomponen principalmente en tres materias: las licencias que tú les vendes al registrarte, que datos obtienen de ti y como los utilizan.

Para dar comienzo al análisis, contaros que lo que les estamos vendiendo a dichas compañías al registrarnos, es una licencia. Por defecto, si no especificamos ninguna otra, todo el contenido que generamos tiene licencia copyright; y es por ello que nadie se puede ni valer de ello, ni por supuesto, usar nuestras creaciones en su beneficio sin nuestro consentimiento. De ahí que tengan que obtener de nosotros una licencia para adueñarse de todo el contenido que generamos y poder explotarlo. A continuación os muestro que licencias otorgamos cuando nos registramos en las mencionadas compañías.

Facebook Inc. - Licencia

Para el contenido protegido por derechos de propiedad intelectual, como fotografías y vídeos (en adelante, "contenido de PI”), nos concedes específicamente el siguiente permiso, de acuerdo con la configuración de la privacidad y las aplicaciones: nos concedes una licencia no exclusiva, transferible, con derechos de sublicencia, libre de derechos de autor, aplicable globalmente, para utilizar cualquier contenido de PI que publiques en Facebook o en conexión con Facebook (en adelante, "licencia de PI"). Esta licencia de PI finaliza cuando eliminas tu contenido de PI o tu cuenta, salvo si el contenido se ha compartido con terceros y estos no lo han eliminado.

Twitter Inc. - Licencia

You retain your rights to any Content you submit, post or display on or through the Services. By submitting, posting or displaying Content on or through the Services, you grant us a worldwide, non-exclusive, royalty-free license (with the right to sublicense) to use, copy, reproduce, process, adapt, modify, publish, transmit, display and distribute such Content in any and all media or distribution methods (now known or later developed).

We may modify or adapt your Content in order to transmit, display or distribute it over computer networks and in various media and/or make changes to your Content as are necessary to conform and adapt that Content to any requirements or limitations of any networks, devices, services or media.


WhatsApp Inc. - Licencia

However, by submitting the Status Submissions to WhatsApp, you hereby grant WhatsApp a worldwide, non-exclusive, royalty-free, sublicenseable and transferable license to use, reproduce, distribute, prepare derivative works of, display, and perform the Status Submissions in connection with the WhatsApp Service and WhatsApp's (and its successor's) business, including without limitation for promoting and redistributing part or all of the WhatsApp Service (and derivative works thereof) in any media formats and through any media channels.

Google Inc. - Licencia

Al subir contenido o al enviarlo por otros medios a nuestros Servicios, concedes a Google (y a sus colaboradores) una licencia mundial para usar, alojar, almacenar, reproducir, modificar, crear obras derivadas (por ejemplo, las que resulten de la traducción, la adaptación u otros cambios que realicemos para que tu contenido se adapte mejor a nuestros Servicios), comunicar, publicar, ejecutar o mostrar públicamente y distribuir dicho contenido. Google usará los derechos que le confiere esta licencia únicamente con el fin de proporcionar, promocionar y mejorar los Servicios y de desarrollar servicios nuevos. Esta licencia seguirá vigente incluso cuando dejes de usar nuestros Servicios (por ejemplo, en el caso de una ficha de empresa que hayas añadido a Google Maps).

Resumen sobre las licencias

Todas ellas son similares. El hecho más notable es que dos de las compañías no lo tienen ni siquiera traducido al español. Es una vergüenza que una empresa que obtiene muchísimos beneficios de moverse a nivel global no haya traducido ni siquiera las condiciones de uso y privacidad al segundo idioma más hablado de la Tierra. No me inspira confianza.

Que sea una licencia no exclusiva quiere decir que no nos estamos casando con alguna empresa en particular y que por tanto, podemos seguir difundiendo nuestra obra a través de otras plataformas. Son de ámbito mundial, transferibles y con derecho de sublicencia, es decir, pueden vender la licencia que tú le estas concediendo a cualquiera que lo deseen oportuno por el mundo entero. Por supuesto, en todas ellas también se guardan el derecho a usar, copiar, reproducir, procesar, adaptar, modificar, publicar, transmitir, mostrar y distribuir todo el contenido que generemos de manera gratuita.

Se puede apreciar como Facebook deja bien claro que ni borrándonos de dicha plataforma, desaparecerá el contenido creado, lo cual quiere decir que nuestras fotos estarán visibles en la red eternamente. ¡Sorpresa! ¿Alguien de vosotros no se lo esperaba? Más adelante profundizaré sobre este tema, y es que todo lo que haces en internet deja una huella permanente. Google dice algo similar aunque nos pone el ejemplo de su aplicación Maps para que no nos preocupemos en exceso. Y Twitter no menciona ni que sí, ni que no.

Bien, una vez visto que todas las licencias son prácticamente iguales, averigüemos que información obtienen de nosotros y como la usan. Esta parte la he sintetizado lo máximo posible. Me centraré en los puntos más relevantes.

Facebook Inc. – Que obtienen de nosotros

  • Información de suministramos al registrarnos
  • Información que decides compartir (tus actualizaciones de estado, las fotos que subes o los comentarios que haces en la historia de un amigo)
              - Mencionar brevemente que el compartir continuamente las fotos con todo el mundo nos convierte en marioneta de nuestro ego y nos hace preocuparnos tanto de nuestra imagen que acabamos por destruir la imagen que tenemos de nosotros mismos en nuestra mente. Además, sabed que una vez subidas, las fotos nunca dejarán de navegar por la red.

  • Información que otras personas comparten sobre ti
              - Muy peligroso, no importa si decides andar con pies de plomo subiendo pocas fotos o borrando las que tras un tiempo consideres que son deshonrosas, habrá otros que dejen tu pasado y derecho a la intimidad (que perdiste al registrarte en Facebook) en total evidencia.

  • Otra información que recibimos sobre ti (todo lo que haces dentro de Facebook, metadatos, todo tipo de datos sobre tu ordenador, tu coordenadas GPS)
              - Les das el derecho a poder seguirte (literalmente) hasta el fin de tus días. Si no le prestas atención a lo del GPS parece una nimiedad, y sin embargo, a mí es de las cosas que más me preocupa.

  • Información que decides hacer pública
  • Información que siempre es pública (Nombre, Fotos del perfil, fotos de portada, Sexo, Nombre de usuario e identificador de usuario.
          - ¿Y porque mi nombre tiene que ser público? ¿Dónde está mi derecho a la intimidad y a la privacidad? Eso sí, nos avisan de lo siguiente: “ayuda a tus amigos y familiares a encontrarte. Si no te gusta compartir tu nombre real, siempre puedes eliminar tu cuenta”. No me lo invento.

Twitter Inc. – Que obtienen de nosotros

Twitter es lo mismo al 98%, cambiando las particularidades de uno por las del otro. Por ejemplo, twitter no posee actualizaciones de estado, funciona mediante tweets.

WhatsApp Inc. – Que obtienen de nosotros

  • Información provista por el usuario (número de movil, nombre)
  • Informacion relativa al uso de WhatsApp (los cambios de estado)
  • Periódicamente accederá a tu libreta de direcciones solamente para localizar números de teléfono que usen WhatsApp y ponerles sus nombres en la aplicación.
Información que WhatssApp no colecta

No colecta nombres, emails, direcciones, u otro tipo de información de las libretas de direcciones de sus usuarios que non sean sus números de teléfono. Los mensajes enviados por WhatsApp no son copiados, guardados o archivados en sus servidores siempre y cuando no haya incidencias. Si la persona a la que mandas el mensaje no está online el mensaje se guarda en los servidores de WhatsApp hasta que pueda ser enviado. SI el mensaje no es enviado en 30 días, el mensaje se eliminara de los servidores perdiéndose.

Que información muestra WhatsApp de ti

Otros usuarios de WhatsApp aunque no los conozcas pueden ver tus status simplemente sabiendo tu número. En otras palabras, si un usuario tiene tu número de teléfono guardado en su móvil, podrán ver tus status a menos que elijas bloquear a dicho usuario. La información sobre tu última conexión está disponible para todo usuario que tenga tu número y que no hayas bloqueado y no podía ser menos, la foto de perfil.

No vendemos o compartimos tu información personal, como el número de teléfono, con otras compañías para objetivos de marketing sin tu consentimiento. Podemos compartir tu información personas con otras compañías si es razonablemente necesario para mejorar o mantener los servicios de WhatsApp. Podemos compartir información que no te identifique (como el uso de datos, tipos de plataforma que uses, numero de click en web) con otras compañías interesadas en entender las preferencias y usos de los usuarios.

crecimiento redes sociales

WhatsApp es la red social que más se utiliza en el mundo por mucha diferencia y en cuanto a lo que nos referimos, está lleno de luces y sombras. En principio, debido a su propia naturaleza, solo obtiene de nosotros el número de móvil, el nombre que damos al registrarnos y todos los status de los usuarios. El hecho de que no guarde los mensajes en su servidor, y el que no utilicen la información recolectada ni para marketing, ni para venderla son dos puntos muy a favor de esta aplicación.

Por otro lado, ¿Por qué leches tiene que mostrar a todo el mundo mi status, mi última conexión y la foto de perfil? ¿En qué gana WhatsApp haciendo eso? Desde luego a mí no me hace ninguna gracia que todo el mundo pueda ver mi status. ¿Por qué no puedo querer ocultarle a alguien que no tengo ni siquiera en mi libreta de direcciones tanto mi status como la foto que tengo de perfil? No tiene ningún sentido y desde luego, son cosas que dejan a uno con mal sabor de boca.

Para terminar con WhatsApp, afirmar que sin duda lo peor es su seguridad, lo cual esta ligado fuertemente a la privacidad. No cifra las conversaciones y esto en primer lugar, hace que sea un suicidio hablar por WhatsApp si estas conectado a una Wi-Fi pública (como la de los bares), es excesivamente fácil poder espiar tus conversaciones. Por otro lado, aun estando en una Wi-Fi privada, tampoco estás seguro, el hecho de que no se cifre nada hace que cualquier persona con conocimientos medios de informática, pueda acceder a tus conversaciones en tiempo real.

Google Inc. – Que obtienen de nosotros

Tampoco quiero extenderme aquí. Es lo mismo que Facebook y Twitter, con la rareza de que de Google un usuario puede llegar a usar muchísimas aplicaciones y servicios, por lo que la cantidad, y sobre todo la variedad de datos que puede obtener de nosotros es simplemente infinita… Google lo almacena y por tanto, lo sabe absolutamente todo de nosotros.

Consideraciones finales

El principal objetivo de esta entrada es hacer entender que nadie se ha muerto por leerse unas condiciones. Se tardan 3 minutos en hacerlo y al menos, después sabes perfectamente a qué atenerte cuando utilizas uno de estos espacios web. Conviene acostumbrarse a hacerlo para obtener control sobre nuestras vidas. Una vez leídas se puede elegir si inscribirnos o no a dicha web, pero al menos se tratará una decisión consciente.

Es necesario tener en cuenta que los datos que ahora son inofensivos, pueden volver en un futuro no muy lejano a hacernos la vida más difícil. Y es mejor no dejar para más tarde, el trabajar ese cambio de concepción mental sobre internet. En este caso, de lo que significa suscribirse y ser usuario activo en algunas plataformas.

Si os habéis fijado no me he parado a hablar específicamente sobre qué uso hacen de nuestro contenido en Facebook, Twitter y Google. No lo he hecho porque es muy simple. Por un lado dejan bien claro que se benefician de nuestra información para conseguir las máximas ganancias posibles mediante ingresos por publicidad y por la venta de tan ingente cantidad de información. Por otro lado, y como ya he dejado caer antes, “sin querer queriendo” dejan ese mundo de información eternamente divagando por los servidores de internet con la clara intención de usarla cuando sea necesario.

Aunque estas plataformas te prometan borrar tu contenido (que ni siquiera lo prometen) de sus servidores, estos permanecen de una u otra manera en la red. Cuando uno de estos grandes servidores recibe peticiones de borrado de contenido, lo que hace automáticamente es auto replicarse en otros servidores, de manera que si en un día lúcido, decidimos borrar toda o mucha de la información que hay en la red de nosotros, podríamos hacerla desaparecer de nuestra vista, pero no olvidéis que seguirá rondando por la red.

No hace falta mencionar que, una cosa es que de primeras las plataformas muestren o no muestren, o exploten o no exploten el contenido que generas; y otra que toda esa información no pueda ser obtenida por desconocidos y empleada en su beneficio y seguramente en tu contra. Hackers hay y habrá siempre, y agencias “legales” interesadas en vulnerar tus derechos también. Agencias que inexorablemente irán adquiriendo más protagonismo según se sucedan los años. Citando a la Mayor Kusanagi en la película Ghost in the Shell: “La red es vasta e infinita”. No hemos de olvidar nunca que estamos nadando en aguas que desconocemos.

Por último, otro dato más para la reflexión. La mayoría de ellas expresan en sus condiciones de uso que no informarán sobre cambios en las mismas o en su política de privacidad. Sinceramente, es de locos que nos intenten ocultar en nuestras narices lo que piensan hacer con nosotros y nuestros derechos.

https://www.facebook.com/legal/terms
https://www.facebook.com/about/privacy
https://twitter.com/tos
https://twitter.com/privacy
http://www.whatsapp.com/legal/
https://www.google.es/intl/es/policies/terms/regional.html
https://www.google.es/intl/es/policies/privacy/