viernes, 22 de noviembre de 2013

Bajo la lluvia

Me gusta pasear bajo la lluvia porque llena las calles de vida al vaciarla de muertos vivientes. Muertos vivientes que buscan el sol como Zombis carne humana. Muertos vivientes que necesitan del sol para conservar un buen estado de ánimo, como los robots precisan de batería para sobrevivir.

Me gusta la lluvia porque enciende la consciencia de quienes sabemos que no sabemos nada. De quienes somos conscientes de que cada uno de nosotros somos un gran milagro que jamás se volverá a repetir. De quienes en ocasiones, nos sentimos absolutamente abrumados al reconocernos como animales, apenas evolucionados y fracasados en su búsqueda de la felicidad.

Me gusta la lluvia porque resucita al que está muerto y mata al que cree estar vivo sin estarlo. Porque te permite danzar con la consciencia universal al desembarazarte de tu ego. Porque desempolva tu alma y arruina las cuerdas que te convierten en marioneta de la imperfecta naturaleza humana. Porque limpia tu mente de estúpidos pensamiento terrenales.

Me gusta la lluvia porque te demuestra que detrás de la realidad fundada por el ser humano, no hay una base sólida que ayude a mantenerla. Porque te demuestra la no-importancia de lo que creemos importante y nos recuerda a través del enfurecido viento, quienes somos y que no estamos buscando cada uno de nosotros.

3 comentarios:

  1. La lluvia nos renueva...Me gusta la lluvia y me gusta tu entrada Alejo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ...Porque desempolva tu alma y arruina las cuerdas que te convierten en marioneta de la imperfecta naturaleza humana. Porque limpia tu mente de estúpidos pensamiento terrenales. Me gusta la lluvia porque te demuestra que detrás de la realidad fundada por el ser humano, no hay una base sólida que ayude a mantenerla. Porque te demuestra la no-importancia de lo que creemos importante y nos recuerda a través del enfurecido viento, quienes somos y que no estamos buscando cada uno de nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la lluvía...a mí también.

    ResponderEliminar