Ir al contenido principal

La gran obra maestra

Cortina obra de teatro

Acto 1: El ciclo sin fin

Todo camino tiene final aunque solo se trate del comienzo de otro. De igual manera, todas las personas que desfilan por nuestras vidas acaban desapareciendo para que otras puedan ocupar su lugar. Esta serie de encuentros y desencuentros son innegociables e ineludiblemente modifican el devenir de nuestras vidas. A menudo hacen del día una noche eterna, haciéndonos recordar la mediocridad de nuestras existencias.

Tanto nos ilusiona como nos ennegrece, pero esta última característica pesa más que la primera. Con el pasar del tiempo, las despedidas acaban lentamente succionándonos toda gota de vida del cuerpo hasta convertir nuestras pretensiones de descubrir nuevos mundos, en ansia de morir súbitamente y sin sufrimiento.

Acto 2: Federica

Y entonces llega, sin importar lo que hicieras para rehuirlo. Desgraciadamente el hado ya lo había decidido. Su perfecta sonrisa, inocente personalidad, insinuante cuerpo, delirante sensualidad y exótico acento italiano se ciñen a tu alma en un tira y afloja en el que la cuerda química que os une, no tardará en dejar mostrar sus efectos secundarios.

Tu corazón se agranda y su sangre desbordada ataca a todo tu ser, que acaba por neutralizar todo sistema de defensa mental. Como un virus, toda célula de tu cuerpo va infectando a la próxima con una única finalidad, prepararte para afrontar tu destino.

La ilusión contra el miedo. La voluntad de permanecer en pacifica soledad contra la necesidad innata de amar y ser amado. La lucha por el dominio de un alma entre el frio, constante y dominador intelecto; y la salvaje, bestial e incontrolable sed de cumplir los deseos más impuros que una mujer hace nacer en un hombre.

Acto 3: Comedia y drama

La función teatral es proyectada al gran público y va cogiendo tintes de obra maestra. Nuestras lagrimas se las lleva el viento y en su lugar, nos devuelve la carcajada más sonora y contagiosa de la historia. Ya no podemos parar de reír.

¿Cómo Santiago puede ser la meta y a la vez la causa de tan espantoso sufrimiento? ¿Qué sentido tiene viajar a ninguna parte? La ironía se torna líder invulnerable de la batalla y no queda más opción que rendir pleitesía al caballo ganador.

Drama y comedia salen al estrado a efectuar sus reverencias. Hay que tener mucho talento para esconder la verdad con tanto salero. Nunca dejaron de ser la misma persona actuando con disfraces diferentes.

Acto 4: Finisterre

De repente todo tiene sentido. El mar nunca se escondió. Fuimos nosotros quienes optamos por huir de él. Como también huimos interminablemente de la felicidad. El ser humano necesita de la desdicha a modo de carburante para continuar adelante.

¿Las personas? Todas somos la misma en busca del mismo objetivo: Hacer un buen papel.
¿El amor? Una herramienta más del azar para dominarnos.
¿Sufrimiento? No es más que la escasez de humor a la hora de presenciar la gran obra de nuestras vidas.
¿La vida? El camino con aditivos que no nos aportan nada.

Finalmente el camino concluye ma ne inizia un altro.

Comentarios

  1. De la desdicha y de las penas se saca mucho partido para continuar el camino.

    Un abrazo Alejo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bienvenido al desierto de lo real

El hecho de que los humanos reflexionemos sobre la realidad no es cuestión de azar. Muchas, y me atrevería a afirmar que en alguna parte de sus vidas todas las personas, han experimentado la sensación de que se nos escapa algo. De que debe haber algo que dé sentido a todo esto o que directamente estemos siendo engañados, ya sea por un ente exterior o por nuestra propia mente, y sea por ello que no consigamos quitarnos de encima esta melancolía existencial o nostalgia que nos abarca en ocasiones. "Te explicaré por qué estás aquí. Estás porque sabes algo. Aunque lo que sabes no lo puedes explicar. Pero lo percibes. Ha sido así durante toda tu vida. Algo no funciona en el mundo. No sabes lo que es, pero ahí está como una astilla clavada en tu mente y te está enloqueciendo. Esa sensación te ha traído hasta mí ¿Sabes de lo que estoy hablando?" - Morfeo. La frase que da título a la entrada, es producto de Jean Baudrillard, filósofo postmoderno francés que alcanzó popula

Ciencia

Durante los días 28 y 29 de septiembre, tuve la oportunidad de acudir y disfrutar de Amazings 2012 , dos días en Bilbao repletos de ponencias a mano de populares divulgadores en la red, estableciendo como base el rigor científico. Sin duda disfrute como un niño, aprendí sin esforzarme y me reí a carcajada limpia. Pero en medio de toda esta orgía de ciencia y divulgación, había instantes en los que mi corazón se sintió apenado, en la que un sentimiento de tristeza y confusión me abordó. La ciencia es verdad, conocimiento y sin duda progreso pero, ¿Es la ciencia portadora de realidad? Si y no. Al igual que el que posee conocimientos no se convierte en sabio, que un científico conozca el modelo estándar de física de las partículas, tampoco quiere decir que conozca la realidad, pues a nadie se nos escapa que la realidad humana está compuesta de múltiples realidades, tales como la biológica, cultural, sexual, espiritual, etc., etc. Duele oír a algunos científicos menospreciar o

Occidente en confusión

Que humanista me defina mejor que pacifista no significa que no condene la beligerancia. En la guerra no gana nadie y fomenta un odio que se hereda y trasmite a las siguientes generaciones. En estos momentos me pesa el alma y para combatir esta sensación, me dispongo a escribir sobre dos puntos que me parecen relevantes para recobrar la armonía con nosotros mismos y el resto de seres humanos. Es absolutamente primordial tener más empatía que nunca no solo con los árabes que vivan entre nosotros, sino con todos los inmigrantes con los que nos cruzamos y conocemos, puesto que posiblemente no serán días fáciles para ellos. La tragedia de París es el escaparate ideal para que los políticos con ideales ultra nacionalistas saquen con orgullo su bandera anti inmigración y hagan incrementar odios xenófobos entre la población. Cuando nos toca a nosotros sufrir el terror y la barbarie de la guerra, que durante el 99,99% de nuestra vida ni la olemos; el miedo y el odio se abalanzan

Confianza y tranquilidad

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado. Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida. Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que l

Nihilismo

El nihilismo es otro de esos términos que se ha utilizado de tantas formas y maneras que ha perdido parte de su significado y fuerza. En esta entrada ayudándome de la Wikipedia, voy a describir lo que significa para mí y la razón por la que pienso que a pesar de “su mala reputación”, es necesario para que las personas y sociedades crezcan sanas. El nihilismo (del latín nihil, "nada") es la corriente filosófica que toma como base la negación de uno o más de los supuestos sentidos de la vida. El nihilismo suele presentarse como nihilismo existencial, forma en la que se sostiene que la vida carece de significado objetivo, propósito, o valor intrínseco. El nihilismo se puede considerar crítica social, política y cultural a los valores, costumbres y creencias de una sociedad, en la medida en que éstas participan del sentido de la vida negado por dicha corriente filosófica. El término Nihilista fue utilizado inicialmente por el ruso Iván Turguénev en su novela Padres e hij