Ir al contenido principal

Agentes del Caos

El bien y el mal

Confieso ser humanista. No solo creo en un utópico mundo altruista, sino que sé que lo es pues he viajado lo suficiente como para sumergirme en las profundidades del alma humana.

No es la primera vez que escucho o leo a personas en los siguientes términos: es sano ser egoísta, primero debe ir uno y después los demás; la tolerancia esta sobreestimada, todo no es digno de respeto; las redes sociales han sido lo mejor que nos ha podido pasar, ahora ya no tengo necesidad de reprimir lo que soy.

Quienes afirman lo anterior, a los cuales personalmente denomino agentes del caos, lo hacen escupiendo a las personas que se esconden dentro de la burbuja que la sociedad ha creado. Van contra las personas que son tolerantes porque consideran que no tienen ninguna intención de armar un argumento y discutir sobre lo que es ético y lo que no lo es; es decir, prefieren ser tolerantes a tener que averiguar si las condiciones de vida en las que viven ciertas sociedades son las correctas. Van en contra de personas que creen y dicen ser altruistas, pero que en realidad, comparten sus pertenencias por pura costumbre y enseñada educación y no por un gesto sincero que le aporte paz interior. Van contra personas que defienden la moral de esta era moderna porque está de moda, sosteniendo que dichas personas interiormente no son ni siquiera capaces de concebir lo que significa.

humanos colaborandoLos detractores de las anteriores actitudes no razonadas lo llaman buenismo. Y efectivamente tienen razón en que son actitudes totalmente pasivas y no sentidas profundamente; se tratan de personas ciegas. Ahora bien, si realmente desprecias dicha manera de proceder, rebátelo y esfuérzate por cambiar la situación espiritual de tus allegados, ¡Hazlo a viva voz!. Por otro lado, el buenismo se basa en el humanismo como movimiento filosófico y cultural, y se trata de un ideología activa, con rasgos que la identifican y multitud de personas que la desarrollaron. Si no eres partidario de dicha corriente discútela a este nivel. El que la gente de la calle sea consciente o no de lo que piensa y siente es otro asunto que merece ser discutido aparte. No es lógico argumentar que el egoísmo y la intolerancia son beneficiosos y éticamente plausibles basándote en la ceguera inconsciente de la sociedad. Y aunque así fuera, a la gente ciega de convicciones no hay que meterlos a todos en una isla y dinamitarla, sino guiarlos. Yo mismo he escrito varias entradas sobre dicha no consciencia: Bienvenido al Desierto de lo Real, Creencias o El Guerrero Espiritual.

Quisiera aclarar no obstante, que no estoy en contra de que haya personas que piensen así. Sin embargo, si estoy asustado por el aumento de personas que sí lo hacen. A día de hoy, no es un pensamiento peligroso pero lo que es objetivamente irrefutable, es que si la sociedad acaba aceptando este tipo de pensamientos, estaría acercándose a una inclinación ultra derechista. Con las desgracias que eso suele acarrear para el colectivo. Paso a refutar concretamente lo que afirman los agentes del caos en el segundo párrafo.

Primero, ser egoísta es natural pero no es una actitud inteligente. Por un lado, no obtendrás más beneficios que teniendo mentalidad altruista ya que personas que puedan ganarse la vida por si solos hay muy pocos y dudo que tú, único supuesto ser consciente de la sociedad, puedas ser uno de ellos. Por otro lado, tus relaciones no se basarán en la confianza y cariño mutuo, sino en los intereses y por tanto, serán totalmente falsas. Cuando alguien se acerque a ti no se te estará acercando porque le caigas bien, sino porque busca algún beneficio de ti. Por mucho que el sentido común te lo haga replantear, ser egoísta no te va a beneficiar personalmente.

”planeta Tierra
Segundo, la tolerancia puede llegar a ser puñetera pero es la base del nuevo paradigma mundial. No todo es digno de respeto, pero sin respeto no hay relación social que dure más de dos días. Los que critican el buenismo creen estar por encima de la burbuja de la sociedad, y sin embargo, es falso pues a menudo son los primeros en creer en prejuicios culturales, ya que generalizan y caen de esta forma, en un error ético mayúsculo. Les gusta mucho departir sobre los musulmanes y de su moral, como si supieran algo de ellos, como si hubieran convivido con uno solo de ellos. Lo cierto es que son escusas basadas en lo que leen y escuchan de terceros para legitimar su odio por la gente, parece ser que son libre pensadores para lo que les conviene.

Tercero, la élite de la sociedad actual es experta en condicionarte a pensar de una u otra manera y coincido en que es una vergüenza que hasta esté bien visto. Sin embargo, la sociedad no reprime a nadie. Lo más posible es que hallas estado acojonado toda tu vida por lo que los demás puedan pensar de ti, ya que se sale de los cánones de la cuadrilla, ¿Es esto opresión?. Si no tienes huevos a actuar como realmente deseas en la vida real es porque seguramente, careces de la inteligencia emocional necesaria tanto para recibir los golpes que te da la vida de una manera sana, como para comprender lo que piensan los demás y por qué lo hacen. Esto es, empatizar.

Habrá quien leyéndome se crea superior a mí y me califique como una oveja más del rebaño. Le diré que precisamente debido a mi manera de pensar, mi vida social no ha sido un camino de rosas, pues quien verdaderamente cree en lo que piensa, su consciencia le obliga a aplicarlo en la vida real, con las consecuencias que esto pueda acarrear. Es innegable que la gente siempre mira raro a quienes nos alejamos de lo normal, pero es que es normal que nos miren raro. Si realmente confiamos en nuestros razonamientos lo que debemos hacer es esforzarnos triplemente para que nos acepten tal y como somos; tanto la familia, como amigos y pareja sentimental. No voy a decir que el mundo virtual sea de cobardes, porque no estaría haciendo justicia a los beneficios de los que nos provee, pero lo que es rotundamente verdadero es que el mundo real es para valientes. Pues que hay más valiente que sonreír a quien te prejuzga. 

Pero lo que más me choca, es que caeís en un sin sentido. Tacháis la sociedad de vacía y falsa, pero vamos a ver, si es tu intolerancia, poco poder de acción, tu escondite en las cloacas de internet, rabia y egoísmo, ¡lo que hace que la sociedad sea así! Es tu mentalidad de vida destructora la que corrompe al gentío. Te quejas contra los prejuicios existentes en la sociedad y tú eres el primero que lo generalizas todo para dar fuerza a tus ideas. Si lucharás por la construcción de un mundo unido, no solo de respeto, sino de simpatía y comunión entre todas las personas otro gallo cantaría, pero claro, no hay huevos a construir un puente donde antes solo había mierda.

Existe una máxima que se cumple a rajatabla; quien no solo sinceramente cree, sino que además se esfuerza activamente por el bien común, es una persona feliz. Quien por lo contrario se siente asqueado con la vida, y le echa la culpa de sus males a la sociedad, es una persona triste, rota, incompleta.

Actúa de tal modo que puedas igualmente querer que tu máxima de acción se vuelva una ley universal. – Immanuel Kant.

Comentarios

  1. Hola Alejo, creo que las personas que se quejan de esta sociedad y sus males por medio de las redes sociales lo hacen para alzar su voz, para que sean escuchados, pero no creo que intenten lavar la mente a nadie. Es su manera de luchar.
    A mí me parece bien, porque es gente activa y comprometida.
    Lo de ser ovejas y todo eso a mí no me afecta, no creo que lo sea.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Kristina!

    Estoy completamente de acuerdo y por supuesto que apoyo a gente activa y comprometida, actúen donde actúen. ¡Faltaría mas!

    El único sentido de esta entrada es el de rebatir a personas que piensan como en el segundo párrafo y para entenderla y entenderme hay que salir de ahí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Se me acaba el buenismo cuando encuentro a personas que escriben todo con K. Chau.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Bienvenido al desierto de lo real

El hecho de que los humanos reflexionemos sobre la realidad no es cuestión de azar. Muchas, y me atrevería a afirmar que en alguna parte de sus vidas todas las personas, han experimentado la sensación de que se nos escapa algo. De que debe haber algo que dé sentido a todo esto o que directamente estemos siendo engañados, ya sea por un ente exterior o por nuestra propia mente, y sea por ello que no consigamos quitarnos de encima esta melancolía existencial o nostalgia que nos abarca en ocasiones. "Te explicaré por qué estás aquí. Estás porque sabes algo. Aunque lo que sabes no lo puedes explicar. Pero lo percibes. Ha sido así durante toda tu vida. Algo no funciona en el mundo. No sabes lo que es, pero ahí está como una astilla clavada en tu mente y te está enloqueciendo. Esa sensación te ha traído hasta mí ¿Sabes de lo que estoy hablando?" - Morfeo. La frase que da título a la entrada, es producto de Jean Baudrillard, filósofo postmoderno francés que alcanzó popula

Occidente en confusión

Que humanista me defina mejor que pacifista no significa que no condene la beligerancia. En la guerra no gana nadie y fomenta un odio que se hereda y trasmite a las siguientes generaciones. En estos momentos me pesa el alma y para combatir esta sensación, me dispongo a escribir sobre dos puntos que me parecen relevantes para recobrar la armonía con nosotros mismos y el resto de seres humanos. Es absolutamente primordial tener más empatía que nunca no solo con los árabes que vivan entre nosotros, sino con todos los inmigrantes con los que nos cruzamos y conocemos, puesto que posiblemente no serán días fáciles para ellos. La tragedia de París es el escaparate ideal para que los políticos con ideales ultra nacionalistas saquen con orgullo su bandera anti inmigración y hagan incrementar odios xenófobos entre la población. Cuando nos toca a nosotros sufrir el terror y la barbarie de la guerra, que durante el 99,99% de nuestra vida ni la olemos; el miedo y el odio se abalanzan

Ciencia

Durante los días 28 y 29 de septiembre, tuve la oportunidad de acudir y disfrutar de Amazings 2012 , dos días en Bilbao repletos de ponencias a mano de populares divulgadores en la red, estableciendo como base el rigor científico. Sin duda disfrute como un niño, aprendí sin esforzarme y me reí a carcajada limpia. Pero en medio de toda esta orgía de ciencia y divulgación, había instantes en los que mi corazón se sintió apenado, en la que un sentimiento de tristeza y confusión me abordó. La ciencia es verdad, conocimiento y sin duda progreso pero, ¿Es la ciencia portadora de realidad? Si y no. Al igual que el que posee conocimientos no se convierte en sabio, que un científico conozca el modelo estándar de física de las partículas, tampoco quiere decir que conozca la realidad, pues a nadie se nos escapa que la realidad humana está compuesta de múltiples realidades, tales como la biológica, cultural, sexual, espiritual, etc., etc. Duele oír a algunos científicos menospreciar o

Ética. Parte 2: Definición y modos de comprender lo moral

El libro en el que me he basado para la parte 2 y 3 de esta serie de entradas se titula “Ética”, de Adela Cortina y Emilio Martinez. Se trata de un libro escrito con propósito educativo y que encaja perfectamente como material básico para las siguientes publicaciones. He modificado parte del texto citado para que se entienda mejor y encaje mejor con la estructura de la entrada. Ética La ética es la rama de la filosofía que estudia la bondad o la maldad de los comportamientos. Tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. Filosofamos para encontrar sentido a lo que somos y hacemos; y buscamos sentido para colmar nuestras ansias de libertad, dado que la falta de sentido la experimentamos como cierto tipo de esclavitud. Con el objetivo de encontrar dicho sentido a la vida, la ética se dedica a la reflexión sobre la moral. Pretende explicar los concep

Confianza y tranquilidad

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado. Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida. Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que l