Ir al contenido principal

Ciencia

Particula

Durante los días 28 y 29 de septiembre, tuve la oportunidad de acudir y disfrutar de Amazings 2012, dos días en Bilbao repletos de ponencias a mano de populares divulgadores en la red, estableciendo como base el rigor científico. Sin duda disfrute como un niño, aprendí sin esforzarme y me reí a carcajada limpia. Pero en medio de toda esta orgía de ciencia y divulgación, había instantes en los que mi corazón se sintió apenado, en la que un sentimiento de tristeza y confusión me abordó.

La ciencia es verdad, conocimiento y sin duda progreso pero, ¿Es la ciencia portadora de realidad? Si y no. Al igual que el que posee conocimientos no se convierte en sabio, que un científico conozca el modelo estándar de física de las partículas, tampoco quiere decir que conozca la realidad, pues a nadie se nos escapa que la realidad humana está compuesta de múltiples realidades, tales como la biológica, cultural, sexual, espiritual, etc., etc.

Duele oír a algunos científicos menospreciar o incluso relegar a los antiguos o modernos filósofos a meros teóricos, a meros charlatanes. Filósofos fueron los primeros científicos y prácticamente cualquier ciencia es hija de la filosofía. Y no lo digo en sentido metafórico.

Filósofo es no solo quien ama al saber, sino quien además lo busca incesante y necesariamente. Filósofo es aquel que intuye la complejidad existente en todas las realidades, antes ni siquiera de saber de su existencia. Filósofo es aquel que busca y crea conocimiento donde no lo había a base de puro raciocinio. A diferencia del conocimiento científico este conocimiento también puede ser de índole personal, aquel que entiende por mera introspección e intuición que cada acción que realizamos deja antes huella en nosotros que en el mundo puede ser considerado filosofo. En definitiva, filósofo es aquel que intuye y descubre la realidad simplemente razonando. Uno de sus mayores exponentes fue Demócrito.  ¿Cómo demonios pudo intuir la existencia de los átomos en el 400 a.C.?.

Los científicos ciertamente pueden ser filósofos o pueden no serlo. Si tienes un acelerador de partículas realmente monstruoso y conoces que existen partículas que todavía quedan por descubrir, es de suponer que las descubrirás con tiempo y paciencia. Desde luego que dichos científicos tendrán que ser mentes sublimes, pero no tienen que ser grandes pensadores.

La filosofía es vista por algunos como la habilidad de hablar y no decir nada. ¡Pero ojo! La ciencia es por antonomasia la gran generadora de conocimiento vacío. El conocer la fórmula del agua o por qué las palomitas se hacen en el microondas no sirve absolutamente de nada si no te ayuda a comprender la profundidad del mundo donde vivimos. Es conocimiento basura. La filosofía, en cambio, es un proceso. El proceso de pensar, moldear tu interior y entender el exterior mientras lo haces. El proceso de descubrir realidad sin saber dónde buscar o que aparatos utilizar.

También la filosofía genera conocimiento vacío. Quienes han estudiado o leído a filósofos no se convierten en filósofos por ello y sin embargo, muchos de ellos se enorgullecen de ser grandes pensadores, lo cual es irremediablemente mentira sino se dedican a darle sentido a lo que han leído. Sin embargo debo lanzar una lanza a favor de la filosofía. Estaremos de acuerdo en que hoy en día, existen bastantes más personas que se sienten orgullosos de sus breves, poco profundos, y a veces hasta engañosos conocimientos de ciencia que de filosofía histórica, ¿verdad?.

En resumen. Ni quien cree ser filosofo, ni quien dice poseer conocimientos sobre alguna ciencia tiene ante el espejo a alguien a quien adular, pues ninguno de ellos posiblemente entienda ni remotamente el sentido pleno de la palabra, existencia. A fin de cuentas, Ser sabio no significa saber más sino saber usar los conocimientos, y necesariamente estos conocimientos concretos necesitan ser combinados con las demás realidades para algún día, llegar a entender por qué carajo nos precipitamos aquí abajo sin quererlo ni beberlo.

Comentarios

  1. Creo que estoy más bien en desacuerdo con lo que dices, pero en esencia de acuerdo. Deja que me explique, vayamos por partes, para mi, como te dije en Bilao la filosofía tiene que estar 100% ligada a la ciencia, pues no se puede filosofar con algo que esta demostrado, véase la tierra es plana.
    Para mi la ciencia en esencia es "filosofar" sobre algo, véase la teoría del big bang y después intentar probar si es así o no.
    Después creo que confundes el termino de ciencia con el de tecnología, ya que la ciencia también es biología, sexo etc Y parte de la ciencia, por ejemplo tecnología, se usa para facilitarnos la vida como es las palomitas en el microondas o conocer porque se hacen las palomitas, para conocer e intentar mejorar el mundo que nos rodea.
    Allí donde la ciencia no llega es donde están la filosofía y la religión, haciendo mejor o peor labor. Y ¿por qué he dicho que en esencia estaba de acuerdo con tigo? El conocimiento por si solo no nos aporta nada como individuo como bien dices, pero si nos aporta como civilización, para conocer el mundo que nos rodea, intentar vivir mejor y porque no, para saber de donde venimos y como bien dices "por qué carajo nos precipitamos aquí abajo sin quererlo ni beberlo." La filosofia podrá llegar a la "verdad" como hizo Democrito, pero solo con la ciencia podrás separar una teoría de LA VERDAD.

    ResponderEliminar
  2. Yo en esencia también estoy de acuerdo con lo que dices, lo que me hace pensar que posiblemente o no me haya explicado del todo bien, o no me hayas entendido del todo bien.

    Para empezar es posible que el hecho de haber mal titulado “Ciencia” a la entrada haya traído confusión. En la entrada empiezo alabando a la ciencia y aunque quizás pude haberlo dejado más claro, como relato durante la entrada, el malestar del que hablo lo causaron algunos pocos ponentes. Es decir, que la entrada va dirigida totalmente a los científicos y no a la ciencia.

    Dentro de los científicos además, los divido entre científicos filósofos y científicos no filósofos. Un científico filosofo como bien has dicho podría ser Hawkings, con su teoría del big bang y uno no filosofo, como digo en la entrada podría ser ese científico encargado de encontrar partículas nuevas en el acelerador de partículas.

    Y en sí, en la entrada no me meto con ningún grupo por el hecho de ser filósofo o no, pues necesitamos de ambos para el progreso. La entrada va dirigida a aquellos científicos que mal hablaron de la filosofía con la intención de ser gracioso y mostrar “rigurosidad”. Realmente hasta podría ser gracioso oír a un tipo de esos decir esas cosas, ya que es cierto que no todo el mundo posee una dimensión… llamemosle profunda sobre la vida, ¡y es que tampoco hace falta! Pero el mal hablar así ante tantas personas no me hizo gracia como “divulgador” que es. Para mi esos pocos hombres son ignorantes si piensan que solo con la ciencia se puede llegar a descubrir todas esas dimensiones de las que hablo. ¿Donde se quedó aquella humildad liderada por el lema “solo sé que no sé nada”?

    Una vez aclarado lo anterior, comentar muy por encima lo demás. El hecho de comparar la religión con la filosofía hace visible tu modo de ver la filosofía. No me voy a meter tampoco ahora con eso de que la filosofía sirve solo para donde la ciencia no llega, se alargaría en exceso el comentario. Y dios mío, la filosofía no está para hacer teorías… no tiene nada que ver con eso.

    Me basare en tu comentario en su completitud para mi próxima entrada, en la que todavía no sé cómo, intentare profundizar hasta el límite sobre este tema.
    Y gracias por el comentario, realmente es un lujo que alguien te haga pensar .

    ResponderEliminar
  3. ¡Parezco político!

    Mira cuanto he escrito y en realidad no he dicho nada, jajajaja.

    A ver si mi próxima entrada te gusta mas.

    ResponderEliminar
  4. Interesante entrada, aunque esta observación es obvia e innecesaria porque todas tus entradas son interesantes jaja.
    Decirte que sobre esta cuestión creemos que hay diversos abordajes como también diversos puntos de vista; lo primero es el análisis de ciencia desde el objeto de estudio, o como modo de ser capaz de producir conocimiento(un enunciado).
    Hay que tener en cuenta que la ciencia se funda en el método(ya sea cincia social o natural) y como la ciencia es un producto humano está diseñada para mostrarnos ciertas realidades(todas parciales) como a la vez lo está nuestra propia capacidad de reconocimiento de la realidad; ya sea por la intersubjetividad, por los deseos, las pasiones o cualquier otra teoría/obstaculo. Los humanos somos incapaces de distinguir una realidad total o completa, pero nosotros creemos que esa es otra realidad(jiji ya estamos delirando a lo Foucault). O sea nuestra hipótesis es que si bien la vida es un compendio de realidades, el que no podamos tener conocimiento sobre una realidad total, es una realidad más!(sorry por la parrafada...)
    Un saludín, GoBri!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Valores capitalistas y otras mentiras

Durante - lo que podríamos definir – el primer siglo de vida del modelo económico-social actual, la cantidad de clase media aumentó sin duda pero en estos tiempos locos actuales, se podría decir que, entre los integrantes de dicha clase, ¿sigue incrementándose el nivel de felicidad tal y como sí ha pasado durante el siglo pasado? La respuesta seguramente es negativa, diferenciando en todo caso felicidad de bienestar.
La economía capitalista necesita del incremento constante del PIB anual para que funcione y esto a largo a plazo, solo es posible mediante el surgimiento de revoluciones, como por ejemplo, la revolución industrial o la reciente revolución en las IT (Information technology) en el siglo XXI. ¿Pero qué pasará cuando el ritmo de revoluciones decrezca? Parece lógico pensar que algún día ocurrirá. Pienso que poco a poco, las épocas de crecimiento cercano al crecimiento 0 serán más frecuentes, con lo que ello conlleva implícitamente para la creación y eliminación de empleo. Sien…

Occidente en confusión

Que humanista me defina mejor que pacifista no significa que no condene la beligerancia. En la guerra no gana nadie y fomenta un odio que se hereda y trasmite a las siguientes generaciones. En estos momentos me pesa el alma y para combatir esta sensación, me dispongo a escribir sobre dos puntos que me parecen relevantes para recobrar la armonía con nosotros mismos y el resto de seres humanos.
Es absolutamente primordial tener más empatía que nunca no solo con los árabes que vivan entre nosotros, sino con todos los inmigrantes con los que nos cruzamos y conocemos, puesto que posiblemente no serán días fáciles para ellos. La tragedia de París es el escaparate ideal para que los políticos con ideales ultra nacionalistas saquen con orgullo su bandera anti inmigración y hagan incrementar odios xenófobos entre la población.
Cuando nos toca a nosotros sufrir el terror y la barbarie de la guerra, que durante el 99,99% de nuestra vida ni la olemos; el miedo y el odio se abalanzan sobre nuestr…

Bienvenido al desierto de lo real

El hecho de que los humanos reflexionemos sobre la realidad no es cuestión de azar. Muchas, y me atrevería a afirmar que en alguna parte de sus vidas todas las personas, han experimentado la sensación de que se nos escapa algo. De que debe haber algo que dé sentido a todo esto o que directamente estemos siendo engañados, ya sea por un ente exterior o por nuestra propia mente, y sea por ello que no consigamos quitarnos de encima esta melancolía existencial o nostalgia que nos abarca en ocasiones. "Te explicaré por qué estás aquí. Estás porque sabes algo. Aunque lo que sabes no lo puedes explicar. Pero lo percibes. Ha sido así durante toda tu vida. Algo no funciona en el mundo. No sabes lo que es, pero ahí está como una astilla clavada en tu mente y te está enloqueciendo. Esa sensación te ha traído hasta mí ¿Sabes de lo que estoy hablando?" - Morfeo.
La frase que da título a la entrada, es producto de Jean Baudrillard, filósofo postmoderno francés que alcanzó popularidad debi…

Introspección fortuita

No puedo parar. No ha habido manera posible de escapar de ello durante toda la tarde, algo a lo que no puedo dar nombre. Es una sensación puñetera, pues no viene de algún hecho vivido recientemente, sino que me temo que se trata de algo mucho más complejo.
Se trata de un sentimiento que trae consigo unas ganas terribles por vivir, aunque no de cualquier forma. Quiero vivir de forma que ayude a los demás a ser mejores. Quiero haber sido capaz de haber hecho a una persona feliz. Me siento casi obligado a hacer algo por el mundo, en respuesta a la posibilidad de vivir que se me ha proporcionado. Quiero hacer sentir orgulloso a esa misteriosa fuerza que a todos y a absolutamente todo lo mueve hacia adelante.
Cuando me hundo en mí mismo en busca de tal sensación, ella huye. Me viene a la cabeza que quizás esa extraña sensación sea la respuesta a una eterna pregunta, una respuesta que nunca se dejara encontrar y que juega conmigo a sabiendas de que nunca lo haré.
Mientras os narro esta e…

Confianza y tranquilidad

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado.
Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida.
Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que los treinta …