jueves, 19 de abril de 2012

Creación

eleccion a elegir

¿Por qué esta necesidad de buscar una razón? ¿Por qué necesitar sentirse útil?

Necesidad de ser alguien, de aportar, de ser de ayuda, de responder a la pregunta ¿En qué puedo servir a la humanidad?. Quizás este sentimiento sea resultado de apreciar la dulce oportunidad que tenemos de vivir, o quizá simplemente este loco.

¿Cómo averiguar qué hacer? Con paciencia y bien hacer. Como aquel muchacho adolescente descuidado y dejado que en el despertar de su conciencia, y deseoso de al fin complacer a sus padres, debe antes pelear consigo mismo e irrevocablemente morir para poder renacer lleno de vida y fortalecidas ilusiones.

El miedo a estancarse intelectual y emocionalmente tampoco ayuda a sentirse completo. No busco gloria, aplausos, recompensas, pero me aterra lo monótono, lo llano, lo constante y el sedentarismo. No busco hacer, sino crear. Y crear para todos. A decir verdad, nunca voy a saber si solo son ganas de protagonismo, ganas de ser más y mejor de la media, ganas de que me miren y aprecien. Sin embargo, en mi opinión solo ansio ser protagonista único de mi vida.

¿Debo ser mal considerado por ello? En un mundo donde no es criminal quien se forra de pasta a costa de vender armas al dictador africano, sino quien las dispara, nadie me va a dar lecciones morales. Vivimos en un mundo donde generalmente los gobiernos son quienes crean y los ciudadanos los que hacemos lo que se nos manda, lo cual no solo carece de sentido, sino que se opone al concepto de lo que se supone, debería ser una democracia. En un mundo tal, siento que debo encontrar mi camino yo solo.

Las respuestas a las preguntas iniciales se me hacen inalcanzables y cuanto más intento encontrarlas, más me angustio. Intuyo que esa emoción que me impide vivir tranquilo, guarda relación con esa fuerza creadora que hace que la vida fluya y nunca se detenga. Esa fuerza que se hace una con su contraria y que tan bien representadas están mediante el Yin Yang, y que desde el amanecer de los tiempos propicia que la arena del reloj siga su curso. Esa fuerza creadora que hace que desde que apenas somos espermatozoide y óvulo, se multipliquen las células hasta tomar consciencia y con el tiempo, habilidad creadora. Que insisto, no es que tengamos habilidad creadora, es que somos creatividad y es posible que esa pueda ser la razón por la que me siento tan necesitado de crear un mundo nuevo: justo, lógico y donde quepan los sentimientos.

Se me ocurre que puedo crear...