sábado, 25 de febrero de 2012

Introspección fortuita



No puedo parar. No ha habido manera posible de escapar de ello durante toda la tarde, algo a lo que no puedo dar nombre. Es una sensación puñetera, pues no viene de algún hecho vivido recientemente, sino que me temo que se trata de algo mucho más complejo.

Se trata de un sentimiento que trae consigo unas ganas terribles por vivir, aunque no de cualquier forma. Quiero vivir de forma que ayude a los demás a ser mejores. Quiero haber sido capaz de haber hecho a una persona feliz. Me siento casi obligado a hacer algo por el mundo, en respuesta a la posibilidad de vivir que se me ha proporcionado. Quiero hacer sentir orgulloso a esa misteriosa fuerza que a todos y a absolutamente todo lo mueve hacia adelante.

Cuando me hundo en mí mismo en busca de tal sensación, ella huye. Me viene a la cabeza que quizás esa extraña sensación sea la respuesta a una eterna pregunta, una respuesta que nunca se dejara encontrar y que juega conmigo a sabiendas de que nunca lo haré.

Mientras os narro esta experiencia como por arte de magia, la sensación amaina y vuelvo a ascender al mundo mundano de nuevo. A veces uno se sumerge tanto en las profundidades de su ser, del alma humana, que teme no poder volver a salir de allí nunca. Si el cuerpo es la cárcel de alma, los sentimientos inconscientes deben ser la cárcel de la mente consciente.

Es curioso ver que, aun habiendo abierto el Word sin ninguna razón, mis manos, emborrachadas de las sensaciones presentes en mí durante el relato, han sido capaces de escribir todo esto en dos minutos. Lo cual me hace pensar que seguramente no haya sido yo el que haya escrito todo esto, sino el monstruo que llevo dentro y al que jamás podré dar caza.

miércoles, 22 de febrero de 2012

Da vida

Donacion de sangre


Testimonio de Elvia

Mi nombre es Elvia, hace 12 años me enfermé de los riñones, justo cuando estaba por terminar el internado de medicina. No deje de pensar en todas aquellas cosa que pensaba hacer. Tuve que dejar de trabajar, veia a mis otros compañeros avanzar en sus carreras.

Fue muy dicifil para mi y para mi familia afrontar esto. Estuve internada tres veces cada una por un episodio de convulsiones. Mi hermana fue un gran apoyo, ella se quedaba amaneciendo conmigo en el hospital. Y estaba dispuesta a donarme un riñón. Pero resultó incompatible. Mis padres tampoco podian ser por la edad y otras dolencias que los descartaban como donantes. Alli fue donde todos entramos en una crisis. Me inscribí en una lista de transplante y tuve que esperar por dos años. Hasta que llegó el día, gracias a alguien que donó sus riñones, recuperé mi vida...

Lo primero que pensé era trabajar de nuevo. Después de ocho años, pude estudia de nuevo, me casé y pude continuar uno de mis grandes anhelos... atender en un consultorio a quienes me necesitan.

http://www.donaciondeorganos.org/historias-de-vida/70-elvia

La gente tiende a exculparse de los males del mundo culpando a los de arriba cuando lo cierto es que todos podemos dar pasos de gigante para mejorar el planeta. ¿Y qué decís si esto es posible sin dar nada a cambio? A muchas personas les destruiría sus antiguas creencias. Me refiero a la donación de sangre, y la de órganos. Y ahora me pongo serio.

Si no eres de los que donan sangre me podrías razonar, ¿Cuál es el motivo por el que no te importa dejar morir a la gente? 9 de cada 10 personas necesitareis sangre; ya sea para ti, para un familiar o para ese amigo a quien tanto quieres, y de algún lado saldrá. Como ayer me dijo mi ama, de bien nacidos es ser agradecido.

Y fíjate, que ni siquiera me he tenido que poner modo altruista para darte razones obvias en aras de que inviertas 15 minutos de tu vida donándola. Porque claro, cuando seas viejo y casi no te puedas mantener en pie querrás que alguien gaste su tiempo en ti, pero vaya, tú para que leches vas a ayudar a otra persona que necesita de algo, que no te cuesta nada proporcionarle.

Por otro lado, tenemos la donación de órganos, la cual es un ejemplo todavía mucho más claro sobre a donde quiero llegar. Puedes explicarme en que te afecta a ti donar órganos… ¿después de haber muerto? Pues nada, no te cuesta nada. Y sin embargo a la otra persona le das la vida.

Sé perfectamente que yo no soy quien para daros lecciones de moralidad. Pero creo solemnemente que concienciarse mínimamente es bueno para el desarrollo de cada persona. ¿Duele donar? Pues un pinchacito si se nota, pero os aseguro que duele más levantarse por la mañana.




domingo, 12 de febrero de 2012

Valores capitalistas y otras mentiras

crisis dolar

Durante - lo que podríamos definir – el primer siglo de vida del modelo económico-social actual, la cantidad de clase media aumentó sin duda pero en estos tiempos locos actuales, se podría decir que, entre los integrantes de dicha clase, ¿sigue incrementándose el nivel de felicidad tal y como sí ha pasado durante el siglo pasado? La respuesta seguramente es negativa, diferenciando en todo caso felicidad de bienestar.

La economía capitalista necesita del incremento constante del PIB anual para que funcione y esto a largo a plazo, solo es posible mediante el surgimiento de revoluciones, como por ejemplo, la revolución industrial o la reciente revolución en las IT (Information technology) en el siglo XXI. ¿Pero qué pasará cuando el ritmo de revoluciones decrezca? Parece lógico pensar que algún día ocurrirá. Pienso que poco a poco, las épocas de crecimiento cercano al crecimiento 0 serán más frecuentes, con lo que ello conlleva implícitamente para la creación y eliminación de empleo. Siendo el empleo, condición necesaria para el progreso del alma humana.

Decir también que, aunque existen grandes problemas a los que no voy a entrar en esta entrada, como el robo incesante de recursos a África o el calentamiento global, hoy solo hablaré del futuro que nos quieren hacer formar los que mandan, incapaces de poner sus miras mas allá del presente inmediato.

agua en el marReitero, tal y como he hecho en otras entradas, que el ritmo de vida actual, en si no es dañino, pero lo que sí es insostenible, es el ritmo con el cual estamos apuñalando al planeta. ¿Acaso creéis que el agua – por decir un recurso cercano de agotarse - no se va a acabar? Si esto ocurriera, ¿Dudáis de las guerra que el mundo va a sufrir, buscando la obtención de dicho elemento? ¿Dudáis entre, en caso de necesidad, si los presidentes van o no a arrojar a tutiplén todas las bombas nucleares que tengan con el fin de robar agua?. Aquí nadie se da cuenta de nada. O quizás nadie se quiera dar cuenta de nada. Pero poco a poco nos acercamos a una callejón sin salida. Al final de la entrada os dejo un par de artículos sobre la situación actual del agua.

Por otro lado, no paramos de ver nuestros derechos recortados con el fin de “hacer valer el copyright” o “hacer más productivo nuestro trabajo”, ¿No estáis de acuerdo en que si seguimos esta tendencia 50 años más, acabaremos siendo puros esclavos de nuestro físico? Quiero decir, que cada vez habrá menos formas de madurar nuestro cerebro. Que cada vez habrá menos formas de adquirir cultura, o de información necesaria para nuestro mejor desarrollo como personas, por no hablar de que careceremos del tiempo necesario para ello.

Mismamente, el objetivo de la reforma del PP en la educación, es la de “dejarnos de tonterías” de querer obtener una mínima cultura global, que no sirve para nada y especializarnos desde antes, en algo “más productivo”. ¿Es ese el mundo que queremos realmente? ¿De alguna forma, no estaremos desevolucionando hacia la edad de piedra, donde absolutamente todo lo que hacían era trabajar para tener algo que llevarse a la boca y… a dormir? ¿No estamos nosotros camino del mismo fin? ¿No estamos desechando la excelente oportunidad que la mente humana nos brinda para disfrutar de los bienes intelectuales?.

De la misma forma, pienso que la competencia entre empresas es sana siempre, ya que todos salimos beneficiados si se esfuerzan por darnos el mejor producto. Sin embargo, aunque considero lógico el sentirse parte de un territorio debido a sus exclusivas costumbres, el acento que se le pone a los países donde vivimos, además de estúpido e inmaduro, me parece terriblemente contaminante para la esencia humana. Cuando la única puñetera verdad, es que todos somos iguales, estamos hechos de la misma forma, todos somos hermanos.

En referencia a lo anterior, creo que deberíamos actuar a nivel microeconómico de manera competitiva y a nivel macroeconómico de manera cooperativa. Y me baso en la razón de que hoy en día vivimos en un mundo tan globalizado, que si un país cae, los demás le siguen. Por lo tanto ¿Qué razón hay para que por primera vez en la historia, el género humano en su totalidad se una y afrontemos la realidad como un equipo? Y repito, la competitividad empresarial seguiría existiendo pero siempre a igualdad de condiciones entre los diferentes países. Siempre que surja un problema, sin importar si es global o no, se le opondría resistencia de forma global. La moneda única mundial sería el primer paso, y relacionado con esto, os invito a teclear en google, “beneficios del sistema de divisas”, a ver si encontráis algo.

Es increíble la similitud existente entre la nefasta situación económica vigente y la situación social actual. Por un lado, podemos decir que una de las grandes causas de la crisis es, la ineptitud de las empresas (y economías familiares) de mirar más allá de su presente, y a causa de ello, gastaron, y gastaron, y gastaron… (También se puede sustituir el “y gastaron…” por “y especularon…”).

persona pobre

Por otro lado, de la situación social actual no se habla tanto - ya que no interesa a los grandes entes del mundo, véase países y grandes empresas - cuando la realidad es que las personas vivientes hoy día somos mierda. Mierda que mira a otro lado cuando mueren 25000 mil personas de hambre al día. Usando el 1% del dinero “invertido” en salvar a los bancos, podríamos erradicar el hambre en el mundo. En 2007 gastamos 30 veces la cifra necesaria para erradicar el hambre. Pero claro, habría que frenar el poder de las grandes empresas multinacionales, que sobrepasa con creces el marco de acción de los Estados e impone sus criterios, en los que la ética y la solidaridad no tienen cabida. Y uso la primera persona del plural, porque o lo combatimos, o estamos a favor de ello. La neutralidad no existe. 

Terminando. He citado la similitud entre ambas porque de igual manera, somos totalmente incapaces de mirar al futuro. Si ayudáramos al mundo a salir de la pobreza, estableceríamos un lazo mundial de tal magnitud que sería imposible de deshacer a través de los tiempos. El sueño de la cooperación mundial estaría a un único paso. Solo de pensarlo, me invade una sensación de paz que espero, sintáis de la misma manera.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Simulación virtual: Parte I, Universo simulado

inmersion digital

Hoy en día, son pocos los que jamás hayan escuchado la posibilidad de que estemos viviendo en una simulación virtual, al estilo Matrix. También son pocos los que nunca hayan meditado sobre la posibilidad de que estemos siendo los protagonistas de una película, siendo grabados por cámaras en todo momento, y seamos los únicos que no lo sepamos, al estilo el Show de Truman.

No obstante, hoy me dispongo a ofreceros una visión distinta de la realidad, me dispongo a introducirme en lo más profundo de vuestra alma y a pellizcárosla. Os ofreceré pruebas, preguntas, hipótesis, teorías, con la intención de sumergiros en la más amenazante oscuridad de vuestro yo. Os aseguro cien por cien que nada de esto va en broma. Hay muchas posibilidades de que realmente todo esto sea artificial.

¿Cómo lo voy a hacer?. Pues esforzándome mucho en traducir todo lo que, a mi parecer sea de carácter excesivamente científico, a un lenguaje entendible. Aunque mínimamente sí hace falta algún conceptillo de física para poder entenderlo perfectamente, sin tener ni idea de física se puede captar la idea sin problema. Empecemos entonces.

De simularse un universo y seres conscientes de sí mismos, tal como somos nosotros, la pregunta es obligada ¿Es posible simular una conciencia?. No es de locos suponer que una civilización avanzada con un altísimo nivel tecnológico pueda simular un universo, al fin y al cabo, todo lo que vemos, sentimos y vivimos se traduce en leyes físicas. Incluso nosotros, los animales, parece que nos movemos por pequeños impulsos eléctricos, fáciles de simular por un ordenador pero… ¿es posible simular la conciencia? ¿Es posible simular lo que nos hace personas?.

circuito digital
En un principio es posible implementar una mente consciente en un sustrato informático como por ejemplo, procesadores de silicio, ya que lo que nos permite tener experiencias conscientes no es la materia del cerebro, sino su arquitectura computacional. No es necesario por tanto una red bioneuronal basada en carbón para recrear la mente humana. Computadoras cuánticas, computadoras de materia nuclear o de plasma, podrían en teoría replicar estructuralmente estos procesos cerebrales a micro escala.

Superando este primer escollo nos hemos encontrado con el segundo, hemos dado por hecho que se puede simular fácilmente un universo pero… ¿Qué endemoniada capacidad computacional haría falta para simular no tanto una mente (que posiblemente no sea excesivamente complicado), sino el universo entero?

Según las aproximaciones calculadas por nuestro amigo Bostrom, el poder computacional del cerebro humano es de 10^16 - 10^17 operaciones por segundo (signifique lo que signifique eso). Para simular la historia entera de la humanidad sería necesario 10^33 – 10^36 operaciones por segundo y para que podáis entender estas cifras, decir que un ordenador con la masa de un planeta puede ser capaz de realizar 10^42 operaciones por segundo, eso sí tenemos solo en cuenta la tecnología hoy conocida. Y parece obvio pensar que la tecnología seguirá mejorando. Por tanto, aunque costoso, parece que no será un problema conseguir la capacidad necesaria para dicha simulación.

Una vez hemos llegado a la conclusión de que computacionalmente es posible simularlo todo, hacen falta las pruebas que nos puedan convencer de que realmente estamos en un universo simulado y estas pruebas no pueden ser, sino anomalías o errores de programación en las leyes matemáticas que rigen el universo. Lo que viene siendo, encontrar alguna cosa rarilla de co*ones en el universo que carezca de lógica.

En 2001, los físicos Paul Davies y John Webb detectaron una de estas posibles anomalías. Observando un Quasar muy lejano - y por tanto la información que recibieron de él no era actual, sino antigua, debido a lo que tarda la luz en llegar a nosotros - descubrieron un cambio en una constante universal, posiblemente la velocidad de la luz, lo cual es totalmente ilógico puesto que estas constantes son universales e inmodificables.

Por supuesto, no os quiero engañar, existen más teorías que pueden explicar este cambio en la velocidad de la luz pero como veremos a continuación encaja perfectamente con el siguiente punto.

Cuando antes he dicho que computacionalmente era posible simular el universo, en cierto grado mentía, como podéis imaginar no es tan fácil. Pero sí que sería mucho más sencillo simular con gran detalle aquello con lo que realmente fuésemos a tener más contacto las criaturas simuladas y dejar las galaxias lejanas o por ejemplo, el núcleo de la tierra (al que nunca accederemos) con un nivel de detalle muy bajo.

Pues bien, es aquí donde la observación publicada por Davies y Webb podría encajar bien. Como he comentado antes, el Quasar estaba a tomar por saco, y es en ese lugar en el espacio, donde el programador pudo haber pensado que no hacia tanta falta simular ese sitio escondido del espacio con precisión de cirujano. Al fin y al cabo, si realmente fuese un fallo, la tierra habría existido 4550 millones de años antes de que vida inteligente descubriera esta primera anomalía, suficiente como para haber estudiado un poco como se forma la vida o las curiosas costumbres que los grandes seres humanos hemos adoptado.

Por otro lado, tenemos la prueba que más me gusta personalmente. Trata de un concepto muy simple de la recién descubierta física cuántica. A nivel subatómico las partículas no adoptan una sola posición física o trayectoria en el espacio hasta que las observamos en directo. Si lanzamos una de estas partículas contra una pared en la cual hay dos rejillas, al analizar más tarde el resultado, se puede ver que aunque hayamos lanzado una sola partícula, dicha partícula ha golpeado en dos sitios de la pared. Sin embargo, esto solo ocurre cuando no estamos observando el acontecimiento, ya que si así lo hacemos, podemos ver como nuestra querida partícula solo se estrellará contra la pared en un único lugar y solo adoptara por tanto una única trayectoria. La única diferencia entre ambos experimentos es, si el lanzamiento de la particula fue observado o no.

ciudad digital binaria
¿A donde quiero llegar con esto? Como los programadores sabrán cuando se desarrollan simulaciones por un tema de eficiencia en el uso de recursos, se omiten o dejan de ejecutar todas las partes del programa que en un momento dado no interesan para mantener la sensación de realismo. Por ejemplo, si estamos dentro de una casa, solo se ejecutaran los trozos de código necesarios para que podamos ver los objetos que están dentro de la habitación donde nos hallemos, mientras que los restantes permanecerán “ocultos”, sin ejecutar y por tanto, sin consumir recursos de la computadora. Al igual que hasta que no observamos una partícula no tiene posición exacta, la habitación no surge hasta que entramos en ella… El mecanismo parece similar.

Yendo un poco más lejos, en caso de que fuera verdaderamente posible que el ser humano pudiera simular un universo donde a la vez, con el tiempo surgieran nueva vida inteligente, cabría pensar que con el tiempo, estos seres del universo simulado, acabarían creando ellos también otro universo simulado, fuera cual fuera su intención. Esto nos lleva a pensar que por ejemplo, de un solo universo “real”, podrían crearse infinitos universos simulados, y debido a que la tecnología en estos universos avanzaría más rápido que la tasa a la que el universo original se extinguiera, se podría afirmar que aunque el universo original fuera finito, los universos simulados tenderían a vivir para siempre.

Dejando volar nuestra imaginación, también puede ser que aunque nosotros no nos podamos dar cuenta, es muy posible que en caso de ser este un universo simulado, podrían estar corriendo nuestra simulación a 2x, 5x o a 200x, lo cual quiere decir que aunque para nosotros nuestro universo tenga 14 700 millones de años, en realidad y con la sola intención de estudiarnos, realmente en su universo “original” solo hayan pasado 1000 años. Hay un sin fin de increíbles posibilidades que no podemos ver o sentir, pero que a través del intelecto, pueden llegar a imaginarse.

Volvamos a la realidad (para nosotros ahora supuesta realidad). La única suposición que hemos tenido que afirmar para seguir con nuestro razonamiento es decir que simular un universo será posible en el futuro. Lo demás ha venido a cuenta de ello. Pues bien, puede haber gente que después de esta entrada pueda aceptar que vivimos en un universo simulado, puede haber gente que después de razonarlo, lo rechace o directamente gente que no lo quiere ni pensar. Pero lo que es irrefutablemente cierto es que si en el futuro (y no tiene porque ser muy lejano) el ser humano logra crear un universo más o menos perfecto, podríamos decir que casi con seguridad nos hallamos en uno de estos universos simulados. ¿Por qué? Porque de ser posible la simulación de un universo, cabría pensar que universos reales no habría muchos mientras que universos simulados podría haber millones de ellos y no hace falta haber cursado estadística para poder suponer las probabilidades de vivir en cada tipo de universo.


cara digital
¿Y si vivimos en un universo simulado?. Amigos y amigas, ¿tan importante es?. A mi parecer, no. Si ahora mismo estas sintiendo esa sensación de incomodidad, es porque todo lo que estás leyendo esta chocando dentro de ti, con la intuición innata que tienes de que eres un ser importante, casi vital. Cuando la realidad es que cada uno de nosotros no vale nada, no solo no aportamos nada al planeta, sino que contribuimos a hacerlo desaparecer. Polvo somos y en polvo nos convertiremos. Creernos mas importantes de lo que somos es un error en el que hemos caido a lo largo de la historia con frecuencia, que se lo digan a Galileo.

¿Qué es lo que nos debe importar entonces?. No me cansaré de decirlo; la felicidad, el bienestar. Puesto que aun siendo cierto que no somos imprescindibles, tenemos la habilidad de sentir y no hay nada peor en el mundo que sentir cosas desagradables. Sin embargo, si eres capaz de ser feliz, si eres capaz de hacer feliz a los demás, si eres capaz de vivir y no sentirte esclavo de este mundo, entonces no solo tendrá sentido vivir (sea donde sea), sino que además lo disfrutaremos como se ha de disfrutar una cosa así, el ser consciente de que se vive. 

Y si sigues tiritando de miedo debido a la gran posibilidad de la simulación, no caigas en el error de olvidarte lo que nos enseño Descartes. Piensas, luego existes. Sin importar dónde.

Os dejo un vídeo cortisimo donde se explica el experimento de la doble ranura antes expuesto.