Ir al contenido principal

La fuerza del pasado




Una de las cosas bonitas de tener un blog donde escribo mis pensamientos y sensaciones, es ver cómo van evolucionando a través del tiempo. Hace ya casi 15 meses escribí sobre la fe y me dispongo a retomar dicha entrada para reflexionar sobre ella. Para poneros en sintonía, os la copio también aquí:

Esta semana ha sido especialmente dura, mucho trabajo, escasa recompensa y por si fuera poco, mala suerte, MUY MALA SUERTE JODER. Nunca me había parado a pensar sobre que es la fe. Y como si nada, lo comprendí. Estaba acostado en la cama meditando sobre la semana pasada, la puta semana pasada, y por primera vez en mi vida me encontré pensando en que debo tener fe, fe en el futuro, fe en mí mismo.

La fe es ciega, pues no se fundamenta en nada material. La fe es la firme convicción de que algo es verdad, o de que lo será. La fe es depositar absoluta confianza en algo o alguien, sin prueba alguna. La fe es tener esperanza. En definitiva la fe es fuente de fuerza interior.

Porque si piensas que estás vencido, lo estás. Porque si piensas que no te atreves, no lo harás. Porque si piensas que te gustaría ganar pero no puedes, no lo lograrás. Porque si piensas que perderás, ya has perdido. Todo está en el estado mental.

Venia hoy del Koldo Mitxelena (biblioteca donostiarra), cansado pero sonriendo de oreja a oreja debido a la satisfacción de haber acometido con éxito el estudio, cuando me vino a la mente la entrada copiada arriba y de cómo he evolucionado en este tiempo. Sin prisa, pero sin pausa. En el momento en el que escribí la entrada estaba realmente con el agua en el cuello, arrastraba demasiada basura del pasado y es precisamente esto, “el pasado”, la llave maestra de la felicidad… o de la infelicidad.

Nos han enseñado desde bien pequeñitos que la clave del éxito en el presente está en el futuro, puesto que algún día se convertirá en el presente, pero esto tiene obvios inconvenientes. Si hemos de preocuparnos por el futuro, ¿para cuándo dejamos el bienestar de hoy?. Sin ánimos de combatir dicha teoría, que en su medida tiene sus beneficios, voy a hablaros de los poderes del pasado.

El pasado es lo que nos llena de satisfacción, desilusión, orgullo, desesperanza o cualquier sensación que tengamos en este momento. De cómo hayamos actuado en determinado momento, depende nuestro presente. Puede tardar más o menos, puede costar más o costar menos, pero acabas transformando la realidad. En el momento en que escribí la entrada acababa de empezar a querer cambiar mi vida ¡Y vaya si costó!, pero lo conseguí a base de cambios, y eso es algo que no puede prepararse en el futuro. Los cambios se han de hacer ahora o nunca.

¿A dónde quiero llegar? No sirve de nada prepararte el futuro si no trabajas el presente. Es simplemente ridículo. Quien se acostumbra a vivir para el futuro, despachando el presente para “mas tarde”, se convierte en una sombra sin vida. Hazte un pasado del que te sientas orgulloso con tu día a día y sonreirás.

Se trata simplemente de cambiar la filosofía del día a día. Según mi idea, tu yo del futuro no se acaba convirtiendo en ti al final, porque con esta mentalidad siempre estarás haciendo cosas por el futuro, y si siempre estás haciendo cosas por el futuro, nunca vivirás el presente. Es como ese agricultor que se dedica día tras día a cultivar la misma tierra, sin que le dé tiempo nunca a saborear sus frutos.

Resumiendo: amigos y amigas, hay que luchar por aquello que queramos, y es imprescindible hacerlo hoy. Puesto que como he dicho antes, es el presente el que hace el presente. Tenemos que atacar la realidad que se nos da y no simplemente intenta buscar en el futuro un pequeño resquicio donde acoplarte a ella y vivir ahí el resto de tu vida.

Comentarios

  1. Yo creo que necesitamos de la idea del futuro para poder vivir felices el presente.
    Al final, es la motivación que tenemos todos para actuar ahora.La ilusión, las expectativas, la esperanza... es la fuerza motriz que nos impulsa a actuar y, por lo menos en mi caso, disfrutar del momento actual. Tal vez el famoso Carpe Diem lleve implícitamente la idea del futuro dentro...

    P.d: Da para pensar la entradita,eh? ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Confianza y tranquilidad

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado. Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida. Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que l

El ser humano completo

El convertirse en un ser humano completo debería ser objetivo principal de todas las personas a lo largo de sus vidas. Nacemos animales, primarios, donde lo que nos rige es el cerebro reptiliano. Sin embargo, tenemos la increíble posibilidad de llegar a ser personas, y por tanto, a alcanzar una felicidad de nivel más elevado. Un hombre completo es todo lo contrario a aquella persona que trabajaba en las fábricas de la revolución industrial. Un hombre que durante meses y meses colocaba arandelas en tuercas sin descanso. Este hombre no era considerado un ser humano, sino un animal. Estaba totalmente alienado. En la actualidad, está de moda criticar al hombre occidental por perder mucho tiempo viendo “el sálvame y el fútbol”, pero al igual que sucede cuando se habla mucho y se hace poco, darse cuenta de un mal hábito no sirve de nada si no se investiga no solo porque lo hacemos, sino también que podemos hacer para esquivar este errático comportamiento en nuestras vidas y pod

Ética. Parte 2: Definición y modos de comprender lo moral

El libro en el que me he basado para la parte 2 y 3 de esta serie de entradas se titula “Ética”, de Adela Cortina y Emilio Martinez. Se trata de un libro escrito con propósito educativo y que encaja perfectamente como material básico para las siguientes publicaciones. He modificado parte del texto citado para que se entienda mejor y encaje mejor con la estructura de la entrada. Ética La ética es la rama de la filosofía que estudia la bondad o la maldad de los comportamientos. Tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. Filosofamos para encontrar sentido a lo que somos y hacemos; y buscamos sentido para colmar nuestras ansias de libertad, dado que la falta de sentido la experimentamos como cierto tipo de esclavitud. Con el objetivo de encontrar dicho sentido a la vida, la ética se dedica a la reflexión sobre la moral. Pretende explicar los concep

Términos y condiciones de uso

Que nadie me escupa cuando menosprecie su conocimiento cultural. Que nadie se enrabie cuando no me posicione a su favor en debates altamente dogmatizados. Que nadie se enoje al leer mis críticas sobre lo poco práctico de actuar en base a una determinada ética. Que nadie se irrite cuando le diga que su relación sentimental le ha condenado por siempre. Que nadie me atice cuando le defina como un estúpido animal preprogramado. Porque será alguien como yo quien le guie cuando muera en vida, cuando se dé cuenta de que la vida no tiene sentido per sé y necesite de consejos no-basados en conocimiento interesadamente absorbido para evitar confrontar el desierto de lo real .

El club de los poetas muertos

La película gira en torno al pensamiento crítico y a la necesidad interior de propagarlo del profesor de literatura, John Keating, quien no duda en abrir las mentes de los estudiantes para introducirles el concepto Carpe Diem (el texto de la foto). Y es que ambos son conceptos que se necesitan mutuamente. No es posible ejercer el pensamiento crítico si no se tiene una filosofía de vida en la que tu Yo interior te urja a aprender lo máximo posible, a ser lo máximo posible, a ayudar lo máximo posible y por tanto, a vivir lo máximo posible. Es totalmente necesario el querer vivir plenamente, para poder llegar a tener alguna posibilidad de hacerlo. Al mismo tiempo, ejercer correctamente el concepto Carpe Diem requiere del pensamiento crítico en la medida de que hace falta romper con las “normas preestablecidas” para tener la posibilidad de vivir al 100%. Es indudable que nos tenemos que adaptar a la sociedad pero siempre desde nuestro yo, sin quebrar nuestra alma para que s