domingo, 29 de enero de 2012

La ilusión del amor


corazon-negro

El amor es una ilusión. Una ilusión de felicidad. Una ilusión que te hace ver todo de otro color. Que le da sentido a tu vida. Y hay quienes desean vivir la mejor y más preciosa de las ilusiones, y los hay que simplemente desean vivir la realidad, habiendo aprendido con anterioridad la mentira que representa el amor para la raza humana. Corrupta por naturaleza.

Porque ya no es del todo cierto que las persones se enamoren. El amor caducó. O puede que desde que Adam y Eva cometieran pecado, siempre lo haya estado. El amor - como tantas otras palabras con inmenso poder para iluminar en las personas, la más inocente de las sonrisas - perdió su significado en un mundo carente de valores y falto de sinceridad, empatía y bondad.

La sola idea de vivir una ilusión me repugna. Somos la sociedad de la infelicidad pues mamamos directamente de la fuente de la codicia y de la envidia, y eso nos hace sobrevivir en esta vida a costa de vender nuestra alma. Y las de alrededor.

El amor se finge. Donde hay pura atracción animal, las personas tienden a autoproclamarlo amor. Sin embargo, la única posibilidad de cortar el círculo vicioso que alimenta al amor como motivo de infelicidad; es tener fe en que existe, saber esperar pacientemente, y no ser tú la razón del dolor sentimental ajeno.

Aquí un romántico soñador, prefiere pensar que lo único que caducó es la palabra - de tan mal uso que tantos hicieron de ella en la práctica - , y no el significado. Prefiero pensar que la buena gente, la que por encima de todo no hace daño al otro, la que en cualquier momento se preocupa tanto de su pareja como de sí mismo, en la que se puede confiar; existe a montones, y que no se ha de ir a Marte para encontrar personas así.

sábado, 21 de enero de 2012

El cerebro





El cerebro puede hacer millones de cosas distintas. Las personas deberían de saber lo increíbles que son en realidad, y lo increíble que son sus mentes y no solo tienen en la cabeza algo increíble que puede hacer grandes cosas por ellos, algo que nos puede ayudar a aprender, nos puede cambiar, adaptar, convertirnos en algo mejor de lo que somos en realidad; también puede ayudar a transcendernos a nosotros mismos. Puede que haya alguna forma de que nos lleve a un nivel superior de existencia, en el que podamos entender el mundo de forma más profunda, en el que podamos entender nuestra relación con las cosas, y la gente con más profundidad y que tanto nosotros como nuestro mundo tengamos más sentido, podemos demostrar que en nuestro cerebro hay una parte espiritual que es accesible por nosotros.


sábado, 14 de enero de 2012

La fuerza del pasado




Una de las cosas bonitas de tener un blog donde escribo mis pensamientos y sensaciones, es ver cómo van evolucionando a través del tiempo. Hace ya casi 15 meses escribí sobre la fe y me dispongo a retomar dicha entrada para reflexionar sobre ella. Para poneros en sintonía, os la copio también aquí:

Esta semana ha sido especialmente dura, mucho trabajo, escasa recompensa y por si fuera poco, mala suerte, MUY MALA SUERTE JODER. Nunca me había parado a pensar sobre que es la fe. Y como si nada, lo comprendí. Estaba acostado en la cama meditando sobre la semana pasada, la puta semana pasada, y por primera vez en mi vida me encontré pensando en que debo tener fe, fe en el futuro, fe en mí mismo.

La fe es ciega, pues no se fundamenta en nada material. La fe es la firme convicción de que algo es verdad, o de que lo será. La fe es depositar absoluta confianza en algo o alguien, sin prueba alguna. La fe es tener esperanza. En definitiva la fe es fuente de fuerza interior.

Porque si piensas que estás vencido, lo estás. Porque si piensas que no te atreves, no lo harás. Porque si piensas que te gustaría ganar pero no puedes, no lo lograrás. Porque si piensas que perderás, ya has perdido. Todo está en el estado mental.

Venia hoy del Koldo Mitxelena (biblioteca donostiarra), cansado pero sonriendo de oreja a oreja debido a la satisfacción de haber acometido con éxito el estudio, cuando me vino a la mente la entrada copiada arriba y de cómo he evolucionado en este tiempo. Sin prisa, pero sin pausa. En el momento en el que escribí la entrada estaba realmente con el agua en el cuello, arrastraba demasiada basura del pasado y es precisamente esto, “el pasado”, la llave maestra de la felicidad… o de la infelicidad.

Nos han enseñado desde bien pequeñitos que la clave del éxito en el presente está en el futuro, puesto que algún día se convertirá en el presente, pero esto tiene obvios inconvenientes. Si hemos de preocuparnos por el futuro, ¿para cuándo dejamos el bienestar de hoy?. Sin ánimos de combatir dicha teoría, que en su medida tiene sus beneficios, voy a hablaros de los poderes del pasado.

El pasado es lo que nos llena de satisfacción, desilusión, orgullo, desesperanza o cualquier sensación que tengamos en este momento. De cómo hayamos actuado en determinado momento, depende nuestro presente. Puede tardar más o menos, puede costar más o costar menos, pero acabas transformando la realidad. En el momento en que escribí la entrada acababa de empezar a querer cambiar mi vida ¡Y vaya si costó!, pero lo conseguí a base de cambios, y eso es algo que no puede prepararse en el futuro. Los cambios se han de hacer ahora o nunca.

¿A dónde quiero llegar? No sirve de nada prepararte el futuro si no trabajas el presente. Es simplemente ridículo. Quien se acostumbra a vivir para el futuro, despachando el presente para “mas tarde”, se convierte en una sombra sin vida. Hazte un pasado del que te sientas orgulloso con tu día a día y sonreirás.

Se trata simplemente de cambiar la filosofía del día a día. Según mi idea, tu yo del futuro no se acaba convirtiendo en ti al final, porque con esta mentalidad siempre estarás haciendo cosas por el futuro, y si siempre estás haciendo cosas por el futuro, nunca vivirás el presente. Es como ese agricultor que se dedica día tras día a cultivar la misma tierra, sin que le dé tiempo nunca a saborear sus frutos.

Resumiendo: amigos y amigas, hay que luchar por aquello que queramos, y es imprescindible hacerlo hoy. Puesto que como he dicho antes, es el presente el que hace el presente. Tenemos que atacar la realidad que se nos da y no simplemente intenta buscar en el futuro un pequeño resquicio donde acoplarte a ella y vivir ahí el resto de tu vida.

lunes, 9 de enero de 2012

Y tú que sabes

hacia adelante

Cada era, cada generación, tiene unos supuestos inherentes, que la tierra es plana, que la tierra es redonda, etc. Hay cientos de supuestos ocultos, cosas que damos por sentadas y que pueden ser ciertas o no. Desde luego históricamente, en la inmensa mayoría de casos no son ciertas. Así que es de suponer que si nos guiamos por la historia, muchas cosas sobre el mundo que damos por sentadas, son básicamente falsas, pero estamos atrapados en esos preceptos, a menudo sin saberlo.

¿La salvación?, el libre pensamiento. Deja de creer en mitos, decídete a salir de la caverna y empieza a vivir.

miércoles, 4 de enero de 2012

La filosofía e internet

Internet

De nuevo os traigo al donostiarra Fernando Savater. Se trata de un pequeño video de cuatro minutillos donde principalmente habla sobre internet hoy en día, aunque toca también alguna otra materia. Mi opinión ya la sabéis, de hecho hace un par de semanas escribí una entrada titulada desconectar, donde trato precisamente parte de este tema.

A modo de resumen de mi modo de pensar os diré que, creo que hay que saber utilizar internet y no me refiero a tener que estar todo el día leyendo el periódico, sino principalmente a dos cosas:

Primeramente me parece de una gran importancia el no caer en la tentación de utilizar las redes sociales con la intención de exhibirte, como actualmente ocurre entre la juventud. ¿Por qué? Porque no aporta nada a nadie y además, tú sales claramente perjudicado, pues puedes caer en el error de pensar que salir guapo en tres fotos puede hacerte acabar con una novia guapísima y que te solucione la vida sentimentalmente. Y haciendo esto no solo te llevará justamente a lo contrario, sino que estarás tirando por la borda, tu orgullo, dignidad y lo más importante, la autoestima, al creer que lo que vales, lo vales por el físico y no por lo que eres. Lo que menos buena espina me da de todo es que, no se trata de una simple moda sino que intuyo que irá a mucho más a medida que este colectivo crezca.

Por otro lado, organiza tu tiempo de manera que no se pierda excesivamente valioso tiempo en la red, cuanto más tiempo nos quedamos embobados delante del ordenador sin ningún quehacer concreto, a más velocidad derrochamos el tiempo. La utilidad es completamente decreciente y hay que saber combinar las ventajas de internet con otro tipo de tareas.

Debajo del video os he escrito el párrafo donde Savater habla sobre lo comentado por mí arriba, pero os incito a que lo ojeéis entero puesto que solo son cuatro minutos y es mucho lo que se puede aprender de un gran libre pensador.




"Muchos de los aspectos que nos ofrece al web como pueden ser los blogs y como puede ser el Facebook, etc. Aparte de otras ventajas que evidentemente tienen, tienen también una serie de desventajas, favorecen el narcisismo, favorecen el afán de exhibicionismo de cada cual, hay una especie de exageración de la importancia de la cotidialidad, no es bueno que esa cotidialidad hipertrofiada tapen los logros artísticos, intelectuales verdaderamente importantes que no ocurren todos los días, ni a todo el mundo, ni en todos los lugares."