domingo, 16 de octubre de 2011

¿Eres la ostia?

Te creías la persona más atractiva, inteligente, con estilo, altruista, con la mejor sonrisa y amante de todo el universo y es entonces cuando surge una disputa de difícil solución. Te sientes cansado de tener que andar detrás constantemente de esa persona, tan pesada a veces, para que la relación funcione y aunque tu intención no es cerrar la relación, decides darle un aviso. Seguidamente es cuando piensas egoístamente que esa persona no llegara a ningún lado sin ti. ¿Cómo lo va a hacer si es un pobre ser? ¿Si a todo a lo que ha llegado últimamente es gracias a mi apoyo y a mi grandeza como persona? Yo la rescaté de un destino pobre y la convertí en la reina de corazones. Pues finalmente, no solo siguió adelante sin ti, sino que esa persona lo hizo con fuerzas renovadas y transformada en otra persona. Aprendió a vivir sin ti y progresó a pasos agigantados sin tu ayuda.

Te creías el único líder de tu equipo en alguna disciplina. Siempre has sabido competir mejor que los demás y como es natural por tu innata calidad, a la conclusión del partido vienen a felicitarte por tu gran partido, y es que impregnas al equipo y sus integrantes un aire de ilusión y ferocidad que hace que se te tenga en muy alta estima. Un día, cansado de perder, te marcas un farol y dejas entreabierta la posibilidad de no jugar la siguiente temporada con el equipo. ¿No es que me considere Maradona pero, si no han conseguido ganar conmigo, como lo van a hacer sin mí? Yo fui quien más contribuyo en la sombra para lograr esas últimas victorias y siempre sin atribuirme el merito. Pues no solo te reemplazaron y el equipo la próxima temporada mejoro grandiosamente, sino que el ambiente del equipo mejoró notablemente y ahora son quienes encabezan la clasificación.

¿Cuán importante eres? Olvídate de tu soberbia, de tu orgullo y del todo el apego que te tengas a ti mismo. Olvídate de quien eres y piensa en con quien estas, pues son quienes te dan lo que eres y no al revés. El eje del mundo no está a tu alrededor, sino en el del otro.

0 commenti:

Publicar un comentario