Ir al contenido principal

Amor, emociones y adicciones: Parte I

La entrada de hoy mezcla lo subjetivo y lo objetivo, experiencias personales con múltiples vivencias de otras personas y tendrá también un alto componente científico. La he querido dedicar a este tema porque, a mi parecer, la vida no está para sufrirla, sino para disfrutar en la medida de lo posible de las infinitas posibilidades que nos ofrece. El ser humano es terriblemente estúpido y para quien carece de fuerza mental, esta irrefutablemente a merced de sus hormonas, sentimientos, glándulas y todo tipo de mecanismos internos, lo que desemboca en algunas ocasiones en peligrosas adicciones. Y como veremos a continuación, se puede ser adicto no tan solo al sexo o a comer; también a la tristeza, al amor, al enfado o a cualquiera otra emoción.

A casi todos nos ha pasado que tras salir de una mala relación sentimental y posteriormente superarlo, sentimos que renacemos. Sentimos que, mientras retomamos las riendas de nuestras vidas y dedicamos mucho más tiempo a nosotros mismos, hemos desaprovechado mucho tiempo de nuestra vida, que bien podíamos haber utilizado en mejorar físicamente, en adquirir más conocimientos sobre un tema que te guste, en hacer realidad tus sueños, en practicar tus hobbies, en tener más experiencias… etc. El amor es experimentado como magia en los seres humanos, pero no nos olvidemos de que objetivamente es simple química y aunque he puesto como ejemplo al amor, esta sensación de alivio y renacimiento es vivida cuando nos desintoxicamos de cualquier adicción a una emoción.

Visto lo visto… ¿Son las emociones buenas o malas? Los científicos, que son quienes realmente saben de esto, dicen que emociones están concebidas para reforzar químicamente algo en la memoria a largo plazo. Toda emoción es una substancia química, la química más sofisticada del universo está ahí. Por lo tanto, como no podía ser de otra manera, las emociones tienen su función en el ser humano. ¿Cómo funciona? Hay una parte en el cerebro llamado hipotálamo. El hipotálamo es como una minifabrica, es un lugar en el que se reúnen determinadas sustancias químicas, que se corresponden con determinadas emociones que experimentamos. Esas sustancias químicas son pequeñas cadenas de aminoácidos. Así pues, hay sustancias químicas para el enfado, y hay sustancias químicas para la tristeza y también hay sustancias químicas para sentirse victimas y para la lujuria, hay una sustancia química para cada estado emocional que experimentamos.

¿Entonces, que es una adicción? La definición de adicción es muy sencilla, es algo que no puedes parar, hasta el punto de que nosotros nos provocamos situaciones que cumplan los antojos bioquímicos de las células de nuestro cuerpo y que satisfacen nuestras necesidades bioquímicas. Esto a nivel cotidiano quiere decir que quien es adicto al amor, nunca querrá estar solo y le costara progresar en la vida sin él; quien es adicto a la tristeza, buscara fabricar relaciones sentimentales con pocas posibilidades de acabar bien y así satisfacer su ansias de tristeza, etc. El adicto siempre necesita un poco más para poder notar la euforia, el efecto de lo que está buscando mediante la química. Resumiendo, la definición antes descrita viene a decir que si no puedes controlar tu estado emocional, es que eres adicto a él. Piénsalo.

Si usted ahora se pregunta si las emociones son malas, no, las emociones no son malas, son vida, aportan color a la riqueza de nuestras experiencias. El problema es nuestra adicción. Mucha gente no se da cuenta que cuando entiende que es adicta a las emociones, no es solo algo psicológico, es bioquímico. La heroína utiliza los mismos receptores de las células que nuestras sustancias químicas emocionales, así resulta fácil entender que si podemos engancharnos a la heroína, también podemos engancharnos a cualquier aminoacido, a cualquier emoción.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza y tranquilidad

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado. Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida. Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que l

El ser humano completo

El convertirse en un ser humano completo debería ser objetivo principal de todas las personas a lo largo de sus vidas. Nacemos animales, primarios, donde lo que nos rige es el cerebro reptiliano. Sin embargo, tenemos la increíble posibilidad de llegar a ser personas, y por tanto, a alcanzar una felicidad de nivel más elevado. Un hombre completo es todo lo contrario a aquella persona que trabajaba en las fábricas de la revolución industrial. Un hombre que durante meses y meses colocaba arandelas en tuercas sin descanso. Este hombre no era considerado un ser humano, sino un animal. Estaba totalmente alienado. En la actualidad, está de moda criticar al hombre occidental por perder mucho tiempo viendo “el sálvame y el fútbol”, pero al igual que sucede cuando se habla mucho y se hace poco, darse cuenta de un mal hábito no sirve de nada si no se investiga no solo porque lo hacemos, sino también que podemos hacer para esquivar este errático comportamiento en nuestras vidas y pod

Ética. Parte 2: Definición y modos de comprender lo moral

El libro en el que me he basado para la parte 2 y 3 de esta serie de entradas se titula “Ética”, de Adela Cortina y Emilio Martinez. Se trata de un libro escrito con propósito educativo y que encaja perfectamente como material básico para las siguientes publicaciones. He modificado parte del texto citado para que se entienda mejor y encaje mejor con la estructura de la entrada. Ética La ética es la rama de la filosofía que estudia la bondad o la maldad de los comportamientos. Tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. Filosofamos para encontrar sentido a lo que somos y hacemos; y buscamos sentido para colmar nuestras ansias de libertad, dado que la falta de sentido la experimentamos como cierto tipo de esclavitud. Con el objetivo de encontrar dicho sentido a la vida, la ética se dedica a la reflexión sobre la moral. Pretende explicar los concep

Términos y condiciones de uso

Que nadie me escupa cuando menosprecie su conocimiento cultural. Que nadie se enrabie cuando no me posicione a su favor en debates altamente dogmatizados. Que nadie se enoje al leer mis críticas sobre lo poco práctico de actuar en base a una determinada ética. Que nadie se irrite cuando le diga que su relación sentimental le ha condenado por siempre. Que nadie me atice cuando le defina como un estúpido animal preprogramado. Porque será alguien como yo quien le guie cuando muera en vida, cuando se dé cuenta de que la vida no tiene sentido per sé y necesite de consejos no-basados en conocimiento interesadamente absorbido para evitar confrontar el desierto de lo real .

El club de los poetas muertos

La película gira en torno al pensamiento crítico y a la necesidad interior de propagarlo del profesor de literatura, John Keating, quien no duda en abrir las mentes de los estudiantes para introducirles el concepto Carpe Diem (el texto de la foto). Y es que ambos son conceptos que se necesitan mutuamente. No es posible ejercer el pensamiento crítico si no se tiene una filosofía de vida en la que tu Yo interior te urja a aprender lo máximo posible, a ser lo máximo posible, a ayudar lo máximo posible y por tanto, a vivir lo máximo posible. Es totalmente necesario el querer vivir plenamente, para poder llegar a tener alguna posibilidad de hacerlo. Al mismo tiempo, ejercer correctamente el concepto Carpe Diem requiere del pensamiento crítico en la medida de que hace falta romper con las “normas preestablecidas” para tener la posibilidad de vivir al 100%. Es indudable que nos tenemos que adaptar a la sociedad pero siempre desde nuestro yo, sin quebrar nuestra alma para que s