Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

¿Eres la ostia?

Te creías la persona más atractiva, inteligente, con estilo, altruista, con la mejor sonrisa y amante de todo el universo y es entonces cuando surge una disputa de difícil solución. Te sientes cansado de tener que andar detrás constantemente de esa persona, tan pesada a veces, para que la relación funcione y aunque tu intención no es cerrar la relación, decides darle un aviso. Seguidamente es cuando piensas egoístamente que esa persona no llegara a ningún lado sin ti. ¿Cómo lo va a hacer si es un pobre ser? ¿Si a todo a lo que ha llegado últimamente es gracias a mi apoyo y a mi grandeza como persona? Yo la rescaté de un destino pobre y la convertí en la reina de corazones. Pues finalmente, no solo siguió adelante sin ti, sino que esa persona lo hizo con fuerzas renovadas y transformada en otra persona. Aprendió a vivir sin ti y progresó a pasos agigantados sin tu ayuda.
Te creías el único líder de tu equipo en alguna disciplina. Siempre has sabido competir mejor que los demás y como…

Atajos

La vida es como un campeonato de carreras. Quizás en algún circuito, pueda existir la posibilidad de que por sus características, permitan a un piloto mediante un atajo recortar tiempos de forma poco deportiva, dando paso así a que la avaricia y la ambición hagan presencia en su interior y logrando acabar en el primer puesto en la carrera. Falsamente creerá haber alcanzado la gloria, pero por el contrario, se estaría olvidando de las siguientes diecisiete carreras e inexorablemente le acabarían arrebatando la primera posición, tarde o temprano.
Uno no debe alcanzar su meta a cualquier precio. Puesto que los atajos solo sirven al muy corto plazo. De nada sirve esperar con ansia a los jueves universitarios, con el objetivo de disfrutar de la vida y salir de lo monótono ingiriendo ingentes cantidades de alcohol. Puesto que al día siguiente seguirás siendo la misma mierda, siendo tan aburrido como siempre e igual de insocial, más vale en ese caso aprender a ser un poco mas persona y apre…

Amor, emociones y adicciones: Parte II

¿Solución al drama humano? Desaparecer, evadirnos de nuestra identidad. Cuando digo desaparecer, no me refiero a que desaparezcamos físicamente. Lo que quiero decir es que nos vayamos del área del cerebro que está relacionada con la personalidad, que tiene que ver con nuestra relación con la gente, con nuestra relación con los sitios y con las cosas, el tiempo y los acontecimientos. Dejar de existir en los centros asociativos del cerebro que reafirman nuestra identidad, que reafirman nuestra personalidad. Morir. Sentirse vacío, desechar las vanas opiniones y los deseos mundanos para sentirse llenos de vida; de paz y de armonía con el entorno y nuestro cuerpo.
La típica persona que vive su vida y la considera aburrida o monótona, lo hace porque no ha intentado adquirir conocimientos o información que la estimulen. Están muy hipnotizadas por el entorno, a través de los medios de comunicación, a través de la televisión, a través de la gente que vive y crea ideales que todos intentan cu…

Amor, emociones y adicciones: Parte I

La entrada de hoy mezcla lo subjetivo y lo objetivo, experiencias personales con múltiples vivencias de otras personas y tendrá también un alto componente científico. La he querido dedicar a este tema porque, a mi parecer, la vida no está para sufrirla, sino para disfrutar en la medida de lo posible de las infinitas posibilidades que nos ofrece. El ser humano es terriblemente estúpido y para quien carece de fuerza mental, esta irrefutablemente a merced de sus hormonas, sentimientos, glándulas y todo tipo de mecanismos internos, lo que desemboca en algunas ocasiones en peligrosas adicciones. Y como veremos a continuación, se puede ser adicto no tan solo al sexo o a comer; también a la tristeza, al amor, al enfado o a cualquiera otra emoción.
A casi todos nos ha pasado que tras salir de una mala relación sentimental y posteriormente superarlo, sentimos que renacemos. Sentimos que, mientras retomamos las riendas de nuestras vidas y dedicamos mucho más tiempo a nosotros mismos, hemos des…