Ir al contenido principal

Tocando los huevos

No sé si porque el ser humano nunca ha tenido la oportunidad de pensar y de expresar sus opiniones sin miedos o porque nos la suda, todavía hoy en día, no somos capaces de pensar libremente. No somos capaces de expandir nuestra mente más allá de lo imaginable, más allá de donde nos encontramos en este momento. No tenemos una opinión propia sobre muchas cosas. No ejercemos nuestro derecho y poder de pensar. Tenemos la oportunidad de crear un mundo a nuestra medida, donde nuestros deseos y necesidades nunca más se vean reprimidos y sin embargo, ni siquiera hemos dado un paso aun.

Encima, no solo no pensamos por nosotros mismos, sino que somos de mente cerrada, y si alguien dice algo que nos saca de nuestros dogmas de existencia, nos enrabietamos y luchamos contra esa idea. Bajo el lema ¡A mí nadie me dice lo que tengo que hacer! Cuando en realidad eso es precisamente lo que haces, hacer lo que te dicen que hagas.

Nuestro ego también nos juega malas pasadas. Chicos y chicas a los 20 años ya se creen los reyes del mundo y se creen tan conocedores de la verdad que ya no aceptan otras verdades que las suyas (yo mismo he sido así). No se molestan en buscar más verdades más allá de lo obvio, puesto que ya no las necesitan. Se “desenvuelven bien” en esta vida y son perfectamente independientes… seguro que si…

Del ego pasamos al respeto. ¿Qué pasa con las demás religiones? ¿Qué pasa con la gente que tiene una manera de vivir propia, como por ejemplo el vegetarismo o veganismo? ¿Qué ocurre con la gente que no respeta? ¿Se creen superior porque él es como la mayoría, se creen en posesión de la verdad? En caso de haber una verdad única todavía nadie la ha descubierto, por lo tanto, ¿porque la gente no deja vivir a los demás con sus verdades? Y respetar no trata de “no criticar”, trata de ENTENDER, ¡de EMPATIZAR! Por mucho que alguien racista no exprese sus opiniones con voz, lo hace con miradas, lo hace con sentimientos que salen al exterior como balas de plata, lo hace con gestos que incluso duelen más que las palabras. ¡Debemos abrir nuestra dichosa mente y expandirla más allá de lo que actualmente somos!

¿Y que pasa con la industria de la moda? Mirar, mi intención nunca es meterme con nadie en concreto, pues soy consciente de que la vida es tan compleja que en la mayoría de los casos, ni siquiera los individuos tienen la culpa de lo que hacen. Pero pasando por alto a los que “mandan” en la industria, es decir, a los que realmente se hacen multimillonarios a costa de todos los demás que la sigan ciegamente, simplemente pido a los grandes adictos y adictas a las compras que comprendan que quienes no estamos una hora delante del espejo, no es porque seamos unos dejados, simplemente nos gusta emplear el tiempo en otras cosas, ¡porque ojo! No es cuestión de mentirnos a nosotros mismos, a todos nos gusta estar guapos, si, a nuestro estilo, pero guapos. Por otro lado, a mi me parece cojonudo la gente que tarda tiempo en prepararse y siempre quieren estar guapos o guapas. Me parece que la búsqueda de la belleza y de la perfección es algo que todos tenemos innato pero por favor, siempre sin obsesionarse. No hay absolutamente ninguna obsesión que sea buena para el ser humano. ¡Y siempre desde el respeto!

Antes de ayer estuve en Madrid de comunión y no participe en la ceremonia. No rece, no me puse en pie cuando los demás lo hicieron, etc. Aunque siempre con intención de “respetar” a los demás, por ello me puse muy atrás, no soy de los que me gusta llamar la atención con estos temas. ¿Sabéis porque pongo respetar entre comillas? Porque de los presentes en realidad a casi nadie le importaba una mierda el cristianismo y a muchos, hasta el mismo rito que estábamos celebrando. ¿Y me pregunto yo, porque los padres no practicantes hacen que sus hijos hagan la comunión? ¿Acaso es por razones sociales? Ni yo, ni mi hermano pequeño hemos hecho la comunión y os aseguro que tenemos vida social. No es un ataque al cristianismo, yo me considero espiritual (y de hecho, dentro de poco escribiré sobre el tema) pero no puedo con la gente que piensa o dice unas cosas y va haciendo otras. No entiendo la gente que se levantaba para rezar o hacer lo que la ceremonia dictaba, como si fueran practicantes, cuando en realidad una millonésima parte de ahí lo eran de verdad. Me fastidia y lo siento de veras si lo que he escrito os ha molestado.

Cuando nos estábamos preparando para la comunión (¡¡fijaros, a mí también me gusta ponerme guapo!!), no sé qué comentario dije y un familiar cercano persona me llamo antisocial. Y aunque le contesté rápidamente diciéndole que no era así, me dejo dubitativo y medité sobre el tema de camino a la comunión. ¿Acaso soy yo antisocial? No lo soy, no solo tengo vida social, sino que me encanta pasear con amigos, discutir con ellos, estar con ellos, disfrutando de su compañía… así que llegue a la conclusión de que no soy un antisocial. Y pensé, entonces, ¿que soy? Llegue a la conclusión de que soy anticultural pero… ¿Acaso soy yo anticultural? No. Para empezar, me encanta viajar y conocer todo lo posible sobre todos los sitios, con solo decir que a falta de dos años, ¡no puedo esperar más para irme de Erasmus a India!. Además, me gusta saber de todo, no es raro verme leyendo cosas de cualquier tipo por casa, y claro, me gusta mucho coger libros de la biblioteca, normalmente ensayos que hablen sobre temas en los cuales estoy interesado.

¿Y entonces, qué coño soy? Ni siquiera me puedo considerar un toca huevos, porque realmente intento ser tolerante y respetar todas las ideas. En casa me gusta tocárselos un poco a mi hermano pequeño, a ver si empieza a ser un poco normal, pero poco más.

No seré yo el que me describa pero bueno, me quedo con la idea de que tengo mucho que leer y aprender para poder aclarar más mis ideas para que cuando cualquier persona me tache de antisocial, poder responderle al segundo sin tener que comerme la cabeza antes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Occidente en confusión

Que humanista me defina mejor que pacifista no significa que no condene la beligerancia. En la guerra no gana nadie y fomenta un odio que se hereda y trasmite a las siguientes generaciones. En estos momentos me pesa el alma y para combatir esta sensación, me dispongo a escribir sobre dos puntos que me parecen relevantes para recobrar la armonía con nosotros mismos y el resto de seres humanos.
Es absolutamente primordial tener más empatía que nunca no solo con los árabes que vivan entre nosotros, sino con todos los inmigrantes con los que nos cruzamos y conocemos, puesto que posiblemente no serán días fáciles para ellos. La tragedia de París es el escaparate ideal para que los políticos con ideales ultra nacionalistas saquen con orgullo su bandera anti inmigración y hagan incrementar odios xenófobos entre la población.
Cuando nos toca a nosotros sufrir el terror y la barbarie de la guerra, que durante el 99,99% de nuestra vida ni la olemos; el miedo y el odio se abalanzan sobre nuestr…

Valores capitalistas y otras mentiras

Durante - lo que podríamos definir – el primer siglo de vida del modelo económico-social actual, la cantidad de clase media aumentó sin duda pero en estos tiempos locos actuales, se podría decir que, entre los integrantes de dicha clase, ¿sigue incrementándose el nivel de felicidad tal y como sí ha pasado durante el siglo pasado? La respuesta seguramente es negativa, diferenciando en todo caso felicidad de bienestar.
La economía capitalista necesita del incremento constante del PIB anual para que funcione y esto a largo a plazo, solo es posible mediante el surgimiento de revoluciones, como por ejemplo, la revolución industrial o la reciente revolución en las IT (Information technology) en el siglo XXI. ¿Pero qué pasará cuando el ritmo de revoluciones decrezca? Parece lógico pensar que algún día ocurrirá. Pienso que poco a poco, las épocas de crecimiento cercano al crecimiento 0 serán más frecuentes, con lo que ello conlleva implícitamente para la creación y eliminación de empleo. Sien…

Bienvenido al desierto de lo real

El hecho de que los humanos reflexionemos sobre la realidad no es cuestión de azar. Muchas, y me atrevería a afirmar que en alguna parte de sus vidas todas las personas, han experimentado la sensación de que se nos escapa algo. De que debe haber algo que dé sentido a todo esto o que directamente estemos siendo engañados, ya sea por un ente exterior o por nuestra propia mente, y sea por ello que no consigamos quitarnos de encima esta melancolía existencial o nostalgia que nos abarca en ocasiones. "Te explicaré por qué estás aquí. Estás porque sabes algo. Aunque lo que sabes no lo puedes explicar. Pero lo percibes. Ha sido así durante toda tu vida. Algo no funciona en el mundo. No sabes lo que es, pero ahí está como una astilla clavada en tu mente y te está enloqueciendo. Esa sensación te ha traído hasta mí ¿Sabes de lo que estoy hablando?" - Morfeo.
La frase que da título a la entrada, es producto de Jean Baudrillard, filósofo postmoderno francés que alcanzó popularidad debi…

Introspección fortuita

No puedo parar. No ha habido manera posible de escapar de ello durante toda la tarde, algo a lo que no puedo dar nombre. Es una sensación puñetera, pues no viene de algún hecho vivido recientemente, sino que me temo que se trata de algo mucho más complejo.
Se trata de un sentimiento que trae consigo unas ganas terribles por vivir, aunque no de cualquier forma. Quiero vivir de forma que ayude a los demás a ser mejores. Quiero haber sido capaz de haber hecho a una persona feliz. Me siento casi obligado a hacer algo por el mundo, en respuesta a la posibilidad de vivir que se me ha proporcionado. Quiero hacer sentir orgulloso a esa misteriosa fuerza que a todos y a absolutamente todo lo mueve hacia adelante.
Cuando me hundo en mí mismo en busca de tal sensación, ella huye. Me viene a la cabeza que quizás esa extraña sensación sea la respuesta a una eterna pregunta, una respuesta que nunca se dejara encontrar y que juega conmigo a sabiendas de que nunca lo haré.
Mientras os narro esta e…

Confianza y tranquilidad

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado.
Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida.
Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que los treinta …