Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

Pólitica - Parte III

Por mi parte, nunca he sido tan extremista como lo fue Epicuro. Pero si comparto fielmente sus ideas y actúo en base a ellas.
Epicuro decía que había que huir tanto de la cultura, como de la política. En lo relativo a la política estoy muy de acuerdo con él, en que es necesario no poner excesivas expectativas en ella. Al fin y al cabo y pensándolo fríamente, ¿Es capaz una persona de mantener contentas a 45 millones? Aunque creo que mínimamente hay que estar al día, no debemos sembrar semillas de felicidad en lugares que no dependen de nosotros.
Sin embargo, no puedo estar de acuerdo en todos los puntos. Antes he dicho que la política, aunque es lo mejor que tenemos, no es una herramienta eficaz para erradicar los males del mundo y por ello no hay que depositar nuestras esperanzas en ella. Peeeeeeeero… eso no quiere decir que nos desatendamos de lo que pasa en nuestro universo. Todos importamos muchísimo más de lo que pensamos. Con cada conversación que tenemos con un amigo, cambiamos s…

Pólitica - Parte II

Ante la situación final descrita en la anterior entrada, Epicuro se muestra como el filósofo de orden terrestre. Explica que el error práctico que se esconde en cualquier intento de teoría política anterior está en que arrastran determinados compromisos con aquella forma de lo real, que es precisamente lo que hay que superar. Restos mitológicos.
Epicuro decía: “Feliz tú que huyes a velas desplegadas, de toda clase de cultura”. Toda la cultura tradicional es solo objeto de rechazo, lastre que nos conduce a la infelicidad, olvido de esa inmediatez donde se encierra todo bien. No se negaba con ello a la cultura del logos y del raciocinio pero insistía en el hecho de que esa cultura había establecido “valores”, dejando que muchas veces flotasen sobre la realidad, ensombreciéndola, en lugar de clarificarla.
Entendámoslo. No estaba en contra de la sociedad. Simplemente entiende que si bien en esta vida hay que esforzarse, en la medida de lo que se pueda en actuar “sabiamente”; ni la cultura p…

Pólitica - Parte I

En estos revueltos tiempos políticos, me dispongo a dar mi opinión apoyándome en primera instancia en dos grandes filósofos, y mediante la publicación de tres entradas donde progresivamente daré a entender mi opinion. Hablaré sobre las primeras etapas de la evolución política, de modo que podamos también apreciar la evolución que han tenido ciertos valores humanos. Ya que no olvidemos, la política está a servicio del hombre y de sus objetivos como raza, donde el primero de ellos es la felicidad. Estos dos filósofos son Platón y Epicuro.
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………
La cultura griega tuvo desde sus orígenes, dos importantes objetivos: conocer el mundo y manejarlo.
De manera similar a nosotros mediante este blog, los griegos también meditaron sobre ciertos temas. ¿Tiene el ser humano la posibilidad de liberarse de ese Logos inmenso que parece regirle? ¿Es libre o está atado a un lugar que, en el fondo, es su voz y por el habla? Las respuestas a fueron múltiples …

La amistad

La amistad. Es una de tantas palabras deslucidas, teñidas de corrupción y por supuesto, víctima de la doble moral, tan de moda hoy en día.
Aunque pueda parecer extraño, se trata de una palabra con poco tiempo de vida. La palabra Philía, simplificadamente traducida por amistad, empieza a utilizarse habitualmente a finales del siglo V. AC. Fueron los griegos, con Aristóteles y Platón a la cabeza quienes la introdujeron en la vida política y quienes empezaron a usarla más como una herramienta, en vez de como un fin en sí misma.
Poco más tarde Epicuro, dándose cuenta en la fosa donde estaba cayendo la amistad y su importancia, la incluyó en su filosofía del placer de vivir, como un fin en sí misma, pues toda amistad es deseable por sí misma. Para Epicuro, de todos los bienes que la sabiduría ofrece para la felicidad de una vida plena, el más grande es la adquisición de la amistad.
“No es amigo en que todo el momento busca su utilidad, ni el que nunca la une a la amistad. Porque el uno com…