martes, 22 de marzo de 2011

Libia

Y volvió a suceder. Nada se ha aprendido del pasado. Parece que fue ayer cuando los EEUU invadieran Iraq con la única intención de robar petróleo y con la excusa de proteger a los civiles. Miles de muertos después, vuelve a pasar. Y no tiene nada que ver con la defensa de los derechos humanos o con la defensa de la democracia.

Me siento avergonzado de Europa, me siento avergonzado de España. No estoy en contra de que ayudemos a la población civil de países donde un dictador los esté masacrando, pero sí de que siempre lo hagamos en países donde tengamos muchos intereses económicos. Y este es el caso.

Cuan fácil es hablar y que poco reflexionar. Desde aquí no nos damos cuenta de lo que es una guerra. Lo que es jugar con vidas que no te pertenecen. Parece que la única forma de que pensemos lo que sucede en esos países es que Gadafi nos lance un par de bombas atómicas y que desaparezcan la mayoría de nuestros amigos y parientes. Pensadlo por un momento.

Lo peor es que siempre he pensado que los políticos que gobiernan son una proyección de nosotros mismos como pueblo. Si nosotros a nivel individual, nos dedicamos a mirar a otro lado ante las desgracias mientras eludimos los impuestos. Ellos, se dedicaran a mirar a otro lado ante las torturas a persones en Iraq mientras se apropian del petróleo de Libia.

El cambio está en nosotros mismos, depende de nosotros. Y cuanto antes cambiemos, antes cambiaremos el orden mundial.

0 commenti:

Publicar un comentario