sábado, 29 de enero de 2011

Héroes

Esta es la historia de un héroe. Un héroe de leyenda. Un héroe que nunca tuvo más opción que andar a contracorriente. Un héroe que no solo está orgulloso de a donde ha llegado, sino también, de cómo ha llegado. Un héroe que a pesar de tener que cargar con un hándicap en su contra, ha tenido éxito en gran parte de lo emprendido.

Este héroe no sale por la gran pantalla. No es invencible, como se cabria esperar de un héroe. No cuenta con una resistencia brutal innata, ni tan siquiera con unas cualidades inigualables. Me refiero a otro tipo de héroe, de los cuales se habla muy poco y tienen poca repercusión mediática y sin embargo los hay en todos lados. Ese héroe eres tú.

No elegimos vivir. No es una decisión que hayamos tomado. Sin embargo, somos arrojados al mundo y no tenemos otra posibilidad que sobrevivir. Nos curtimos en el fragor de la guerra, bajo el acero de nuestras espadas. Observamos el entorno y escuchamos el entrechocar de las armas contra cascos y escudos. Exhausto, ves impotente como amigos, conocidos y desconocidos caen derrotados impotentes mediante emboscadas planeadas minuciosamente por entes malvados. Tampoco es difícil darse cuenta de la existencia de guerreros nobles y valientes, que golpe tras golpe van abatiendo enemigos ferozmente, imparables, consiguiendo el respeto de amigos y enemigos, mientras van escribiendo su propia leyenda, marcando con fuego su nombre es la posteridad.

Amigo. Jamás olvides que eres un héroe.

Si bien es cierto que no todos los héroes son recordados, para que exista algo que recordar, hacen falta héroes.

martes, 18 de enero de 2011

De cobardes

Normalmente soy el primero que intenta disfrutar de las cosas buenas de la vida y dejar de lado las no tan buenas, pero hay ciertas actitudes que no soporto y me enervan. No soy capaz de aguantar a quienes no son sinceros con los demás y quienes no son sinceros consigo mismos, en cualquier ámbito de la vida.

Quien no es sincero con los demás, no es feliz. El ser humano es un ser sociable por naturaleza, que necesita del cariño, compresión, ayuda y amor de los demás para ocupar un lugar en el mundo. Quien no es sincero con el tiempo te desilusiona y te quedas con la sensación de haber perdido el tiempo. Difícilmente tendrá amigos de verdad que le trasmitan su cariño y por tanto, jamás conseguirán sentirse seres humanos en su plenitud. Pero hay algo que es todavía peor.

Quien no es sincero consigo mismo no solo no es feliz, sino que conseguirá que tú tampoco lo seas, aunque no sea su intención. Este ser difícilmente podrá tomar una buena elección, lo que le conllevara al fracaso en la vida. Y no solo eso, los amigos de este tipo de gente frontalmente actuaran como sus amigos de cara a ellos, ayudándolos en la medida de lo posible pero generalmente no podrán confiar en ellos para ciertas cosas pues no sienten que la otra persona esté capacitada para entender ciertos problemas. ¿Quien va a confiar o pedir ayuda a alguien que no se entiende ni a él mismo?

¿Por lo tanto? ¿Por qué no ser sincero si solo contiene cosas negativas no serlo? La respuesta es clara, quien no es sincero con los demás es un cobarde, puesto que no hay nada más valiente en la vida que confiartu más intimo secreto a un amigo o amiga.

Quien no es sincero consigo mismo, lo dice todo de su autoestima, no se ve capaz de afrontar la realidad y la evita. Crea una subpersonalidad y exteriormente la emplea, aunque interiormente se entristezca al no poder actuar como realmente quisiera esa persona.

Quienes alguna vez hemos tratado con gente no sincera, hemos aprendido que cuanto más alejados nos mantengamos de ellos, mejor nos irá en la vida.

miércoles, 12 de enero de 2011

Madurez emocional

“Creo que la madurez para expresar amor y amabilidad es lo que salva nuestras mentes, y lo que salvara al planeta. Amor es creer en nuestra bondad básica. El amor es una forma natural de sacar ese poder, y es una sensación de ofrecer, y dar, y extender, y liberarnos a nosotros mismos de una mente que esta estancada en solamente querer. Si estamos estancados en esa mente de siempre querer, entonces nuestra mente nunca es feliz”

Sakyong Mipham Rinpoche

Fuente: El blog alternativo

sábado, 8 de enero de 2011

Pilotemos nuestra vida

La pregunta del millón es: ¿Qué hacer cuando no te gusta cómo eres? Qué hacer cuando sabes que algo simplemente saldrá mal, porque sabes de qué manera actuaras. Cuando sabes perfectamente que no vales para nada para lo que te gustaría valer. Cuando sabes que en determinadas situaciones, eres un grandísimo cabrón y no puedes hacer nada para remediarlo. La cuestión es, ¿Como dejar de ser lo que eres, dejar de hacer caso a tu ADN y pasar a comportarte y actuar conforme a lo que te gustaría? Es una cuestión que se debería tomar en serio y quizás un día, te toque a ti resolverla.

Es un tema complicado que implica cuestiones no solo morales, sino también filosóficas. ¿Acaso no tenemos libre albedrio sobre nosotros mismos? ¿Estamos destinados (mediante el ADN) a ser de una forma determinada y por tanto nuestras decisiones han estado siempre seleccionadas desde un principio? ¿Es posible entonces afirmar que estamos destinados a acabar en cierto lugar en la vida? La única verdad real sobre este asunto, es que los seres humanos lo tenemos realmente difícil para tener éxito en esta vida, y que por tanto, hemos de emplear todas nuestras armas.

La base para solventar este escurridizo problema es la autoconsciencia. Ser consciente de que vives. Ser consciente de que la probabilidad de nacer en este mundo es de cero coma cuatro mil trillones de ceros. Ser consciente de que cada partícula que ha existido en el universo, lo ha hecho con el único fin de que un día, tú nacieras. Difícilmente podrás actuar libremente si nunca en tu ajetreada vida (mentira), has pedido una cita con tu yo interior y le has preguntado sobre el misterio de la vida.

Una vez eres consciente de que vivimos en un lugar muy extraño, y de que eres un afortunado habitante de ese sitio tan raro y misterioso, empiezas a existir plenamente, pues con un poco de suerte al comprender la inmensa suerte que has tenido, te sientes agradecido al mundo y sientes la necesidad de aportar algo útil. Tambien, el entender que existes, te da la posibilidad de coger realmente las riendas de tu vida. Tendrás que averiguar TU RESPUESTA a varias preguntas. ¿Qué haces aquí? ¿Vienes de paso? ¿O lo hiciste para quedarte? ¿Piensas dejar huella? ¿Pondrás el acento en ti, o en los demás? Es necesario pues, primero averiguar en qué lugar de tu existencia te encuentras, para después posicionarte en un lugar y tirar para adelante, pero esta vez, con el timón de tu vida entre tus manos.

La profundidad que estas vacías palabras tienen es gigantesca, si alguien consigue simplemente terminar de leer la entrada, ya es un éxito para mí.

jueves, 6 de enero de 2011

¿Quién es ella?

¿Es la chica con la que te llevas tan bien? ¿Alguna conocida con la que apenas has tenido relación? ¿Es esa persona a la que le cuentas todo? ¿Acaso es la chica que tanto te atrae físicamente? ¿Puede ser la persona a la que le gustas desde pequeño? ¿Quizás es la mujer con la que te cruzas la mirada en la biblioteca incesantemente? ¿Podría ser una de tus ex? ¿O alguna amiga de alguna amigo tuyo?

¿La tengo cerca o debería buscarla lejos? ¿Debo luchar por ella o debería ser amor a primera vista? ¿Para amar también se ha de sufrir o en una relación todo debería de ser perfecto? ¿Vale la pena luchar por su amor a costa de poder perder su amistad? ¿Se debe luchar por alguien por quien sientes algo pero sabes que no te conviene?

Mucha complicación veo yo.