sábado, 31 de diciembre de 2011

Atlantia

Musica Mago de oz



Durante miles de años, los seres humanos hemos podido disfrutar del mejor regalo que los dioses dieran jamás a ningún ser vivo. La brisa, el viento, el hermano sol y la hermana luna, campos y praderas donde ver crecer a nuestros hijos, amaneceres bañados con el perfume que estornudan las flores en primavera, puestas de sol decoradas por los sueños aun por concebir. Y aunque parezca mentira… inteligencia. Pero el hombre blanco despreció aquel tesoro y a medida que la vida le sonreía, él le contestaba dando patadas al destino.

Si alguien lee esta carta, no olvide que el fin de esta civilización se debió al egoísmo, codicia e incultura de la raza humana. Los hombres ya no somos mamíferos, el ser humano no se convirtió en depredador, la raza humana somos simplemente un virus; matamos, crecemos, y nos multiplicamos.

Por eso nos extinguimos, por eso las aguas se tragaron nuestra civilización, la verdadera Atlántida éramos nosotros. Y por eso hemos escrito esta nota para formas de vida inteligente venideras.

Cuando los hombres escupen al suelo, se escupen a sí mismos.



miércoles, 28 de diciembre de 2011

Esa extraña sensación

Vela a oscuras

Esa extraña sensación de estar naufragando a la deriva, de remover aguas por donde pasas, de molestar a quienes hablan y de enfadar a quienes están en aparente calma.

Sueño sin poder despertar. Ansió la llave que me permita abrir el doble cerrojo donde me hallo enjaulado. Solo deseo no convertirme en una sombra, ni vivir una ilusión.

Entonces siento su calor cuando me abraza por la mañana. Percibo como le da cuerda a mi ánima durante el día y sufro su ira cuando la enojo. Es Gaia.

Tornados, volcanes y terremotos. Acumulan su fuerza en su centro, pero su furia desmedida expanden sus devastadores efectos. ¿Podría acaso la naturaleza poseer tal poder estructurador sino tuviera en su poder también el destructor? Esto me lleva a decir lo siguiente.

Todos somos protagonistas y antagonistas del mismo guion sin director. Y es cuando me doy cuenta de ello, que me entra esa extraña sensación…

jueves, 22 de diciembre de 2011

Obstáculos



Los obstáculos se pueden esquivar de dos formas. Pero que os voy a decir yo a vosotros, si tras vivir no sé cuantos años, ya debéis de haber meditado sobre ello, ¿no?.

Hay quienes atacan los problemas y hay quienes se defienden de ellos. Simple. Pero esto todavía no explica nada. Sigamos entonces. Hay quienes a sabiendas del inminente ataque enemigo, se deciden a bombardear primero su ciudad, pero no consiguen conquistarla. Y no la conquistan porque no la atacaron a tiempo. Y no la atacaron a tiempo porque nunca quisieron hacerlo. Y es que para lograr vencer, se ha de haber querido hacerlo antes y haberse preparado minuciosamente para la tarea.

En la vida puedes querer ganar o puedes querer sobrevivir. Y una de las características que las diferencia, es que uno mira a largo plazo, y otro a corto. Uno decide qué quiere ser y al otro la vida lo va transformando en algo indefinido. Uno va con las luces largas sorteando los obstáculos sin girar apenas el volante, simplemente adoptando la nueva trayectoria con tiempo; y otro va con las cortas conduciendo su vida a volantazos, sorteando quizás duros exámenes, problemas sentimentales, zancadillas que a todos nos pone la vida, trabajando en lo que pueden y levantándose de altas caídas, pero apenas sin aprender de ellos. Y no porque no quiera aprender, que tan tonto no hay nadie en este mundo, sino porque no tiene tiempo de hacerlo al tener que estar modificando su trayectoria todo el tiempo. No se trata de huir del dolor, del fracaso y de la miseria emocional, sino de buscar con ahínco, el bien de uno mismo.

La única forma de poder ver los obstáculos de tu camino, es saber antes, cuál va a ser el camino elegido por ti. Porque obstáculos los hay en todos lados, pero has de saber cuáles son los que vas a tener que encarar.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Desconectar



El ser humano está perdiendo facultades mentales básicas inherentes a él y el culpable es él mismo. El individuo de hoy no piensa, solo hace. El individuo de hoy no habla, solo dice cosas. Hoy en día no se quiere a un país, ni se tiene un ideal, muchas veces ni siquiera un objetivo personal, simplemente se ama a la empresa Apple y sus homólogas.

Estamos ya tan habituados al marketing y a los slogans publicitarios que creemos omitir dicha parte de información cuando vemos la televisión o estamos en internet, pero lo cierto es que estamos mamando para nuestros adentros cada cachito de propaganda. Después de venir de currar a un ritmo aterrador y una cantidad de horas ingente nos vamos directamente a la tele y ahí nos quedamos horas y horas. Chupando información vacía de contenido.

Los jóvenes y no tan jóvenes no se pueden separar de las redes sociales y móviles de última generación. Son palabra, gente y antisociales en vez de significado, personas y sociales. En su afán de no sentirse solos,  necesitar cerciorarse de que existen mediante el recibo de estúpidos mensajes por Blackberry o Whatsapp, han marginado su propio yo.

Y lo peor de todo es que todo esto nos afecta a todos en la cabeza (nuestra forma cerebral ya es distinta a los que vivieron antes de nosotros) y a gran parte de las personas en la felicidad. Se sabe que estamos perdiendo funciones cerebrales tales como la introspección, concentración, contemplación, reflexión y algunas mas relacionadas y… ¿esto que significa? Esto es la nada. Lo superficial. El no sentir. El andar por andar. El vacio. La no existencia.

Para los que ya lo empezaban a intuir, decir que yo no estoy en contra de la tecnología. Ella nos ha dado mucho y ahora todo es mucho más fácil, sin ella mi vida no sería sencilla y no habría podido estar escribiendo desde hace un año Sin Caverna no hay Mito. Yo propongo desconectar de vez en cuando de toda esta salvajada. Pequeñas retiradas que nos permitan tomar aire para volver a este ruidoso mundo y comérnoslo con patatas a la vuelta.

Irse a correr solo o con un amigo te hace desconectar a niveles grandiosos. Al llegar a casa, en lugar de encenderte la tele, déjala apagada, ponte música que te guste y disfruta de ella mientras acometes tareas domesticas. De vez en cuando, vete a pasear, seguro que hay algún sitio en tu ciudad que te trasmita tranquilidad. Date una vuelta con los amigos o incluso puedes llamar a alguna vieja amistad a quien añores y retomarla. Reconciliate contigo mismo.

Quien quiera pensar que mi único objetivo cuando hablo de esto, es evadir el alto ritmo de vida y convertirme en un holgazán, se equivoca. La mayoría del tiempo hay que vivir a toda velocidad y a día de hoy no se puede hacer mucho para remediarlo. Solo he dicho que si en los tiempos libres se intentara desconectar, no solo no verías coartada a medio plazo tu concentración, pensamiento crítico y libertad, sino que gracias precisamente a lo anterior, podrías desenvolverte mejor en el trabajo y disfrutar más de la vida.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Inocencia



Desconozco si solo me pasa a mí o en cambio es algo común, pero en mi opinión la inocencia es una cualidad que se hace querer. Me gusta y me atrae de los demás.

La inocencia muestra la no consolidación de la vida como algo rutinario por parte del individuo. No juzga de primeras si el de enfrente puede hacerle daño, simplemente le tiende la mano. Quien lo es además, muestra que es capaz de sorprenderse de lo que ocurre a su alrededor sin desestimar ninguna posibilidad. Por otro lado, el inocente suele ser fácil de engañar y manipular y tiende a dar segundas oportunidades. Se podría decir que no cree saber todo a su alrededor, suele ser una persona humilde y sabedora (o al menos intuidora) de lo poco que sabe y de que nunca lo sabrá todo.

Quien es inocente tiende a sonreír de una manera especial, casi se podría decir que con el alma, tal y como lo hacen los niños. De alguna manera la inocencia tiene ese espíritu rejuvenecedor y que tanto nos hace falta a las personas. No debemos nunca de olvidar que tras vivir un periodo cortísimo de tiempo, desaparecemos, y por tanto cualquier oportunidad para aprender ha de ser bienvenida.

La gente a menudo contrapone los conceptos maduración e inocencia, lo cual nunca me ha hecho gracia. Si tuviera que definir el madurar, diría que es la asimilación por parte del individuo de que la vida es dura y de que tendrá que trabajar duramente para tener éxito en ella. Sin embargo esta casi asentado en nuestra sociedad de que, el madurar, implica el volverse serio y dejar las bromas para cuando tengamos 60 años, dejar el ocio, quizás de hacer deporte y de todo lo que nos pueda relacionar con la sensación de juventud y yo creo que eso no debería ser así. La maduración es la simple constatación de que lo bueno no es gratis, la adolescencia acaba y se empiezan a tomar responsabilidades pero hay diferentes maneras de afrontar este hecho. No hace falta vestir de etiqueta para ser una persona madura.

domingo, 27 de noviembre de 2011

El club de los poetas muertos


La película gira en torno al pensamiento crítico y a la necesidad interior de propagarlo del profesor de literatura, John Keating, quien no duda en abrir las mentes de los estudiantes para introducirles el concepto Carpe Diem (el texto de la foto).

Y es que ambos son conceptos que se necesitan mutuamente. No es posible ejercer el pensamiento crítico si no se tiene una filosofía de vida en la que tu Yo interior te urja a aprender lo máximo posible, a ser lo máximo posible, a ayudar lo máximo posible y por tanto, a vivir lo máximo posible. Es totalmente necesario el querer vivir plenamente, para poder llegar a tener alguna posibilidad de hacerlo.

Al mismo tiempo, ejercer correctamente el concepto Carpe Diem requiere del pensamiento crítico en la medida de que hace falta romper con las “normas preestablecidas” para tener la posibilidad de vivir al 100%. Es indudable que nos tenemos que adaptar a la sociedad pero siempre desde nuestro yo, sin quebrar nuestra alma para que sea capaz de amoldarse a la realidad. Tenemos que encontrar en qué punto la realidad objetiva y nuestro yo subjetivo pueden enlazarse precisamente para eso, para absorber las cosas buenas que tiene la realidad objetiva referente a nuestro aprendizaje personal, y a la vez, dar a la realidad objetiva lo mejor de nuestro Yo, contribuyendo al futuro de la raza humana y por tanto, de nosotros mismos.

Para que el proceso funcione, debemos saber y entender cuál es nuestro lugar en esa realidad dada y asumir nuestro rol desde entonces. Una vez allí, debemos reflexionar críticamente para que jamás el ser humano tenga que vivir “obligado por tontas viejas costumbres” y alienado por la sociedad. Para que poco a poco el ser humano forme un mundo a su alrededor y no se tenga que amoldar a un mundo heredado del autoritarismo, con demasiados sinsentidos y una cantidad ingente de doble moral.

Otro punto fundamental que se toca en la película, es la discusión entre lo que nos suministra la felicidad, si nos la da la el soñar, el progreso individual, el optimismo, o en cambio nos la da la total sumisión de nuestros sueños a la realidad percibida y por tanto a la anulación de estos si no los creemos posible en el marco de la vida. Ambas percepciones están resumidas en las siguientes frases del guion:

“Sólo al soñar tenemos libertad, siempre fue así; y siempre así será”.

"Muéstrame un corazón que esté libre de necios sueños, y te enseñaré a un hombre feliz".

Mi corta experiencia me dice que las emociones y su gestión y control tienen un papel fundamental en la felicidad. La única manera de vivir completamente la vida y por tanto, ser totalmente feliz es soñando y expandir tus alas y tu yo lo más posible. Y quien no sea lo suficiente emocionalmente inteligente como para controlar sus emociones estaría en grandes problemas si no llega a cumplir sus deseos y sueños, y dependiendo de su fuerza mental podría caer en la angustia, tristeza o depresión permanente. De ahí la segunda frase expuesta, que haya personas que la única salida que tengan para no caer en la desesperanza, sea la de desembarazarse de sus sueños y vivir una vida tranquila, llana y mundana.

Concluyendo:

"Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería... son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos". Señor Keating.

Carpe Diem.

viernes, 18 de noviembre de 2011

¿Qué es filosofía?

Trasteando por la red, me he topado con un documental sobre filosofía emitido recientemente por televisión española, donde se les pregunta a cinco contrastados filósofos contemporáneos españoles, que les sugiere a ellos la palabra filosofía.

Aunque todos sabemos que la filosofía no suele ser un tema que suscite fuertes emociones, el documental te va cazando poco a poco y personalmente, es al hablar José Antonio Marina cuando alcanzo el mayor grado de emoción. Coincido plenamente con él, si bien al tratarse todos de grandes filósofos se pueden ir cogiendo “pedacitos” de todos ellos para armar tu propia idea de filosofía y del mundo. Y cuando digo que me emociono, es que me emociono de verdad, porque de alguna manera me encuentro a mi mismo en sus palabras.

A continuación os dejo el documental (dividido en tres partes) y si sucede que no estáis en situación de verlo, debajo además os rescato breves trocitos de monologo que me han gustado del documental.





Fernando Savater (San Sebastián, 1947)

La educación, en contra de lo que ahora oímos, no puede ser un patrimonio exclusivamente de los padres, porque precisamente yo creo que uno de los principales objetivos de la educación es salvar a los hijos de los padres. Osea, salvar a los hijos de la condena de que tengan que ser como sus padres obligatoriamente y presentarles otras alternativas y otras posibilidades.

Antonio Escohotado (Madrid, 1941)

No sabemos lo que somos porque lo que somos lo vamos a averiguar siendo, es decir, siempre a posteriori.
Admiro a las personas principalmente por su capacidad para andar. Querría ser recordado por el amor a la verdad. Como amor a lo que las cosas son, pero no como un ser que esta prescrito, sino que se va construyendo. Ahí en el límite con el precipicio por delante y sin embargo, cuántos de nosotros se han inventado unas alas y surcan el aire para confort y orgullo de los demás.

Victoria Camps (Barcelona, 1941)

Pienso que no tiene sentido concebir la filosofía como una mera especulación, como una especie de gimnasia intelectual sobre problemas que están totalmente desconectados de lo que ocurre en la realidad. Yo creo que la filosofía hoy si consigue hablar un lenguaje que la gente entienda, que sea un lenguaje que trate de referirte a los problemas reales, que no sea abstracto y que además aborde esos problemas que tenemos, puede ayudar a entender que es lo que nos falta.

José Antonio Marina (Toledo, 1939)

Creo que la filosofía en este momento tiene que ser un servicio público, creo que la sociedad necesita de ese proceso de reflexión sobre lo que pasa, sobre lo que hace y sobre lo que se dice porque sino, podemos perder el rumbo con mucha facilidad. Tenemos demasiada información, todo pasa demasiado deprisa, utilizamos pocos argumentos y utilizamos excesivamente clips publicitarios, eslogans políticos y frases contundentes. Todo el mundo busca una especie de efecto emocional a través de las palabras y eso es muy malo, y más aun, muy peligroso. Necesitamos que la ciudadanía, toda la ciudadanía desarrolle el pensamiento crítico porque es vital para sobrevivir y cuanta más información tengamos, más necesario porque no sabremos distinguir bien la información buena de la mala.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Espíritu rebelde

Mi espíritu es rebelde, mi mente incansable y mi corazón libre. Soy terco e inmanejable, me gusta tener todo bajo control y siempre necesito buscarle un sentido a las cosas.

Pero pasa que nacemos, crecemos, y entre pitos y flautas acabamos el bachiller. Nos formamos y empezamos a trabajar. Y nos pasamos 45 años ahí. Trabajando. Nos levantamos, vamos a trabajar, cenamos y a dormir. Durante 45 años. Luego enfermamos y morimos. La gente normalmente lo acepta (¡Que remedio!) y cumple su tarea. Guay. Pero a mí me cuesta un poco mas sentirme una marioneta del destino.

Tiempo atrás sucedió que por casualidad, hubo una gran explosión (vamos, lo más normal del mundo, que haya una explosión donde antes no había nada) y en una fracción muy pequeñita de tiempo se creó el universo, aunque aun en un estado muy denso y caliente. A esta enigmática explosión le siguieron muchas más cosas… raritas. Entre ellas, surgieron en medio del espacio unas manchas circulares llamadas planetas, que poco a poco fueron acumulando muuuuchos componentes químicos y físicos que supuestamente habían sido en su origen creados por la explosión de… de lo que fuera, y por tanto, también habían surgido de la nada.

Más tarde, ¡también por cuestión de azar, naturalmente!, apareció el agua procedente de meteoritos y más tarde de donde no había vida… surgió vida. Osease, pequeños bichitos que se movían por si solos. Excelente. Y luego no solo evolucionaron los organismos raros estos, sino que de la nada, de nuevo, surgió el pensamiento. Lo cual fue una suerte porque si no fuera por ello, hoy en día no tendríamos iPads ni todo tipo de artilugios que nos hacen inmensamente felices.

¿Y toda esta entrada para qué? Simplemente confesarme/ros que a mi realmente no me va la vida en esto, pensar, cuestionar, escribir, imaginar, reflexionar, aprender sobre lo que me rodea, etc. Os lo prometo. Pero sí que es cierto que en cierta manera, no puedo aceptar vivir esta vida y pasarlo o ver pasarlo tan mal en algunos momentos a desconocidos, amigos o familiares sin nada que lo justifique. Mi personalidad no lo acepta, y menos aun mi corazón.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Fantasmas en Copenhague

Todo se vuelve negro desesperanza, el sudor me acorrala en un callejón sin salida. El frio, causa y a la vez síntoma de mi estado mental, se apodera de mi cuerpo incapacitando mi reacción y la angustia reinante en mi corazón me paraliza lentamente el cuerpo. Copenhague me posee.

Nada se puede ya hacer para desterrar al terror, nuevo señor feudal de mi espíritu, quien tras haberse escondido eficazmente en lo más profundo de mi alma en el pasado, vuelve con la sola intención de pedirme una vez más su tributo.

La sirenita, será de nuevo esta noche mi pareja de baile y mi propia mente, mi amante de cama.

domingo, 16 de octubre de 2011

¿Eres la ostia?

Te creías la persona más atractiva, inteligente, con estilo, altruista, con la mejor sonrisa y amante de todo el universo y es entonces cuando surge una disputa de difícil solución. Te sientes cansado de tener que andar detrás constantemente de esa persona, tan pesada a veces, para que la relación funcione y aunque tu intención no es cerrar la relación, decides darle un aviso. Seguidamente es cuando piensas egoístamente que esa persona no llegara a ningún lado sin ti. ¿Cómo lo va a hacer si es un pobre ser? ¿Si a todo a lo que ha llegado últimamente es gracias a mi apoyo y a mi grandeza como persona? Yo la rescaté de un destino pobre y la convertí en la reina de corazones. Pues finalmente, no solo siguió adelante sin ti, sino que esa persona lo hizo con fuerzas renovadas y transformada en otra persona. Aprendió a vivir sin ti y progresó a pasos agigantados sin tu ayuda.

Te creías el único líder de tu equipo en alguna disciplina. Siempre has sabido competir mejor que los demás y como es natural por tu innata calidad, a la conclusión del partido vienen a felicitarte por tu gran partido, y es que impregnas al equipo y sus integrantes un aire de ilusión y ferocidad que hace que se te tenga en muy alta estima. Un día, cansado de perder, te marcas un farol y dejas entreabierta la posibilidad de no jugar la siguiente temporada con el equipo. ¿No es que me considere Maradona pero, si no han conseguido ganar conmigo, como lo van a hacer sin mí? Yo fui quien más contribuyo en la sombra para lograr esas últimas victorias y siempre sin atribuirme el merito. Pues no solo te reemplazaron y el equipo la próxima temporada mejoro grandiosamente, sino que el ambiente del equipo mejoró notablemente y ahora son quienes encabezan la clasificación.

¿Cuán importante eres? Olvídate de tu soberbia, de tu orgullo y del todo el apego que te tengas a ti mismo. Olvídate de quien eres y piensa en con quien estas, pues son quienes te dan lo que eres y no al revés. El eje del mundo no está a tu alrededor, sino en el del otro.

sábado, 8 de octubre de 2011

Atajos

La vida es como un campeonato de carreras. Quizás en algún circuito, pueda existir la posibilidad de que por sus características, permitan a un piloto mediante un atajo recortar tiempos de forma poco deportiva, dando paso así a que la avaricia y la ambición hagan presencia en su interior y logrando acabar en el primer puesto en la carrera. Falsamente creerá haber alcanzado la gloria, pero por el contrario, se estaría olvidando de las siguientes diecisiete carreras e inexorablemente le acabarían arrebatando la primera posición, tarde o temprano.

Uno no debe alcanzar su meta a cualquier precio. Puesto que los atajos solo sirven al muy corto plazo. De nada sirve esperar con ansia a los jueves universitarios, con el objetivo de disfrutar de la vida y salir de lo monótono ingiriendo ingentes cantidades de alcohol. Puesto que al día siguiente seguirás siendo la misma mierda, siendo tan aburrido como siempre e igual de insocial, más vale en ese caso aprender a ser un poco mas persona y aprender a disfrutar a diario de las pequeñas cosas de la vida. De nada sirve poner todos tus esfuerzos en encontrar pareja para elevar tu autoestima y sentirte más feliz. Puesto que tarde o temprano tendrás que intentar serlo sin él o ella y todo habrá sido una pérdida de tiempo, más vale por lo tanto, empezar a valorarte como realmente te mereces y sonreír, aunque la vida a veces te apuñale.

En la gran mayoría de las ocasiones ganar no es la meta, sino mejorar en el día a día. Puesto que ganar una, dos o tres carreras no conllevará consigo la consecución del campeonato. Sin embargo, el trabajo duro, el sacrificio y el deseo de mejorar te harán mejor y aunque a corto plazo no seas capaz de ganar ni una sola carrera, quizás en unos añitos, seas capaz de ganar un campeonato.

martes, 4 de octubre de 2011

Amor, emociones y adicciones: Parte II

¿Solución al drama humano? Desaparecer, evadirnos de nuestra identidad. Cuando digo desaparecer, no me refiero a que desaparezcamos físicamente. Lo que quiero decir es que nos vayamos del área del cerebro que está relacionada con la personalidad, que tiene que ver con nuestra relación con la gente, con nuestra relación con los sitios y con las cosas, el tiempo y los acontecimientos. Dejar de existir en los centros asociativos del cerebro que reafirman nuestra identidad, que reafirman nuestra personalidad. Morir. Sentirse vacío, desechar las vanas opiniones y los deseos mundanos para sentirse llenos de vida; de paz y de armonía con el entorno y nuestro cuerpo.

La típica persona que vive su vida y la considera aburrida o monótona, lo hace porque no ha intentado adquirir conocimientos o información que la estimulen. Están muy hipnotizadas por el entorno, a través de los medios de comunicación, a través de la televisión, a través de la gente que vive y crea ideales que todos intentan cumplir y que no pueden hacerse realidad en lo referente al aspecto físico y a los patrones de belleza y de valor porque son meras ilusiones y al final casi todo el mundo se rinde y vive la vida en la mediocridad y quizás vivan esa vida pero su alma en cambio, no.

Sus ansias de vivir quizás nunca lleguen a salir a la superficie para poder llegar a ser otra cosa. Pero si alguna vez lo hacen, se preguntaran a sí mismos si hay algo más o porque estoy aquí, cual es el objetivo de la vida, a donde voy, que pasa cuando muero… Empezarán a preguntarse esas preguntas, y a flirtear con la idea de que quizás sufren una crisis nerviosa, pero lo que en realidad pasa, es que empiezan a desmoronarse sus conceptos antiguos sobre la forma de ver la vida en el mundo.

El cerebro no para de crear conexiones neuronales a conceptos nuevos, de forma literal. En última instancia eso nos cambia de dentro hacia fuera, ¿y si cambias de mente tomaras otras decisiones? ¿Si tomas otras decisiones te cambiara la vida? ¿Por qué no puedo cambiar? ¿A que soy adicto? ¿Que adicción química perderé? ¿Qué persona, lugar, cosa, momento o acontecimiento a los que soy adicto debo perder para progresar? De ahí deriva el drama humano. La única forma de hacerse bien a uno mismo no es mediante lo que se le hace al cuerpo, sino lo que se le hace a la mente.

Esta entrada se corresponde a la segunda parte de "Amor, emociones y adicciones".

Tanto en esta segunda parte como en la primera, me he servido de un documental que vi recientemente y como complementaba mis siempre, ideas abstractas, con conocimientos científicos y por tanto objetivos, decidí que era ideal para esta entrada. El titulo del documental es "Y tu que sabes". ¡Un abrazo!


domingo, 2 de octubre de 2011

Amor, emociones y adicciones: Parte I

La entrada de hoy mezcla lo subjetivo y lo objetivo, experiencias personales con múltiples vivencias de otras personas y tendrá también un alto componente científico. La he querido dedicar a este tema porque, a mi parecer, la vida no está para sufrirla, sino para disfrutar en la medida de lo posible de las infinitas posibilidades que nos ofrece. El ser humano es terriblemente estúpido y para quien carece de fuerza mental, esta irrefutablemente a merced de sus hormonas, sentimientos, glándulas y todo tipo de mecanismos internos, lo que desemboca en algunas ocasiones en peligrosas adicciones. Y como veremos a continuación, se puede ser adicto no tan solo al sexo o a comer; también a la tristeza, al amor, al enfado o a cualquiera otra emoción.

A casi todos nos ha pasado que tras salir de una mala relación sentimental y posteriormente superarlo, sentimos que renacemos. Sentimos que, mientras retomamos las riendas de nuestras vidas y dedicamos mucho más tiempo a nosotros mismos, hemos desaprovechado mucho tiempo de nuestra vida, que bien podíamos haber utilizado en mejorar físicamente, en adquirir más conocimientos sobre un tema que te guste, en hacer realidad tus sueños, en practicar tus hobbies, en tener más experiencias… etc. El amor es experimentado como magia en los seres humanos, pero no nos olvidemos de que objetivamente es simple química y aunque he puesto como ejemplo al amor, esta sensación de alivio y renacimiento es vivida cuando nos desintoxicamos de cualquier adicción a una emoción.

Visto lo visto… ¿Son las emociones buenas o malas? Los científicos, que son quienes realmente saben de esto, dicen que emociones están concebidas para reforzar químicamente algo en la memoria a largo plazo. Toda emoción es una substancia química, la química más sofisticada del universo está ahí. Por lo tanto, como no podía ser de otra manera, las emociones tienen su función en el ser humano. ¿Cómo funciona? Hay una parte en el cerebro llamado hipotálamo. El hipotálamo es como una minifabrica, es un lugar en el que se reúnen determinadas sustancias químicas, que se corresponden con determinadas emociones que experimentamos. Esas sustancias químicas son pequeñas cadenas de aminoácidos. Así pues, hay sustancias químicas para el enfado, y hay sustancias químicas para la tristeza y también hay sustancias químicas para sentirse victimas y para la lujuria, hay una sustancia química para cada estado emocional que experimentamos.

¿Entonces, que es una adicción? La definición de adicción es muy sencilla, es algo que no puedes parar, hasta el punto de que nosotros nos provocamos situaciones que cumplan los antojos bioquímicos de las células de nuestro cuerpo y que satisfacen nuestras necesidades bioquímicas. Esto a nivel cotidiano quiere decir que quien es adicto al amor, nunca querrá estar solo y le costara progresar en la vida sin él; quien es adicto a la tristeza, buscara fabricar relaciones sentimentales con pocas posibilidades de acabar bien y así satisfacer su ansias de tristeza, etc. El adicto siempre necesita un poco más para poder notar la euforia, el efecto de lo que está buscando mediante la química. Resumiendo, la definición antes descrita viene a decir que si no puedes controlar tu estado emocional, es que eres adicto a él. Piénsalo.

Si usted ahora se pregunta si las emociones son malas, no, las emociones no son malas, son vida, aportan color a la riqueza de nuestras experiencias. El problema es nuestra adicción. Mucha gente no se da cuenta que cuando entiende que es adicta a las emociones, no es solo algo psicológico, es bioquímico. La heroína utiliza los mismos receptores de las células que nuestras sustancias químicas emocionales, así resulta fácil entender que si podemos engancharnos a la heroína, también podemos engancharnos a cualquier aminoacido, a cualquier emoción.

domingo, 25 de septiembre de 2011

El club de la lucha



Ayer estaba aburridito en casa y haciendo un poquillo de zapping, encontré recién empezaba la exquisita película “el club de la lucha”, que hacía mucho tiempo que no veía. La disfrute cantidad porque no me acordaba de muchos detalles a los que hacía referencia la película, donde se ve perfectamente hasta que punto un ser humano puede ser alienado y creer saber lo que necesita en la vida, estando equivocado. A continuación os dejo un pequeño discurso de uno de los protas de la película. Quien haya visto la película recientemente podrá ambientar mejor el siguiente párrafo:

[…] Toda una generación trabajando en gasolineras, sirviendo mesas o siendo esclavos oficinistas. La publicidad nos hace desear coches y ropas. Tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia. Desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que un día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco lo entendemos. Lo que hace que estemos muy cabreados. […]

Quien me conoce sabe que nunca he ido en contra del sistema capitalista, no es perfecto pero es lo mejor que tenemos. Sin embargo, nunca he dudado en afirmar que la falta de pensamiento propio es una gran lacra de la sociedad, que si bien el sistema capitalista no ayuda en fomentar, tampoco es el responsable último. Culpables de la falta de personalidad del ser humano son la escasez de espiritualidad e ideales y la búsqueda del placer inmediato, irremediablemente pretendida con ansias a encontrar esa felicidad no perecedera, esa paz interior que tan difícil es de encontrar y que sin embargo, la gente en dos días anhela disfrutar. Esta película retrata esa búsqueda del placer inmediato mediante la forma de consumismo sin sentido, si bien podría haberlo hecho de mil maneras diferentes.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Persistir

Seguro que te verás reflejado si te dedicas a escribir o a cualquier proyecto artístico y hablamos de la creatividad o la inspiración. A veces necesitamos horas, días, semanas o incluso años para que se nos encienda la bombilla y podamos plasmar esa idea que teníamos en la cabeza. En ocasiones no ocurre nunca y el sueño o gran idea queda finalmente en eso, un sueño. Pensemos en una compañía que seguramente todos asociamos a la creatividad y al éxito. Pixar es probablemente la única factoría de sueños real actualmente, una de las pocas, si no la única, que cada lanzamiento es sinónimo de novedad e inspiración para muchos. Quizá por esta razón la carta de uno de los grandes animadores de la factoría, Austin Madison, enviada a un proyecto de creativos en la red, adquiere mayor dimensión.

No es mala idea tampoco para quien no se sienta especialmente identificado con lo anterior, extender el significado y palabras de esta carta a otros ámbitos de la vida. Para quien no lucha por nada y se la suda (perdón por la expresión) su presente y su futuro, no necesita de esta habilidad interior pues quien no lucha por nada, nunca pierde; quien no arriesga no gana, pero tampoco pierde. En cambio, a quienes nos esforzamos día a día por mejorar, ya sea deportivamente, académicamente, socialmente, etc... los reveses están a la orden del día, a veces no me puedo creer la de ostias que puede meterle la vida a alguien sin casi merecerlo. No nos queda otra, persistir, luchar, aguantar el golpe, y según toquemos el suelo con una mano, sorprendidos por la fiereza del golpe, levantarnos con la otra y devolver el golpe.


Persistir

A quién pueda inspirar,

Yo, como muchos de ustedes los artistas allá afuera, estoy en constante cambio entre dos estados. El primero (y más preferible de los dos) es el de la zona blanca, encendido en el asiento, a toda máquina en modo creativo. Esto ocurre cuando ponemos la pluma y las ideas se derraman como el vino en un cáliz real… Esto sucede alrededor del 3% del tiempo.

El otro 97% del tiempo me encuentro con la frustración, dificultades, en la esquina de la oficina en modo “papel arrugado”. Lo importante en ese momento es sudar tinta con diligencia a través de ese pantano del desaliento y la desesperación. Aplicarse, comentar y escuchar las historias de los profesionales que han estado haciendo películas durante décadas, pasando por las mismas historias y los problemas de producción indignantes.

En una palabra: Persistir.

Persiste en contar tu historia. Persiste en llegar a tu público. Persiste en mantenerte fiel a tu visión. Recuerda lo que Peter Jackson dijo: “El dolor es temporal. El cine es para siempre”. Piensa en todas las persona que deben saber.

La próxima vez que te golpee el bloqueo del escritor, o que el ordenador se bloquee y se pierde el trabajo de una noche entera porque no le diste a guardar (siempre darle a guardar), recuerda: Nunca estarás muy lejos de la siguiente ráfaga de creatividad divina. Trabaja a través de ese 97% de la mediocridad para llegar a ese 3% con el que todo el mundo te recordará para siempre.

Les garantizo que el arte vale la pena el trabajo,

Su amigo,

Austin Madison

La aventura está ahí fuera


domingo, 4 de septiembre de 2011

World Youth Revolution

Para mi siguiente entrada me voy a servir del tema propuesto por Filosofía Joven en Twitter y Facebook, al cual podeis acceder directamente clickando aquí.
En los últimos meses hemos presenciado diferentes acontecimientos que han tenido un denominador común: los jóvenes. Revoluciones árabes, levantamiento islandés, los indignados españoles, disturbios ingleses, su repercusión norteamericana y la Jornada Mundial de la Juventud. Todo ello durante el Año Internacional de la Juventud propuesto por Naciones Unidas.
Propuestas muy distintas, pero todas con algo en común: la convicción de que es preciso cambiar las cosas y de que los jóvenes pueden hacerlo.

¿Qué está ocurriendo para que millones de jóvenes salgan a las calles y se reúnan con ansias de cambiar el mundo?

¿Qué pasa si triunfan? ¿Qué pasa si pierden? ¿Qué tenemos que perder? Parece que somos más conscientes de que por separado no vamos a conseguir nada y que deberíamos centrarnos en lo esencial. Cada movimiento en común es un paso hacia delante. Ahora bien, ¿está la solución en grandes propuestas externas o en una mejora individual?

Es el momento del cambio: ¿por dónde habría que empezar?

A mi entender se han de separar y explicar dos conceptos diferentes referente a todo esto, que aun estando estrechamente ligados, es necesaria de su explicación separada para entender el por que de todo esto. Si no sabemos de dónde venimos, no sabremos a dónde vamos. El primero es el de revolución y el segundo es el de cambio evolutivo en la manera de pensar.

Las revoluciones se dan por darse una mala situación prolongadamente, ya sea económica, social, cultural o lo que fuere, y suele llevar consigo connotaciones negativas, ya que aunque sean revoluciones necesarias, suelen darse con violencia y malos modos. Es cierto que se deben al deseo de la gente de un gran cambio pero se trata de un cambio no originado en la conciencia del ser humano, sino que tras malvivir durante un periodo de tiempo de una manera determinada, intenta buscar una mejora en la calidad de vida. Lo malo de las revoluciones es que aunque en principio mejoran el nivel de vida, no son permanentes; en el futuro volverá a haber otra que dé lugar a otro nuevo orden mundial, con la posible consecuente pérdida de vidas, esfuerzo, etc. Y a mi parecer, creo que no se está dando este caso o al menos espero que no sea así. Este párrafo muestra la idea del materialismo histórico de Hegel y que posteriormente adopto Marx.

En cambio, a lo largo de la historia también se han dado cambios en la manera de pensar, de manera natural. La conciencia de los hombres pasa por distintos estadios evolutivos de conciencia, que es donde yo creo que está situado este movimiento. Es cierto que las cosas están mal, que ciertas personas se han forrado no éticamente y que han causado el derrumbamiento de gran parte de nuestro sistema financiero pero no creo que sea la mayor causa del inicio de este movimiento. Es cierto que están de moda en los telediarios los desahucios por no poder pagar la hipoteca pero no nos equivoquemos, esto ha ocurrido siempre. Para la evolución de la sociedad ha sido necesario poner mucho peso en el estado, de manera que organice nuestras vidas y que de alguna manera, nos ayude a tirar para adelante. A mi parecer, independientemente de esta crisis, la gente ha empezado a pensar de manera distinta; más activamente, más éticamente, más sabiamente, la gente ha empezado a pensar por ellos mismos. Piden que resumidamente, el centro del mundo se vuelva a poner en el ser humano. En este parrafo he seguido la idea de la Spiral Dynamics del Dr. Clare W. Graves.

El cambio es el siguiente: El espíritu humano desea ser liberado de la codicia, del dogma y de la división; anhela que el respeto y la atención a los demás reemplacen a la fría razón. Necesita espiritualidad, armonía y el enriquecimiento del potencial humano. Busca centrarse en valores plurales, en la construcción social de la realidad, en la diversidad, el multiculturalismo y la relativización de los valores, una visión del mundo a la que habitualmente se conoce con el nombre de relativismo pluralista. No pide el derrocamiento del gobierno, pues el igualitarismo puede complementarse, cuando es necesario, con grados naturales de ordenamiento y excelencia, aunque desean que el rango, el poder, el estado y la dependencia del grupo se vean reemplazados por el conocimiento y la idoneidad. Cuidado por la Tierra y por todos sus habitantes.

Con el ultimo parrafo, me refiero a lo que piensan los cabecillas del movimiento, a los precursores. A los que desde el primer dia acamparon en las plazas de sus ciudades o que habiéndose unido tarde, entienden la necesidad del cambio, no para vivir mejor, sino para ser mejores y mas felices.

¿Por dónde habría que empezar? La gente con ganas de cambiar el mundo suele tender a magnificar su propia importancia en el proceso. Afortunadamente el participar, el aportar en a la revolución es mucho mas sencillo. Ya la hemos comenzado y con que cada uno ponga su pedacito de arena en forma de lo que sea, será suficiente para dar un paso de gigante en el surgimiento de esta nueva manera de pensar y seguir adelante con esta “revolución”.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Alegoría de la vida

¿Estamos totalmente determinados al nacer por nuestra estructura cerebral o podemos decir que cerebro humano goza de libre albedrío?

Experimentos repetidos en varios laboratorios parecen indicar que el libre albedrío es una ficción. Si en el futuro otros experimentos indicasen su existencia tendríamos que revisar esta opinión. Es difícil aceptarlo, ya que todos tenemos la impresión subjetiva de ser libres. Pero durante veinte siglos hemos tenido la impresión subjetiva de que el sol se movía alrededor de la tierra y ha resultado ser falsa.

Ante tal cuestión solo tenemos una salida, esforzarnos por vivir activamente, tener voluntad de vivir pero... ¿acaso no estamos también predestinados a querer hacerlo o no? Menudo lío colega.

Somos como partículas de agua que fluyen por un río. Nacemos en lo alto de la montaña, llenos de vida, frescura y belleza, con todo el trayecto todavía por hacer. Descendemos al principio a toda prisa, arrasando lo que se ponga en frente nuestro y ansiosos de experiencias. A menudo el río se bifurca y subjetivamente crees poder elegir tu camino, pero objetivamente es una ardua tarea, pues es misión casi imposible abrirte paso entre las millones de partículas de agua que han coincidido contigo en este espacio y época. Y todo para acabar fundiendonos con el todo en el mar y perder nuestra identidad única, sin posibilidad alguna de evitarlo.

domingo, 28 de agosto de 2011

Voluntad de vivir

Deporte, sexo, turismo, drogas, amor, lectura, amistades, películas, estudios. Vistas una a una puede parecer una lista desordenada de palabras, pero nada más lejos de la realidad. Tienen algo en común, y es que son actividades que el ser humano puede realizar que nos proporcionan sensaciones placenteras, motivaciones y estímulos, algo vital hoy en día. Y es que debido al ritmo imperante en nuestra sociedad la gente se deja llevar a un nivel gigantesco, produciendo que al no tener tiempo para ellos mismos; para reflexionar, pararse a pensar sobre ellos mismos o lo que fuere, durante gran parte de su vida se muevan por instinto, como autómatas.

Nuestro ocio está enfocado a la vivencia de nuevas experiencias que nos hagan sentir vivos. Cuanto más lo conseguimos generalmente más alegres estamos. Y es debido a esto que hoy en día se le da tanta importancia al tiempo libre y a los hobbies.

Considero necesario que se entienda el porqué de la importancia en la vida de lo anterior pues incide frontalmente en nuestra felicidad. Y es que quien no es capaz de encontrar sensaciones placenteras sanas como el sentirse bien con uno mismo, la autorrealización, el ser socialmente aceptado, tiende a buscarlas de manera fácil pero insana en adicciones tales como el sexo, las drogas o a la comida y es entonces cuando se pierde la voluntad de vivir que le ha venido innata debido a su condición de ser humano pero que ha elegido no ejercer. Lo cual acaba alienando al ser humano y convirtiéndolo en un ser más de la creación. Destinando al ser humano en cuestión, a ser esclavo de la química y finalmente a vivir eternamente decaído y por supuesto, sin saber que es la felicidad.

He creído importante hablar de este tema porque pienso que forma parte en la formación de lacra de nuestra sociedad. Suelo insistir en diferenciarnos de los animales no humanos, porque si no somos conscientes de que vivimos y de que somos totalmente únicos, no disfrutaremos de nuestras vidas y estaremos a merced de la química de nuestros cuerpos y no de la realidad única de nuestra alma.

Y es que al igual que afirmaba Nietzsche, al cual mas adelante dedicaré alguna entrada, Vivir es querer vivir.

sábado, 27 de agosto de 2011

Odio

El odio es una sombra negra y alargada. En muchos casos, ni siquiera quien lo siente sabe de dónde le viene. Es un arma de doble filo. Al mismo tiempo que herimos al contrincante nos herimos a nosotros mismos. Cuanto más grave es la herida que le infligimos, más grave es la nuestra. El odio es muy peligroso. Y, una vez que ha arraigado en nuestro corazón, extirparlo es una tarea titánica.

Haruki Murakami

Texto extraído de http://entremislibros.blogspot.com


Recomiendo encarecidamente pasarse por el blog antes mencionado :)

miércoles, 24 de agosto de 2011

InterRail

La vida continúa. No cede ante la presión de nuestras almas por detenerla y poder vivir eternamente. Los paisajes se suceden uno tras otro. La lluvia aparece y desaparece, al igual que esas personas con las que compartimos un trocito de vida y en las que un visto y no visto, se van, tal como vinieron para seguir con su propio camino, por sus propios raíles.

Las ventanas separan dos mundos, el de los que se quedan en la estación para regocijarse en el ayer y el de los que partimos para disfrutar del mañana. Las literas del vagón actúan como elixir de la vida, te ayudan a cerrar los ojos, pero no con la sola intención de descansar un poco, sino con la de abrirlos mañana con nuevas ilusiones y estímulos, que te ayuden a sentir que la vida merece la pena, aun cuando te des cuenta que el mundo jamás será tan bueno como te lo contaron.

La vida no se detiene, la vida continua. El tren ya está en marcha.

viernes, 5 de agosto de 2011

El amor verdadero

Corazon de mariposas

Todos hemos disfrutado pensando en encontrar nuestro amor verdadero. Todos hemos visto en películas que el amor verdadero es duradero y suministra la felicidad más pura y completa existente en La Tierra. Hay personas que de hecho, están obsesionadas por encontrarlo o sin estarlo, lo busca incesantemente en cada rincón y en cada momento.

En mi opinión, un amor se convierte en el verdadero cuando tus ganas de amar son tan grandes que no tienen límites. Son tan grandes que para respirar solo necesitas a esa persona. Son tan grandes que le entregas tu corazón en bandeja sin dudarlo un segundo, sin importar las posibles consecuencias que esto puede tener a posteriori.

Y no importa quién sea la otra persona. Dos personas no nacen destinadas a estar juntos. Pero una persona si puede estar destinada a amar sin control, a vivir el amor de manera superior a los demás. Y es entonces cuando encuentras a esa persona que está dispuesta, y sobretodo preparada, a recibir todo ese amor y además, está de acuerdo en devolvértelo.

Que el amor se convierta en el verdadero y último depende únicamente de las ganas que las personas involucradas tengan de que lo sea. Hay quien dice haberlo encontrado a la primera y no es cuestión de haber ganado la lotería, simplemente desde siempre, todo su ser estuvo preparado para amar con toda su fuerza.

De la dificultad de encajar con una persona, una vez se admita que el amor verdadero lo creamos cada uno de nosotros, solo se puede culpar al miedo que la otra persona tenga de ser amada. En una relación hace falta saber amar, pero sobretodo que las dos personas estén preparadas o dispuestas a recibir ese amor, lo cual es todavía más espinoso. Es notablemente más difícil de asumir ser la razón última de la felicidad de otra persona que simplemente quererle. Es más fácil entregar tu alma, que ser el último responsable de la de enfrente.

El amor verdadero no existe como realidad, pero siempre que estemos dispuestos a entregar sin miramientos nuestro corazón al de enfrente, lo podremos encontrar.

viernes, 29 de julio de 2011

El camino

Dicen que El Camino de Santiago es algo espiritual. Que te hace ver y sentir cosas. Y lo afirmo. Desde que coges el bus hasta tu lugar de inicio, todo son malas caras y relaciones basadas en intereses, pero cuando te alojas en el primer albergue te das cuenta de que todo va a cambiar durante los días siguientes. No solo te sonríe el dueño, sino que sin ganar un puto duro, te da cobijo y de corazón te desea buen camino. Después de la caminata del día siguiente y tras lavar la ropa, te reúnes en la terraza del bar con otros peregrinos y hablas, hablas, hablas… Da igual con quien, qué edad tengan, sean de donde sean. A todos quieres escuchar y todos te quieren escuchar, seas un hombre experimentado o el yogurin del grupo, pues saben que de todo y de todos se aprende. El camino de Santiago te ayuda a creer en el ser humano, que no es poco.

Por mucha intención que tengas será imposible explicar que tal te lo has pasado en el camino. Podrás contarle algunas historias y aventuras, enseñarle fotos, describirle porque te impactaron las personas que has conocido en el camino. Pero seguirán sin entender nada. Ellos no son los que han sufrido de los pies, ellos no son los que han pensado y meditado durante interminables horas, ellos no son los que han caminado cuatro horas sin agua a 40 grados por Castilla y aprendieron que la fuerza y la resistencia física tienen un límite y por tanto no deberías apoyarte en ellas, pues podría fracasar en obtener lo que deseas, mientras que si empujas con lo más profundo de tu alma y actúas con el corazón, no tendrás límite alguno. El mundo será tuyo.

Los últimos días no solo son los más vividos, sino que también los más bonitos. Ciertamente y por desgracia cuesta desconectar de nuestra realidad pero es al final cuando uno siente en mayor grado la comunión con los demás y depende tu espiritualidad, también con el entorno o incluso con algo más. Casualidad, la última noche llegamos (mi querida vasquita Alaitz y un madrileño que adoptamos por el camino) a Foncebadón, un pueblo donde solo hay albergues y bares. Hay quien puede caer en el error de pensar que se trata de un pueblo abandonado de la mano de dios, pero no se puede estar más equivocado. Nos alojamos en un albergue que funciona con donativos y donde por lo tanto, se podría decir que tanto la comida como el alojamiento eran gratis. Todos deben ayudar en el día a día para llevarlo adelante. Quizá deba explicar que estuvimos unas 20 personas de todos los países y los españoles éramos los que menos. Pues no solo ayudamos todos sino que nos compenetramos y funcionamos como si fuéramos uno. Ese día la tarea no era prepararse la cena y simplemente sociabilizarse un poco, pues todos trabajamos para todos el actuar desde el corazón, sustituimos el contrato social, el dar para recibir, por otra cosa a lo cual no he conseguido dar nombre todavía. Alucinante.

Aunque sea difícil de creer, el tiempo andando pasa volando. Pero no nos olvidemos, el andar es solo lo que se percibe desde el exterior, simplemente es la metáfora. Mi padre siempre dice que se aprende a vivir mediante las experiencias que vas teniendo, y yo voy a dar un paso más, se aprende a vivir mediante los sentimientos y emociones que esas experiencias te proporcionan.

Uno viaja para contestarse a preguntas que todavía no se ha hecho.

martes, 21 de junio de 2011

Estados alterados

En muchas entradas os he escrito sobre sensaciones momentáneas que en algún momento he tenido y os he descrito como extrasensoriales. Obtenido de una de mis primeras entradas, En pro de la vida, he rescatado el siguiente fragmento:

Nunca os ha pasado que caminando, por unos segundos se para el mundo y ¿sentís que la vida fluye por vosotros? ¿Que lo veis todo descodificado? ¿Sin las limitaciones que nos impone nuestro cuerpo? ¿Qué os eleváis mas allá de la mente y el espacio y que lo veis TODO? ¿Y que inmediatamente un cosquilleo os recorre el cuerpo entero llegando hasta la cabeza?

Bien, a continuación os voy a copiar buena parte del prologo del libro “los caminos de la meditación” con el objetivo de que expandáis un poco vuestras mentes. El autor del libro es Daniel Goleman. Si, el mismo que escribió el best seller, Inteligencia Emocional.






Prólogo

Se alza velozmente y extiende en torno mío la paz y la alegría y el conocimiento que supera todo el arte y el razonamiento de la tierra; y sé que la mano de Dios es mi propia mano anciana, y sé que el Espíritu de Dios es mi propio hermano mayor...
Walt Whitman, Hojas de hierba.

He estado en ese cielo, el mas iluminado con Su luz, y he visto cosas inexpresables por no tener capacidad ni conocimiento quien regresa, pues cuando se aproxima al objeto de su anhelo tan grande es el agobio de nuestro conocimiento que jamás puede desandar el camino que siguió. Mas todo aquello que del sagrado reino tuvo la memoria el poder de atesorar será mi tema hasta que el canto acabe.
Dante, Infierno.

La mayoría de nosotros no tenemos una experiencia tan vívida y precisa como las que tuvieron Dante o Whitman, y no obstante, usted y yo tenemos momentos en los que nos sentimos desorientados en el tiempo, el espacio o en ambas dimensiones, momentos en los que nos parece hallarnos en el umbral de otro estado de ser, en que nuestro punto de vista personal parece trivial y percibimos una mayor armonía intuitiva con el universo. Tal vez sus experiencias se han producido tras “perderse” en una película convincente, o un libro, una obra de arte, una pieza musical o un servicio religioso; tal vez después de un período de ensoñación junto a un arroyo, cerca de una montaña o en el mar; quizá como resultado de una fiebre alta, en el momento de un acontecimiento traumático, mediante drogas o al dar a luz, mirando a las estrellas o enamorándose. Lo que tienen de provocador estos momentos, es que perdemos nuestro dominio personal y, no obstante, todo parece armonioso y correcto.

En estas experiencias percibimos, aunque en general no podamos expresarlo, un significado más profundo de nuestra vida. El sine qua non de estas experiencias es que no están mediatizadas por nuestro intelecto. Pero a menudo, en cuanto han pasado, nuestra mente analítica vuelve a ponerse en movimiento y tratamos de etiquetar lo que ha sucedido, y ahí es donde empieza el problema. Las disputas motivadas por las etiquetas han llevado a los hombres a desacuerdos increíbles, que han culminado incluso en guerras de religión. Una vez hemos etiquetado nuestras experiencias, estas etiquetas adquieren un poder propio a través de su asociación con momentos profundos y, además, proporciona a nuestro ego la seguridad de que conocemos bien el asunto y lo dominamos. Algunas etiquetas tratan a las experiencias como apariciones psicológicas: “estaba fuera de juicio”, una “alucinación”, un “estado disociado”, “salida a la superficie de la mente inconsciente”, “histeria”, “delirio”. Otras etiquetas se centran en el contenido, implican un acontecimiento místico o espiritual: “dios vino a mi”, “recibí el espíritu”, “sentí la presencia de Cristo” o “un guía espiritual”, “comprendí el Tao”, o “el Dharma”, o “la ley divina”.

[…]

La cuestión tenía implicaciones importantes para la política de la consciencia humana. Utilizando una serie de metáforas, todo estado mental que no se correspondiera con la conciencia racional, normal, despierta, se consideraría desviado, como un reflejo de inadaptación. La otra serie de metáforas trataba a los estados alterados de conciencia como oportunidades peculiares y preciosas que tenia la humanidad para ahondar en los dominios más grandes de su propia conciencia potencial. Como tales, estas experiencias deberían cultivarse más bien que suprimirse, aun cuando supusieran una amenaza para las instituciones sociales existentes. Al plantear este problema, seguíamos las huellas de William James, el cual, en 1902, se refirió a los estados alterados de conciencia en Variedades de la experiencia religiosa:

Ninguna descripción del universo en su totalidad puede ser definitiva si deja por entero de lado estas otras formas de conciencia. La cuestión es cómo considerarlas, puesto que son tan discontinuas con respecto a la conciencia ordinaria. No obstante, pueden determinar actitudes, aunque no puedan suministrar fórmulas, y abrir una región aunque no logren ofrecer un mapa. En cualquier caso, impiden una conclusión prematura de nuestras relaciones con la realidad.

lunes, 20 de junio de 2011

Tocando los huevos

No sé si porque el ser humano nunca ha tenido la oportunidad de pensar y de expresar sus opiniones sin miedos o porque nos la suda, todavía hoy en día, no somos capaces de pensar libremente. No somos capaces de expandir nuestra mente más allá de lo imaginable, más allá de donde nos encontramos en este momento. No tenemos una opinión propia sobre muchas cosas. No ejercemos nuestro derecho y poder de pensar. Tenemos la oportunidad de crear un mundo a nuestra medida, donde nuestros deseos y necesidades nunca más se vean reprimidos y sin embargo, ni siquiera hemos dado un paso aun.

Encima, no solo no pensamos por nosotros mismos, sino que somos de mente cerrada, y si alguien dice algo que nos saca de nuestros dogmas de existencia, nos enrabietamos y luchamos contra esa idea. Bajo el lema ¡A mí nadie me dice lo que tengo que hacer! Cuando en realidad eso es precisamente lo que haces, hacer lo que te dicen que hagas.

Nuestro ego también nos juega malas pasadas. Chicos y chicas a los 20 años ya se creen los reyes del mundo y se creen tan conocedores de la verdad que ya no aceptan otras verdades que las suyas (yo mismo he sido así). No se molestan en buscar más verdades más allá de lo obvio, puesto que ya no las necesitan. Se “desenvuelven bien” en esta vida y son perfectamente independientes… seguro que si…

Del ego pasamos al respeto. ¿Qué pasa con las demás religiones? ¿Qué pasa con la gente que tiene una manera de vivir propia, como por ejemplo el vegetarismo o veganismo? ¿Qué ocurre con la gente que no respeta? ¿Se creen superior porque él es como la mayoría, se creen en posesión de la verdad? En caso de haber una verdad única todavía nadie la ha descubierto, por lo tanto, ¿porque la gente no deja vivir a los demás con sus verdades? Y respetar no trata de “no criticar”, trata de ENTENDER, ¡de EMPATIZAR! Por mucho que alguien racista no exprese sus opiniones con voz, lo hace con miradas, lo hace con sentimientos que salen al exterior como balas de plata, lo hace con gestos que incluso duelen más que las palabras. ¡Debemos abrir nuestra dichosa mente y expandirla más allá de lo que actualmente somos!

¿Y que pasa con la industria de la moda? Mirar, mi intención nunca es meterme con nadie en concreto, pues soy consciente de que la vida es tan compleja que en la mayoría de los casos, ni siquiera los individuos tienen la culpa de lo que hacen. Pero pasando por alto a los que “mandan” en la industria, es decir, a los que realmente se hacen multimillonarios a costa de todos los demás que la sigan ciegamente, simplemente pido a los grandes adictos y adictas a las compras que comprendan que quienes no estamos una hora delante del espejo, no es porque seamos unos dejados, simplemente nos gusta emplear el tiempo en otras cosas, ¡porque ojo! No es cuestión de mentirnos a nosotros mismos, a todos nos gusta estar guapos, si, a nuestro estilo, pero guapos. Por otro lado, a mi me parece cojonudo la gente que tarda tiempo en prepararse y siempre quieren estar guapos o guapas. Me parece que la búsqueda de la belleza y de la perfección es algo que todos tenemos innato pero por favor, siempre sin obsesionarse. No hay absolutamente ninguna obsesión que sea buena para el ser humano. ¡Y siempre desde el respeto!

Antes de ayer estuve en Madrid de comunión y no participe en la ceremonia. No rece, no me puse en pie cuando los demás lo hicieron, etc. Aunque siempre con intención de “respetar” a los demás, por ello me puse muy atrás, no soy de los que me gusta llamar la atención con estos temas. ¿Sabéis porque pongo respetar entre comillas? Porque de los presentes en realidad a casi nadie le importaba una mierda el cristianismo y a muchos, hasta el mismo rito que estábamos celebrando. ¿Y me pregunto yo, porque los padres no practicantes hacen que sus hijos hagan la comunión? ¿Acaso es por razones sociales? Ni yo, ni mi hermano pequeño hemos hecho la comunión y os aseguro que tenemos vida social. No es un ataque al cristianismo, yo me considero espiritual (y de hecho, dentro de poco escribiré sobre el tema) pero no puedo con la gente que piensa o dice unas cosas y va haciendo otras. No entiendo la gente que se levantaba para rezar o hacer lo que la ceremonia dictaba, como si fueran practicantes, cuando en realidad una millonésima parte de ahí lo eran de verdad. Me fastidia y lo siento de veras si lo que he escrito os ha molestado.

Cuando nos estábamos preparando para la comunión (¡¡fijaros, a mí también me gusta ponerme guapo!!), no sé qué comentario dije y un familiar cercano persona me llamo antisocial. Y aunque le contesté rápidamente diciéndole que no era así, me dejo dubitativo y medité sobre el tema de camino a la comunión. ¿Acaso soy yo antisocial? No lo soy, no solo tengo vida social, sino que me encanta pasear con amigos, discutir con ellos, estar con ellos, disfrutando de su compañía… así que llegue a la conclusión de que no soy un antisocial. Y pensé, entonces, ¿que soy? Llegue a la conclusión de que soy anticultural pero… ¿Acaso soy yo anticultural? No. Para empezar, me encanta viajar y conocer todo lo posible sobre todos los sitios, con solo decir que a falta de dos años, ¡no puedo esperar más para irme de Erasmus a India!. Además, me gusta saber de todo, no es raro verme leyendo cosas de cualquier tipo por casa, y claro, me gusta mucho coger libros de la biblioteca, normalmente ensayos que hablen sobre temas en los cuales estoy interesado.

¿Y entonces, qué coño soy? Ni siquiera me puedo considerar un toca huevos, porque realmente intento ser tolerante y respetar todas las ideas. En casa me gusta tocárselos un poco a mi hermano pequeño, a ver si empieza a ser un poco normal, pero poco más.

No seré yo el que me describa pero bueno, me quedo con la idea de que tengo mucho que leer y aprender para poder aclarar más mis ideas para que cuando cualquier persona me tache de antisocial, poder responderle al segundo sin tener que comerme la cabeza antes.

miércoles, 8 de junio de 2011

La Espiral Dinámica

En cierto sentido, todo lo que escribo lo hago tanto para conocerme a mí, como para que os conozcáis a vosotros mismos y tengamos más facilidades a la hora de interactuar con nuestras conciencias y con las del mundo.

En relación con lo anterior me dispongo a presentaros algo llamado la Spiral Dynamics, la cual no tiene otro objetivo que intentar averiguar cuál es la razón de que cada individuo independientemente de su inteligencia (medida en términos de CI), actué de una forma u otra o adquiera ciertos valores u otros en su vida. Por tanto, investiga modos de conducta y patrones de actuación. La Spiral Dynamics es una manera de pensar en la naturaleza humana.
Entonces ¿qué es DS?

La Dinámica Espiral es una manera de pensar quienes somos, un punto de vista acerca de la naturaleza humana y cómo se cambia. El modelo distingue algunos 'niveles de existencia psicológica' bien investigados, luego ofrece sugerencias para tratar más eficazmente con personas centralizadas en ellos. Representa un enfoque diferente en la diversidad humana, uno arraigado en cómo pensamos en las cosas y formamos conceptos de nuestros mundos. No es una religión, ni una doctrina, ni un dogma arraigado en asuntos de fe. DS es una aplicación de un modelo psicológico basado en datos y pretende hacerla de manera práctica constructiva y útil en la vida de las personas.

La espiral no es autoritaria, no trata de definir quién es más inteligente que quien, no define quien es feliz o no lo es. No es una manera de clasificar a la gente. Las sociedades han ido evolucionando, solucionando problemas y creando otros tantos más. La espiral dinamics intenta explicar cómo se han adaptado los individuos a ciertas sociedades. Y cuando más arriba se esté en la espiral, mas preparado se está para sobrevivir y adaptarte adecuadamente a las necesidades de hoy en día en nuestra sociedad. Diferentes inteligencias tienen valores diferentes en niveles diferentes, tal como niveles diferentes tienen su propio sentido de lo espiritual, lo social y lo esencial.

De esta manera, aunque las personas no llegan a ser más inteligentes mientras circulan por los niveles, ellas sí amplían sus perspectivas y aumentan sus opciones para actuar convenientemente según la situación. Por eso la tendencia general de la naturaleza humana es subir la espiral mientras nuestro mundo se pone más complicado. La gente no necesariamente logra planos superiores de 'conciencia' según el sentido metafísico de la espiritualidad popular, pero sí se da cuenta de factores complejos en maneras más complicadas. Puede que empiece a pensar en la 'conciencia' en modos nuevos y diferentes, cambiando su perspectiva sobre lo material y inmaterial.

La Espiral no es simétrica sino muy compleja y no evidencia tanto tipos definidos como mezclas muy diversas. Se trata, más bien, de mosaicos, redes y combinaciones. Aunque hasta cierto punto funcionamos con mezclas y combinaciones de estos colores, frecuentemente uno o dos son dominantes.

Los seis primeros niveles son “niveles de subsistencia” y están marcados por lo que Graves denomina “el pensamiento de primer grado”. Luego tiene lugar una revolucionaria transformación en la conciencia que implica la emergencia de los “niveles de ser” y del “pensamiento de segundo grado”, del cual hay dos grandes olas. Veamos ahora una breve descripción de las ocho olas, del porcentaje aproximado de población mundial que se halla en cada una de ellas y de la tasa de poder social de la que goza. ’’

1. Beige: Arcaico-instintivo. Se trata del nivel de la supervivencia básica, un nivel en el que resultan prioritarios el alimento, el agua, el calor, el sexo y la seguridad y en el que la supervivencia depende de los hábitos y de los instintos. Apenas si existe yo, diferenciado y la perpetuación de la vida requiere de la agrupación en hordas de supervivencia.
Se halla presente en las primeras sociedades humanas, en los recién nacidos, los ancianos, los últimos estadios de quienes padecen la enfermedad de Alzheimer, los locos que vagabundean por las calles y las masas hambrientas.

Porcentaje aproximado de la población adulta que se halla en este nivel: 0,1 %. Tasa de poder que posee: 0%.

2. Púrpura: Mágico-animístico. Está determinado por el pensamiento animista y por una extrema polarización entre el bien y el mal. Los espíritus mágicos pueblan la tierra y a ellos hay que supeditarse apelando a todo tipo de bendiciones, maldiciones y hechizos. Se agrupa en tribus étnicas. El espíritu mora en los ancestros y es el que cohesiona a la tribu. Los vínculos políticos están determinados por el parentesco y el linaje.

Se halla presente en la maldición vudú, los juramentos de sangre, el rencor, los encantamientos, los rituales familiares, las creencias y las supersticiones mágicas de la etnia. Fuertemente implantado en los asentamientos del Tercer Mundo, las bandas, los equipos deportivos y las tribus.

10% de la población, 1% del poder.

3. Rojo: Dioses de poder. Comienzo de la emergencia de un yo ajeno a la tribu; poderoso, impulsivo, egocéntrico y heroico. Espíritus míticos, dragones, bestias y personas poderosas. Los señores feudales protegen a sus subordinados a cambio de obediencia y trabajo. Fundamento de los imperios feudales (el poder y la gloria). El mundo se presenta como una jungla llena de amenazas y de todo tipo de predadores. Dominantes y dominados. El yo campa a sus anchas sin cortapisas de ningún tipo.

Se halla presente en el rebelde sin causa, la mentalidad fronteriza, los reinos feudales, los héroes épicos, los líderes de las bandas, los malvados de las películas de James Bond, los mercenarios, las estrellas del rock, Atila, rey de los hunos y El señor de las moscas.

20 % de la población y 5% del poder.

4. Azul: Orden mítico. La vida tiene un sentido, una dirección, un objetivo y un orden impuesto por un Otro todopoderoso. Este orden impone un código de conducta basado en principios absolutistas y fijos acerca de lo que está “bien” y de lo que está “mal”. El acatamiento de ese código y de esas reglas se ve recompensado, mientras que su violación, por el contrario, tiene repercusiones muy graves y duraderas. Fundamento de las antiguas naciones. Jerarquías sociales rígidas y paternalistas, sólo hay un modo correcto de pensar. Ley y orden, control de la impulsividad a través de la culpa, creencias literales y fundamentalistas y obediencia a una ley impuesta por un Otro fuertemente convencional y conformista. A menudo asume un aspecto “religioso” o “mítico” [en el sentido mítico-pertenencia, motivo por el cual Graves y Beck se refieren a él como nivel “santo/absolutista”], aunque también puede asumir el aspecto de un Orden o de una misión secular o atea.

Se halla presente en la América puritana, en la China confuciana y en la Inglaterra de Dickens, en los códigos de honor de la caballería, en las obras buenas y caritativas, en el fundamentalismo islámico, en las “buenas obras” de los scouts, en el patriotismo de la “mayoría moral”.

40% de la población y 30% del poder.

5. Naranja: Logro científico. En esta ola, el yo “escapa” de la “mentalidad azul del rebaño” y busca la verdad y el significado en términos individuales. Es un nivel hipotético-deductivo, experimental, objetivo, mecánico y operativo (o, lo que es lo mismo, científico). El mundo se presenta como una maquinaria racional bien engrasada que funciona siguiendo leyes naturales que pueden ser aprendidas, dominadas y manipuladas en propio beneficio. Muy orientada hacia objetivos y especialmente (en Estados Unidos) hacia el beneficio material. Las leyes de la ciencia gobiernan la política, la economía y los asuntos humanos. El mundo se presenta como una especie de tablero de ajedrez en el que destacan los ganadores. Alianzas comerciales y explotación de los recursos de la Tierra en beneficio propio. Fundamento de las sociedades de estados.

Se halla presente en la Ilustración, La rebelión del Atlas (la novela de Ayn Rand), Wall Street, la Costa Azul, la clase media emergente de todo del mundo, la industria de la moda y de la cosmética, la búsqueda del triunfo, el colonialismo, la guerra fría, el materialismo y el liberalismo centrado en uno mismo.

30% de la población y 50% del poder.

6. Verde: El yo sensible. Centrado en la comunidad, en la relación entre los seres humanos, en las redes y en la sensibilidad ecológica. El espíritu humano debe ser liberado de la codicia, del dogma y de la división; el respeto y la atención a los demás reemplaza a la fría razón; respeto y cuidado por la tierra, Gaia y la vida. Establece vínculos y uniones laterales y es contrario a las jerarquías. Yo permeable y relacional centrado en redes. Énfasis en el diálogo y las relaciones. Fundamento de las comunidades de valor (agrupaciones libremente elegidas basadas en sentimientos compartidos). Toma de decisiones sustentada en la conciliación y el consenso (desventaja: dilación “interminable” del proceso de toma de decisiones). Presta atención a la espiritualidad, la armonía y el enriquecimiento del potencial humano. Fuertemente igualitario, anti jerárquico, centrado en valores plurales, en la construcción social de la realidad, en la diversidad, el multiculturalismo y la relativización de los valores, una visión del mundo a la que habitualmente se conoce con el nombre de relativismo pluralista. Subjetivo y centrado en el pensamiento no lineal; fomenta la cordialidad, la sensibilidad, el respeto y el cuidado por la Tierra y por todos sus habitantes.

Se halla presente en la ecología profunda, el postmodernismo, el idealismo holandés, el counseling de Rogers, el cuidado por la salud canadiense, la psicología humanista, la teología de la liberación, el Consejo Mundial de las Iglesias, Greenpeace, los derechos de los animales, el ecofeminismo, el postcolonialismo, Foucault/Derrida, lo políticamente correcto, los movimientos en pro de la diversidad, los derechos humanos y la ecopsicología.

10% de la población y 15% del poder.

===================================================

Con la actualización del meme verde, la conciencia humana experimenta un verdadero salto cuántico hacia “el pensamiento de segundo grado”, un salto que Clare Graves califica de “avance trascendental” que permite “llegar a profundidades de significado anteriormente insondables”. Dicho en dos palabras, con la emergencia de la conciencia del segundo grado, con lo cual puede abarcar, por vez primera, el espectro completo del desarrollo interno y advertir la importancia crucial que tiene cada nivel, cada meme y cada ola en la salud global de todo el proceso espiral del desarrollo.

Así pues, cada ola superior “trasciende e incluye” a sus predecesoras, lo cual quiere decir que va más allá de ellas (las trasciende), al tiempo que las engloba en su misma estructura (las incluye). Una célula, por ejemplo, trasciende pero incluye a las moléculas que, a su vez, trascienden pero incluyen a los átomos. Decir que una molécula trasciende a un átomo no es decir que las moléculas odien a los átomos, sino que los aman, los incluyen en su propio entramado, los abrazan, no los marginan. Por ello cada ola de la existencia constituye un ingrediente esencial de todas las olas subsiguientes, y todas deben ser, en consecuencia, adecuadamente respetadas e incluidas.

Además, cada una de las olas puede verse activada o reactivada en respuesta a las distintas circunstancias que nos depara la vida.- Así, las situaciones de emergencia estimulan los impulsos rojos del poder; el caos reactiva el meme azul del orden; la búsqueda de un nuevo trabajo incentiva los impulsos naranja del logro y el matrimonio y la amistad pone en marcha el meme verde de la intimidad. Todos los memes, pues, aportan algo sumamente importante.

Lo que ninguno de esos memes puede hacer, no obstante, es darse plena cuenta de la existencia del resto de los memes. En consecuencia, cada uno de los memes del primer grado considera que su visión del mundo es la única adecuada y, por tanto, reacciona negativamente cada vez que se siente amenazado. Por ello también el meme azul del orden se siente muy incómodo con la impulsividad roja y con el individualismo naranja, que el meme naranja del logro considera que el orden azul es cosa de personas muy rígidas y que la vinculación propia del meme verde es cuestión de gente muy blanda. El igualitarismo del meme verde, por su parte, no admite fácilmente la excelencia, el ordenamiento jerárquico de valores, las grandes imágenes ni nada que pueda parecer autoritario y por ello también suele reaccionar con mucha virulencia en contra del meme azul, del naranja y de cualquier otro meme posterior al verde.

Este estado de cosas empieza a cambiar con la emergencia del “pensamiento de segundo grado”, una modalidad plenamente consciente de los estadios interiores del desarrollo que permite -aunque no lo haga de un modo claramente articulado- dar un paso atrás y asumir una visión más global. Por ello el pensamiento de segundo grado reconoce y comprende el papel que desempeñan -y, en consecuencia, la necesidad- del resto de los memes. Por esta razón la conciencia de segundo grado no sólo piensa en términos de un determinado nivel sino de la espiral completa de la existencia.

Así, cuando el meme verde comienza a aprehender los muchos y muy diversos sistemas y contextos que existen en las diferentes culturas, el pensamiento de segundo grado, que no en vano es conocido también con el nombre del meme sensible (es decir, sensible a la marginación de los demás) va un paso más allá y, al advertir los ricos contextos que vinculan estos sistemas plurales, comienza a integrar los sistemas separados en espirales y holoarquías integrales y holísticas. El pensamiento de segundo grado, dicho en otras palabras, resulta útil para pasar del relativismo al holismo o, lo que es lo mismo, del pluralismo al integralismo.

La extraordinaria investigación llevada a cabo por Graves, Beck y Cowan señala que la conciencia integral de segundo grado se despliega, al menos, a través de dos grandes olas:

7. Amarillo: Integrador. La vida se presenta como un caleidoscopio de jerarquías [holoarquías], sistemas y formas naturales cuya prioridad principal gira en tomo a la flexibilidad, la espontaneidad y la funcionalidad. Las diferencias y las pluralidades pueden integrarse naturalmente en corrientes interdependientes. El igualitarismo puede complementarse, cuando es necesario, con grados naturales de ordenamiento y excelencia, con lo cual el rango, el poder, el estado y la dependencia del grupo se ven reemplazados por el conocimiento y la idoneidad. El orden mundial prevalente es el resultado de la existencia de diferentes niveles de realidad (memes) y de las inexorables pautas del movimiento de ascenso y descenso en la espiral dinámica. El gobierno adecuado facilita la emergencia de entidades pertenecientes a niveles de complejidad cada vez mayor (jerarquía anidada).

1% de la población y 5% del poder.

8. Turquesa: Holístico. Sistema holístico Universal. Holones/olas de energías integrativas; integra el sentimiento y el conocimiento; múltiples niveles entrelazados en un sistema consciente.” Orden universal consciente y vivo que no se basa en reglas externas (azul) ni en lazos grupales (verde). Tanto teórica como prácticamente, es posible una “gran unificación”, una Teoría del Todo. Hay ocasiones en que desencadena la emergencia de una nueva espiritualidad que engloba la totalidad de la existencia. El pensamiento turquesa utiliza todos los niveles de la espiral, advierte la interacción existente entre múltiples niveles y detecta los armónicos, las fuerzas místicas y los estados de flujo que impregnan cualquier organización.

1% de la población, 1 % del poder.

Con menos del 2% de la población en el pensamiento de segundo grado (y tan sólo un 1 % en el meme turquesa), el pensamiento de segundo grado es relativamente raro hoy en día y constituye una auténtica “vanguardia” de la evolución colectiva del ser humano.

Aquí esta el Link al articulo citado entre comillas.

Esto nos abre un mundo de posibilidades, nos ayuda a conocernos a nosotros mismos y a conocer por tanto porque actuamos así. Nos ayuda a establecer en qué grado podemos confiar en algunas personas, si deseamos cooperar con alguien, nos da unas bases para saber de qué modo hemos de hacerlo dependiendo de la persona. De ser nuestro objetivo, podríamos repensar en nuestra idea de Dios. También nos ayuda a entender nuestros errores, a entender a las personas y también nos ayuda a perdonarlos cuando nos hagan daño y a respetarlos, pues entenderemos su situación. Nos da posibles vías de progreso y nos ayuda a entender el carácter subjetivo del mundo, otro punto de vista para alcanzar el éxito, sobre la ética, sobre la vida y sus valores.