Ir al contenido principal

En pro de la vida

Nunca os ha pasado que caminando, por unos segundos se para el mundo y ¿sentís que la vida fluye por vosotros? ¿Que lo veis todo descodificado? ¿Sin las limitaciones que nos impone nuestro cuerpo? ¿Qué os eleváis mas allá de la mente y el espacio y que lo veis TODO? ¿Y que inmediatamente un cosquilleo os recorre el cuerpo entero llegando hasta la cabeza?

Afortunadamente a mí a veces me sucede y cuando pasa, me doy cuenta por unos momentos que la vida es algo mas, que hay cosas que se nos escapan, que estamos tan acostumbrados a vivir, que ni nos molestamos en observar nuestro alrededor, donde segundo tras segundo van ocurriendo pequeños milagros. Me vienen a la cabeza millones de preguntas. ¿Nunca os habéis parado a pensar en la perfección? ¿En la perfección del ser humano, en la perfección del universo, o sin irnos tan lejos, en la perfección de una rosa?

El ser humano... Desde que un ovulo es fecundado, hasta que el individuo muere, es un milagro en sí mismo.

Disponemos de cinco sentidos. La visión, cuyos órganos son los ojos, nos sirven para guiarnos en la Tierra, para apreciar la belleza, para saber A DONDE DIRIGIRNOS. La audición, cuyo órgano es el oído, nos sirve para escuchar consejos de buenos amigos, para estar interconectados con la naturaleza, para comprender LOS MISTERIOS DE LA VIDA. El olfato, nos sirve para percibir los olores, investigar el terreno, rastrear LOS PELIGROS. El gusto, cuyo órgano es la lengua, nos sirve para evaluar y decidir qué comer, para conocernos a nosotros mismos, para probar LA ESENCIA DE LA VIDA. El tacto, cuyo órgano es la piel, nos sirve para estar en permanente contacto con el entorno, para mantenernos cercanos a los demás, para notar la presión de que tú, ser único en el universo, SEAS UN MILAGRO ANDANTE.

Además de los sentidos, disponemos de dos manos, con las cuales podemos agarrar cosas, manipular los elementos a nuestra voluntad, PALPAR el mundo. También de dos piernas, que no dejan que nos separemos de nuestros deberes, que nos ayudan a correr hacia nuestros objetivos, que son necesarios para CUMPLIR nuestras ilusiones. La estructura troncal nos ayuda a estar erguidos y así, poder mantenernos de pie ante la adversidad, para poder ver más allá de lo común, para llegar MAS ALTO QUE NUNCA ANTES. Disponemos de una mente, que nos ayuda con nuestras tareas, que oculta cada secreto, con quien juntos se puede llegar AL FIN DEL MUNDO.

Pero más allá de lo físico, disponemos de conciencia, que nos ayuda ser alguien, a conocer que esperamos de nosotros mismos, a luchar y actuar en honor a la verdad. También de humor, con el cual podemos resaltar el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas. Los sentimientos, nos ayudan a que cada experiencia sea distinta e irrepetible. Y un largo etcétera de cosas que hacen que cada día nos debiéramos de levantarnos con una sonrisa de oreja a oreja, puesto que por un día mas, ESTAMOS VIVOS.

Si todo esto no os parece un milagro, que tantas y tantas millones de células se pongan de acuerdo para convertirse en lo que somos y que seamos capaces de todo, creo que no valoráis la vida como se ha de hacer.
















Consulte el

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza y tranquilidad

Hasta el imprevisto más grande se puede solucionar en poco tiempo con un buen estado anímico y el más pequeño alargarse y atragantársete con uno inadecuado. Entre los elementos que conforman un buen estado de ánimo, he optado por hablar de la confianza y de la tranquilidad porque son los que en este momento concreto de mi vida más aprecio. Que habitualmente no se den como estado natural de las cosas, no quita para que en la medida de lo posible y sin ofuscarse, se busquen. De la afirmación escrita al principio se pueden obtener una serie de conclusiones sencillas pero fundamentales sobre algunas elecciones que hacemos en la vida. Conviene rodearse de amigos que generen un buen ambiente y por tanto, tranquilidad; para no malgastar ni siquiera una gota de tu energía mental en protegerte del veneno que emiten las malas relaciones. Por supuesto, tener numerosos amigos no es necesariamente bueno. Existen bastantes personas que poseen escasos amigos pero mucho más valiosos que l

FILOSOFÍA con mayúsculas

Tengo entendido que anoche te quedaste hasta altas horas de la madrugada pensando en tu futuro, en lo que te conviene y en lo que crees que te hará feliz a posteriori. Y bueno, yo solo quería decirte que la bombilla se inventó hace ya unos años y no hay necesidad de reinventarla. Quizás sea porque pienso como informático y me estoy mal acostumbrando a coger código de todos lados para luego mezclarlo y construir el algoritmo o programa que deseo, que creo que la opción más útil a día de hoy para alumbrar una habitación es reusar al menos en parte, esa bombillita que ya existe. Es difícil de entender por qué no sucede igual, o al menos parecido, con los avances técnicos que con los avances filosóficos. No puede ser que conocimientos que nos dejaron personas realmente sublimes hace 2000 años no solo no sean aprendidos desde pequeños, si no que sean ninguneados por los “grandes sabios” contemporáneos. ¡Eh! ¡Qué vais 2000 años atrasados! ¡Que hay que ponerse al día! Es cierto que la filos

Ética. Parte 2: Definición y modos de comprender lo moral

El libro en el que me he basado para la parte 2 y 3 de esta serie de entradas se titula “Ética”, de Adela Cortina y Emilio Martinez. Se trata de un libro escrito con propósito educativo y que encaja perfectamente como material básico para las siguientes publicaciones. He modificado parte del texto citado para que se entienda mejor y encaje mejor con la estructura de la entrada. Ética La ética es la rama de la filosofía que estudia la bondad o la maldad de los comportamientos. Tiene como centro de atención las acciones humanas y aquellos aspectos de las mismas que se relacionan con el bien, la virtud, el deber, la felicidad y la vida realizada. Filosofamos para encontrar sentido a lo que somos y hacemos; y buscamos sentido para colmar nuestras ansias de libertad, dado que la falta de sentido la experimentamos como cierto tipo de esclavitud. Con el objetivo de encontrar dicho sentido a la vida, la ética se dedica a la reflexión sobre la moral. Pretende explicar los concep

Utopía

Siglo CXX. El conflicto no tiene tregua. Cientos de personas decentes mueren diariamente víctimas de una guerra perversa. El ejército enemigo lo forman máquinas biológicas exteriormente iguales a los seres humanos con la diferencia de que no necesitan el corazón para seguir existiendo. Su estrategia de batalla es finalizar a sus víctimas arrancándoles el corazón del pecho para dárselo de comer a los miles de perros vagabundos que habitan en este apocalíptico mundo. El adversario de esta forma se asegura de que si un ser humano muerto se vuelve a alzar, lo haga convertido en uno de ellos. Por esta razón, en el mundo actual muchas personas al fracasar deciden quitarse la vida, sabedoras que prefieren no vivir a existir como una criatura sin sentimientos. Las huestes enemigas arrinconan a los supervivientes en “Utopía”, también apodada “Ciudad de Dios”, último bastión humano en pie. La batalla sigue llevándose consigo almas que en otra situación contextual podrían haber vi

Bienvenido al desierto de lo real

El hecho de que los humanos reflexionemos sobre la realidad no es cuestión de azar. Muchas, y me atrevería a afirmar que en alguna parte de sus vidas todas las personas, han experimentado la sensación de que se nos escapa algo. De que debe haber algo que dé sentido a todo esto o que directamente estemos siendo engañados, ya sea por un ente exterior o por nuestra propia mente, y sea por ello que no consigamos quitarnos de encima esta melancolía existencial o nostalgia que nos abarca en ocasiones. "Te explicaré por qué estás aquí. Estás porque sabes algo. Aunque lo que sabes no lo puedes explicar. Pero lo percibes. Ha sido así durante toda tu vida. Algo no funciona en el mundo. No sabes lo que es, pero ahí está como una astilla clavada en tu mente y te está enloqueciendo. Esa sensación te ha traído hasta mí ¿Sabes de lo que estoy hablando?" - Morfeo. La frase que da título a la entrada, es producto de Jean Baudrillard, filósofo postmoderno francés que alcanzó popula